FORUM HEMISFÉRICO DE EVALUACIÓN EDUCACIONAL

 

ANTEPROYECTO

 

MINISTERIO DE EDUCACIÓN DE BRASIL

INSTITUTO NACIONAL DE ESTUDIOS Y PESQUISAS EDUCACIONALES

Julio de 2000

ANTECEDENTES

En abril de 1998 fue realizada en Santiago de Chile, la II Cumbre de las Américas. En esa ocasión, los Jefes de Estado y de Gobierno de los países americanos subscribieron el Plan de Acción que destaca el papel de la Educación como clave para el progreso, el que define las líneas de acción prioritarias en ese campo. El Plan expresa el compromiso hemisférico en Educación, resaltando la equidad, calidad, pertinencia y eficiencia como principios orientadores de las políticas educacionales para ofrecer mejores condiciones de vida a todos los habitantes del hemisferio. El Plan reafirma también el compromiso de promover la cooperación horizontal y multilateral en materia de educación.

En la misma oportunidad, los Ministros de Educación de los países del hemisferio, conformaron un grupo de diez países para dar seguimiento a las actividades del Capítulo Educación de la II Cumbre de las Américas.

En julio de 1998, durante la Reunión de Ministros de Educación del Consejo Interamericano de Desarrollo Integral de la Organización de los Estados Americanos (CIDI/OEA), en Brasilia - Brasil, fue definido un mecanismo de seguimiento de los compromisos en educación, asumidos en el Plan de Acción. De esta forma, se estableció que el grupo coordinador estaría conformado por los países coordinadores originales – México, Argentina, Chile y Estados Unidos, a los cuales se agregaron como miembros estables Brasil y Canadá, contando además, con la participación de cinco miembros rotativos de acuerdo a la distribución geográfica: un país de la comunidad andina, un país centroamericano, un país del MERCUSUR y dos países del Caribe.

El grupo de seguimiento se reunió por primera vez en México, en marzo de 1999.

Además del grupo coordinador, se instituyó también el Comité Interagencial de Seguimiento del Capítulo Educación de la Cumbre de Santiago, formado por los países del grupo de seguimiento y representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de la Organización de los Estados Americanos (OEA), del Banco Mundial, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Para implementar los compromisos de la Cumbre de Santiago, las áreas de cooperación establecidas en el Plan de Acción fueron agrupadas en las siguientes líneas:

A Brasil le cupo la responsabilidad de coordinar los trabajos de la Línea 2 – Evaluación e Indicadores Educacionales y de la Línea 8 - Tecnologías de la Información y Comunicación aplicadas a la Educación.

A partir de lo sugerido por las agencias de cooperación y financiamento, la Línea 2 – Evaluación e Indicadores Educacionales, fue conducida en dos vertientes: un proyecto de indicadores educacionales, bajo la coordinación de Chile, el que cuenta con la colaboración de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO (OREALC) y otro de Evaluación Educacional, bajo la responsabilidad de Brasil.

Para darle curso a los trabajos, Brasil realizó una consulta directa a los 34 países que participan en la Cumbre con la finalidad de obtener informaciones sobre las actividades que cada país ha emprendido en el área de evaluación, como también para tomar conocimiento acerca de su interés en participar en las actividades organizadas por la Línea 2.

Como resultado de la consulta, a la cual respondieron 19 países (Argentina, Barbados, Brasil, Bolivia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, Estados Unidos, Haití, Honduras, Jamaica, Perú, Saint Lucia, Trinidad Tobago, Uruguay y Venezuela) a continuación se indican los aspectos más relevantes sobre el tema:

En la mayoría de los países (15) existe Sistemas Nacionales de Evaluación que cubren diversos niveles y modalidades de enseñanza (Educación Preescolar, Básica, Media, Superior, de Adultos y Especial).

Además de las experiencias de evaluación de los sistemas educacionales, algunos países aplican pruebas de aptitud académica para acceder a la educación superior y realizan evaluaciones de impacto de los programas y proyectos implantados por el sector público.

