office of the Summit Follow-up - OAS

 Enlace a la página principal en español

Comisión Especial de Gestión de Cumbres Interamericanas          

Washington DC, 19 de Septiembre, 2000

 

Cuando vemos la evolución de la OEA en la última década, notaremos que una de las consecuencias del proceso de cumbres hemisféricas ha sido su revitalización. Despues de ser un instrumento de la guerra fría, los Jefes de Estado a partir de Miami le proporcionaron una nueva agenda sobre la cual reformarse y reorientar sus acciones. Hoy es un foro de concertación política y jurídica; de intercambio de experiencias; de definición de estrategias sectoriales; de fortalecimiento de la democracia y los derechos humanos; así como en el ámbito de la solución pacífica de conflictos entre los países de la región. Es un foro capaz de extenderse a los responsables de las distintas políticas sectoriales de los países de la región y de abrir espacios para la cooperación con la sociedad civil.

Además, la OEA, como aquí se ha señalado, es el foro para una creciente interacción con la sociedad civil en las actividades de la Organización y en el propio proceso de cumbres.

Por esa razón, el Secretario General de la OEA, ha encomendado a la OSFU coordinar las relaciones con la Sociedad Civil, así como encargarse del proceso de su acreditación en la OEA. En cumplimiento de esa tarea, la Oficina intenta ser un puente de diálogo constructivo entre gobiernos y sociedad civil. Por otro lado, el Gobierno de Canadá, huésped de la próxima Cumbre, ha abierto este espacio de diálogo, que permite a los actores no gubernamentales hacer llegar sus aportes y propuestas, en los temas relevantes de la agenda regional, a los responsables de las negociaciones intergubernamentales para el Plan de Acción de Quebec. La idea es que con anterioridad a cada reunión del GRIC, hayan estas consultas.

Señor Presidente

Lo que ha favorecido este acercamiento con la sociedad civil es que se ha evitado ir por el equívoco camino de discutir la representatividad de los actores sociales vis a vis los gobiernos, dentro del concepto clásico de la democracia representativa. En su lugar, esta búsqueda de concertación se ha apoyado no en el carácter "representativo" de los individuos o grupos de una determinada colectividad, sino en su capacidad de aportar al diseño y la ejecución de una Agenda regional. Este entendimiento, además, es el reflejo de los mecanismos de participación que se han dado desde la sociedad hacia la estructura política, en los propios países miembros, y que han sido eficaces en el control del abuso de poder Estatal y en dar más transparencia a la función pública. Hoy, la naturaleza de la sociedad civil, manteniendo su especificidad y diferencia respecto a los actores políticos, ha cambiado. Cada vez más, las decisiones que afectan a nuestras sociedades requieren de una intervención mucho más directa de los distintos sectores sociales afectados por dichas decisiones.

Estos cambios profundos en los sistemas políticos de la región, han posibilitado una relación más equilibrada, abierta e inteligente entre el campo social y el poder político.

En el caso de reuniones como la de hoy, el motivo es aun más distante de la confrontación. Se trata de articular una nueva relación entre gobiernos, sociedad civil, organismos internacionales y agencias de cooperación, cuyo objetivo es concretar una agenda social que ha sido diseñada por los Jefes de Estado y de Gobiernos de las Américas.

Es cada vez más evidente, que varios de los compromisos emanados de las cumbres, sólo se cumplirán a cabalidad si somos capaces de movilizar en acciones constructivas la energía de gobiernos, organismos internacionales y sociedad civil.

Pero hoy, además tenemos en esta reunión una representatividad mucho mayor de organizaciones que vienen de otras subregiones y que tienen redes de información y coordinación con la mayor parte de los países de la región. Es el caso de la coalición entre la Fundación Par ticipa, FOCAL, ESQUEL y CRIES, que están realizando un proceso de consultas nacionales en los países Andinos, MERCOSUR, con el apoyo de esta OFICINA, y el financiamiento de USAID, ACDI y del BID.

Los que están aquí presentes saben que la evolución de este proceso no ha sido fácil, pues ha supuesto desarrollar una cultura diferente. Ha supuesto superar la lógica tradicional del concepto de poder. En los debates sobre el tema se reflejaba una latente contradicción entre la propia naturaleza del sistema político tradicional y su vinculación a la idea de poder en contraposición a una sociedad civil que tiene precisamente por vocación limitar ese poder, afectando decisiones, abriendo procesos de transparencia, imponiendo transacciones y compromisos.

Señor Presidente:

Respecto al Plan de Acción. en su capítulo de democracia, permítanme algunas breves reflexiones que no son más que una lista de lo que han manifestado en los últimos dos años, Jefes de Estado y de Gobiernos, autoridades gubernamentales, actores gubernamentales y representantes de organismos internacionales que han participado en diversas reuniones en esta Organización. Me parece oportuno traerlas a esta reunión porque creo que en muchos de estos temas hay aspiraciones comunes y la necesidad de acciones colectivas urgentes entre gobiernos y sociedad civil.