11 países participan en estudios internacionales (LLECE/OREALC, TIMSS, PISA, PIRLS, WEI, SITES, CIVICA, ETP 2000).

De los 19 países, 9 de ellos han realizado estudios afines, 8 han realizado seminarios sobre el tema y 8 están desarrollando proyectos específicos.

Los 19 países indicaron que, en los respectivos ministérios de educación, aunque en mínima cantidad, existen recursos humanos capacitados técnicamente para realizar levantamientos de datos que permitan evaluar sus propios sistemas educacionales.

Para desarrollar las actividades de evaluación, 15 países cuentan con el apoyo técnico y financiero de organismos internacionales (BID, BIRD, IEA, OCDE, BDN, UNESCO, USAID, UE).

De los 19 países, 18 se manifestaron positivamente y otro optó por pronunciarse al respecto en el futuro (Canadá).

Además de la consulta realizada, el mes de abril pasado, se realizó en Brasilia un workshop con el objeto de recolectar sugerencias para definir un programa de acción para la Línea 2. De acuerdo a la agenda propuesta, en esa oportunidad se examinaron las posibilidades de cooperación en el área de evaluación educacional, especialmente en lo que se refiere a la comparabilidad de las informaciones y las estrategias de integración de las iniciativas en curso en el ámbito de la Cumbre de las Américas

Entre los participantes se contó con la presencia de especialistas en evaluación educacional y representantes de Bolívia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos y México. También estuvieron presentes los representantes de proyectos internacionales que realizan sus actividades en el área de evaluación: Programme for International Student Assessment - PISA, Third International Mathematics and Science Study - TIMMS, Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación de la UNESCO/OREALC, Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe – PREAL, Programa de Evaluación de la Calidad de la Educación de la Organización de Estados Iberoamericanos – OEI y el International Adult Literacy Survey – IALS. Estuvieron presentes también, los representantes del Banco Interamericano de Desarrollo - BID, del Instituto Internacional de Estadísticas de la UNESCO, de la Organización de los Estados Americanos – OEA, y de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe – OREALC de la UNESCO.

Como resultado de la consulta y del workshop, fueron identificadas tres áreas principales para desarrollar la cooperación hemisférica en el campo de la evaluación educacional: Fortalecimiento de los Sistemas Nacionales de Evaluación; Asistencia Técnica; Participación en Estudios Comparativos Internacionales.

JUSTIFICATIVA

Aunque ya forma parte de lo cotidiano de las escuelas y de los debates entre especialistas, la evaluación educacional, recientemente, se tornó un tema relevante para los gobiernos y la sociedad, sobre todo por la crisis económica y la aceleración del proceso de globalización que tornó estratégica la inversión en educación, en la medida que los recursos disponibles para el sector fueron cada vez más escasos. Con eso, la evaluación educacional comenzó a ser concebida como un instrumento de política pública capaz de responder a ciertas interrogantes sobre la eficiencia y la efectividad de los sistemas y de los resultados educacionales.

Es por ello que, durante los últimos años, la mayoría de los países del hemisferio han venido desarrollando experiencias en el área de evaluación, sea por medio del desarrollo de un Sistema Nacional de Evaluación Educacional, sea por medio de la participación en estudios y evaluaciones internacionales.

Es conveniente resaltar que casi todos los países que realizan evaluaciones nacionales y participan en estudios internacionales dependen para tal efecto, de recursos provenientes de préstamos realizados por las agencias financiadoras externas como el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial.

Desde el punto de vista de los Sistemas Nacionales de Evaluación, a pesar del esfuerzo realizado por los países, persisten dificultades o limitaciones que deben ser consideradas. Entre ellas pueden ser citadas: los limitados recursos humanos calificados en el área; el restringido número de países que tienen programas de formación y capacitación para sus recursos humanos; la precaria institucionalización de los sistemas de evaluación en algunos países; la discontinuidad de los equipos técnicos nacionales como resultado de los cambios en el espectro político; la reducida participación de las universidades y de los centros de pesquisa; equipos técnicos nacionales con una limitada apropiación de las nuevas tecnologías; aprovechamiento insuficiente de la información producida por los sistemas de evaluación para formular las políticas educacionales; insuficientes recursos financieros y dependencia de recursos externos.

Las iniciativas de cooperación internacional han sido conducidas por múltiples instituciones, entre las cuales se destacan algunos proyectos que cuentan con una importante participación de países del hemisferio como el Programa de Evaluación de la Calidad de la Educación de la Organización de los Estados Iberoamericanos para la Educación, Ciencia y Cultura (OEI), el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe - OREALC y el trabajo realizado por el Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe - PREAL.

El Programa de Evaluación de la Calidad de la Educación de la OEI, en el que participan Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela, está orientado para desarrollar y consolidar los sistemas de evaluación de los países iberoamericanos, con énfasis en la capacitación de los equipos técnicos. Dado el carácter intergubernamental, el Programa cuenta con una amplia representación de los sistemas de evaluación de los ministérios de educación de los países mencionados.

El Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación de la OREALC, concebido originalmente como una red de sistemas de medición y evaluación de la calidad de la educación, también tiene carácter intergubernamental y cuenta con la participación de 15 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Ecuador, Honduras, México, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela). Las acciones del Laboratorio se centraron en la evaluación del rendimiento educativo, por medio de la realización de un estudio comparativo. Con el tiempo, también direccionó sus actividades a apoyar técnicamente a los recursos humanos de los países, constituyéndose en un foro técnico político sobre el aprendizaje y los factores asociados a ella.

Con el transcurso del tiempo, los programas de cooperación y asistencia técnica, específicamente los de la OEI y la OREALC, a pesar de que originalmente tenían sus campos de acción delimitados y de haberse constituido en importantes agencias que fomentaban los sistemas nacionales de evaluación, comenzaron a desarrollar líneas de acción que, algunas veces, han derivado en la superposición de actividades.

A las dos iniciativas mencionadas se les suma el trabajo realizado por el Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL) en el cual participan 12 países. El Programa funciona como una red hemisférica ligada a centros asociados de investigación de ocho países de América Latina y el Caribe, cuyo interés es el de revitalizar la educación en esa región, impulsando un diálogo sobre política y reforma educacionales. Incluye miembros de organizaciones civiles, del sector gubernamental, organismos internacionales y representantes del sector empresarial y de universidades.

Tal como ocurre con los sistemas nacionales, la cooperación internacional se presenta bastante variada en términos de los objetivos, concepciones, implementación, recursos disponibles, nivel de desarrollo y actividades realizadas. Al mismo tiempo, las demandas de los países por coperación técnica son similares. Por lo tanto, para que la efectividad de la cooperación internacional pueda aumentar, es necesario evitar la superposición de actividades y que haya una mayor coordinación entre las diversas iniciativas que los organismos multilaterales emprenden.

Otra forma que utilizan los países para participar en proyectos multilaterales ha sido por medio de la inserción a estudios internacionales comparativos. En este sentido, el Primer Estudio Internacional Comparativo sobre Lenguaje, Matemática y Factores Asociados en Tercer y Cuarto Grados, de la OREALC, puede ser considerado el más importante en la región de América Latina y el Caribe por ser el pionero, por la cobertura alcanzada y por el interés y grado de adhesión de los países.

Paralelamente, algunos países del hemisferio han venido participando en otros proyectos de evaluación comparativa, como por ejemplo el Third International Mathematics and Science Study - TIMSS coordinado por la International Education Association – IEA y el Programme for International Student Assessment – PISA, coordinado por la Organization for Economic Cooperation and Development - OECD.

En virtud de la inexistencia de canales de coordinación y comunicación, los mismos países (en torno de 20) con frecuencia son demandados para participar en programas y actividades promovidas por los organismos multilaterales, cuyas agendas, algumas veces, están superpuestas, desconectadas y dispersas. Así, los países se deparan con dificultades para participar en todas las actividades, pierden oportunidades y aprovechan ineficientemente los escasos recursos existentes en el hemisferio.

Las razones anteriormente indicadas pueden también constituirse en factores que limiten la participación de los países en estudios internacionales comparativos. En el conjunto de países americanos la adhesión a ese tipo de proyectos es, todavía, muy limitada y desigual.