  • Un primer motivo de preocupación es el de la situación política y económica en varios países de la región, con una multiplicación de señales de ingobernabilidad que se agrava por la situación social y las grandes e inadmisibles diferencias sociales existentes. Es indudable que también los temas de las instituciones políticas y su funcionamiento; la corrupción, la ineficiencia, la falta de transparencia, son fuentes de tensión en la región.
  • Todo esto está llevando a una percepción en la sociedad de que la globalización son fuerzas impersonales y ortodoxias impuestas por los países desarrollados, que están agravando las asimetrías entre países. Esa percepción la asimilan también a la democracia y a la economía de mercado y su estigmatización se está convirtiendo en el caldo de cultivo del populismo. Debemos comprender que esa situación no es sostenible, y que los procesos migratorios, la violencia, el deterioro ambiental y las crisis de gobernabilidad en la región son sólo la punta de un iceberg que debería preocuparnos seriamente.
  • Las democracias están aún están embargadas por la falta de cohesión social provocada por el grado alarmante de necesidades básicas insatisfechas de grandes sectores en la región.
  • Hay ausencia de representación de todos los grupos sociales, hay exclusiones culturales.
  • No se debe separar economía de política, ni lo social de lo cultural, van juntos, no hay una buena economía sin una buena política. No hay políticas sociales sin respeto de la diversidad cultural. Es la enseñanza de los últimos años.
  • Hay necesidad de mejorar la calidad del sistema político. Se requiere construir Instituciones legítimas, fuertes y transparentes. La calidad del marco institucional está dada, entre otros, por el imperio de la ley, eficacia del gobierno, instrumentos eficaces para combatir la corrupción, la calidad y autonomía de los sistemas regulatorios. Fortalecer los sistemas electorales.
  • Es necesario revalorizar la importancia y calidad de los partidos políticos, que son esenciales para un sistema político eficiente. Hay que reformarlos, democratizarlos, mejorarlos, legitimarlos con la sociedad, pero no reemplazarlos.
  • Es necesario fortalecer los poderes judiciales y legislativo
  • Se requiere buscar una mejor percepción de los individuos sobre la política.
  • Se deben hacer esfuerzos de construcción institucional.
  • La seguridad jurídica es esencial en una sociedad contemporánea
  • Hay que invertir en la política, formar líderes, capacitación de cuadros políticos democráticos, fomento de una cultura cívica y democrática.

Señor Presidente

Este cuadro también genera escepticismo en los ciudadanos respecto a las cumbres, hay una creciente percepción de que no hay una verdadera voluntad política en los gobiernos nacionales y menos en los países más desarrollados de contribuir a encontrar soluciones efectivas al problema de las crecientes brechas sociales externas e internas, al de la educación, al de la brecha digital y a muchos otros. Esa percepción afecta a las Cumbres, que son consideradas incapaces de comprometer a los Gobiernos en acciones que ataquen la sustancia de los problemas regionales. En ese sentido, la próxima Cumbre conlleva un reto para los gobiernos y el sistema Interamericano de diseñar y aplicar acciones efectivas, concretas y financieramente realizables, de plantear compromisos concretos y de mostrar, en plazos razonables, resultados que afecten positivamente a la gente.

Para finalizar, una reflexión respecto a la Declaración, que es, como ustedes saben, una reafirmación de los principios que unen a nuestros países y que justifican la emergencia de este proceso de Cumbres. Creo que es también la ocasión para reiterar los valores colectivos que persiguen nuestras sociedades y el propósito de consolidar nuestras democracias y un verdadero proyecto de ciudadanía para el Hemisferio. Este momento exige que vinculemos el progreso moral de la región a su desarrollo económico y tecnológico. Esto implica ligar la política a la defensa de las libertades y los derechos humanos; la economía a procesos de equidad social; y la cultura a la formación del individuo. Pues, a estas alturas todos deberíamos recordar ese principio que orientó la creación de UNESCO, de que el poder público tiene dos exigencias inseparables "RESPETAR LA AUTONOMIA DE LOS INDIVIDUOS Y OFRECERLES, MEDIANTE LA INSTRUCCION PUBLICA, LOS MEDIOS DE SER EFECTIVAMENTE AUTONOMOS", como los mejores medios para resistir a los asaltos del poder y el egoismo contra la dignidad del hombre.

Muchas gracias


Summit Home | Summit Mandates | Summit Calendar | Search info.

Entire contents © 2000 Organization of American States, Office of Summit Follow-Up

 

[CEGCI Meetings/19-SEPT-00-CEGCI/tracker.htm]