Considerando que hay una tendencia a intensificar la cooperación multilateral en los próximos años, que se fundamenta en la percepción, cada vez más generalizada de los gestores acerca del beneficio de los resultados de las evaluaciones por cuanto ellos se constituyen en un poderoso instrumento para la formulación de las políticas educacionales, es que la cooperación internacional deberá ser planeada de forma cuidadosa para evitar la superposición de intenciones, objetivos y actividades.

En términos generales, es posible afirmar que, actualmente, las iniciativas en evaluación en el hemisferio se caracterizan por:

Frente a este cuadro, es fundamental el que se pueda contar con uma instancia que coordine las iniciativas emprendidas; que se constituya en un foro de intercambio capaz de canalizar las competencias y capacidades técnicas de los países; como también de potenciar los recursos financieros y humanos que existen en el hemisferio.

Una vez que los organismos internacionales ya cuentan con una infraestructura organizativa y, de acuerdo a su propia naturaleza institucional, adoptam una perspectiva multilateral, se sugiere que, en el ámbito de este proyecto, ellos utilizen su experiencia, sus redes de especialistas y sus canales de comunicación de modo articulado, para focalizar y atender articuladamente las demandas de los países con una perspectiva hemisférica.

Al asociar los límites de las evaluaciones nacionales a las posibilidades que ofrecen los programas desarrollados por los organismos internacionales que actuan en el hemisferio, se verifica que las condiciones favorecen más el fortalecimiento de estrategias y mecanismos de articulación multilateral e interinstitucional, que la creación de un sistema hemisférico de evaluación, propuesta inicial para el desarrollo de este segmento.

Es así que Brasil, en su condición de país coordinador de la Línea 2 – Evaluación e Indicadores Educacionales, presenta la siguiente propuesta, cuya característica primordial es la de generar mecanismos de articulación: se trata de un proyecto que pretende sistematizar acciones y normar procedimientos que permitan convergir las potencialidades de los sistemas nacionales, de los programas de los organismos internacionales y de las agencias financiadoras que actuan en el hemisferio para atender de forma coparticipativa las necesidades indicadas por los países.

De esta forma, se pretende que los organismos internacionales no solamente le den continuidad al desarrollo de sus programas/proyectos/actividades en curso, sino que también incluyan en sus agendas la tarea de articular las iniciativas para optimizar los recursos que existen en los países, orientando su accionar en el ámbito de la Cumbre de las Américas en tres áreas principales.

Þ Fortalecimiento de los Sistemas Nacionales de Evaluación – desarrollo de programas, proyectos o actividades de capacitación de recursos humanos y de difusión y utilización de las informaciones resultantes de las evaluaciones.

Para ello, los esfuerzos estarán dirigidos a :

Þ Asistencia Técnica – apoyo a los Sistemas Nacionales de Evaluación en las áreas de mayor carencia y estímulo del intercambio bilateral entre los países.

Para ello, los esfuerzos estarán dirigidos a :

Þ Participación en estudios internacionales comparativos – ampliación de las oportunidades y mejoría de las condiciones de participación de los países en estudios de esa naturaleza.

Para ello, los esfuerzos estarán dirigidos a :

OBJETIVO

Crear el Forum Hemisférico de Evaluación Educacional para mejorar la calidad de la educación de los países que participan en la Cumbre de las Américas.

CARACTERÍSTICAS DEL FORUM

COMPOSICIÓN

ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO

Organizar la reunión;

Convocar a todos los países interesados en las actividades;

Convocar a los organismos internacionales que estén ejecutando actividades en las tres áreas de actuación;

Convocar a las agencia financiadoras que estén apoyando las actividades del Forum;

Ser el país sede de las reuniones anuales;

Divulgar los resultados de las reuniones anuales a todos los países que participan en la Cumbre de las Américas y al país coordinador de la Línea 2 – Evaluación e Indicadores Educacionales;

ACTIVIDADES PREVIAS PARA INSTALAR EL FORUM

[Education/tracker.htm]