LA SALUD EN EL PROCESO DE LAS CUMBRES

          PAHO-WHO Logos

Organización Panamericana de la Salud

Junio de 2000


CONTENIDO

INTRODUCCIÓN

CUMBRES DE LAS AMÉRICAS

CONCLUSIÓN


INTRODUCCIÓN

Las cumbres mundiales y continentales son importantes para establecer programas y orientar las acciones de los países y las organizaciones internacionales. Las cumbres son una oportunidad para los líderes del continente de unirse y promover su convicción colectiva de que las alianzas continentales sólidas fomentan el progreso de los intereses mutuos, en particular la paz, la democracia, la integración económica y la justicia social. Los procesos de las cumbres, al adoptar un enfoque multisectorial para tratar una gama amplia de temas, reúnen a todos los sectores del gobierno con las organizaciones internacionales, la sociedad civil, las ONG y otros interesados directos. Los problemas políticos, económicos y sociales se consideran de manera holística. Por ejemplo, la Cumbre de Santiago ayudó a aumentar la conciencia sobre la función que desempeña la salud en los derechos humanos y la reducción de la pobreza y que el acceso a los servicios de salud es una parte integral de la preservación de la democracia. Las soluciones a los problemas de salud forman parte integrante del esfuerzo de erradicación de la pobreza y como tales son sumamente importantes para cualquier diálogo relativo a las Américas.

Para que una organización internacional como la OPS, atenta a lo que sucede en su entorno, pueda abordar las prioridades de salud continentales, es muy importante su participación en los diversos foros interamericanos e internacionales. No solo se pone de relieve la importancia de la salud en la Región, sino que se intensifica la presencia de la OPS gracias a su participación en foros como las Cumbres de las Américas, lo que aumenta su eficacia para el logro de las metas de los Estados Miembros.

Debido a que las contribuciones de los Estados Miembros a las organizaciones internacionales han disminuido en años recientes, se ha vuelto de creciente importancia para las organizaciones internacionales, los países y las ONG colaborar y mejorar los esfuerzos y las iniciativas entre ellos mismos, así como para evitar la duplicación de esfuerzos. En el espíritu del panamericanismo, las cumbres pueden ayudar a simplificar y coordinar los esfuerzos de cooperación al estimular a los países para que trabajen conjuntamente. De acuerdo con el Plan de Acción de las Cumbres, la OPS movilizó recursos financieros para la ejecución en el orden de $42 millones provenientes de los Estados Unidos, Canadá y donantes europeos (Noruega, España, Suecia, Dinamarca, los Países Bajos).

Son muchos los cambios que han ocurrido en el continente a partir de la Cumbre de Miami de 1994. En toda la Región, la transición a la democracia está prácticamente concluida, han disminuido los abusos a los derechos humanos y las economías han comenzado a recuperarse de la década de los ochenta, con descenso de la inflación y medidas para lograr el libre comercio, con lo cual se promete nuevo crecimiento económico. No obstante, perdura el problema de la inequidad en la región, el cual amenaza con minar gran parte del progreso logrado en el último decenio. La inequidad se manifiesta en el acceso desigual a educación de calidad, disparidades en salud que podrían evitarse, la falta de oportunidades económicas y seguridad personal limitada. Resta todavía mucho por hacer en todas las áreas, especialmente en el programa social donde la salud sigue desempeñando una función central dado que constituye una condición previa para el desarrollo humano y el logro de metas económicas y políticas.

CUMBRES DE LAS AMÉRICAS

Cumbre de Miami, 1994

En diciembre de 1994, los líderes de 34 estados continentales se reunieron en Miami para participar en la Cumbre de las Américas. Dieron a conocer una Declaración de Principios que se centraba en cuatro temas principales: preservación y fortalecimiento de la democracia, promoción de la integración económica y el libre comercio, erradicación de la pobreza y de la discriminación, y garantía del desarrollo sostenible. El objetivo era canalizar el impulso generado por la convergencia de valores políticos y económicos en la Región en un plan de acción concreto. El plan resultante está compuesto de 23 iniciativas que abarcan las cuatro áreas temáticas. La OPS tomó parte en las iniciativas Nos. 17. 18 y 23 del siguiente modo:

Iniciativa 17. Acceso equitativo a los servicios básicos de salud

A la OPS se le dio el mandato de ejercer la función de coordinador responsable de la iniciativa 17, Acceso equitativo a los servicios básicos de salud. Se hizo hincapié en la reducción de la mortalidad de lactantes y de niños, la reducción de la mortalidad materna, la erradicación del sarampión en el año 2000, la reforma del sector de la salud y programas para prevenir la propagación de las enfermedades transmisibles, asignando particular importancia al SIDA. Una evaluación independiente del proceso de la Cumbre de Miami encontró que la OPS fue el más eficaz de todos los coordinadores responsables.

La Organización Panamericana de la Salud está convencida de que la estrategia de atención integrada a las enfermedades prevalentes de la infancia (AIEPI) debe ser la principal intervención de atención primaria de salud para reducir la mortalidad por enfermedades infecciosas en niños menores de 5 años. La AIEPI contribuirá a alcanzar la Meta de Niños Sanos para 2002 al emplear esta intervención para evitar 100.000 defunciones en niños menores de 5 años de edad en la Región de las Américas para el año 2002. Esta iniciativa, lanzada por el Director de la OPS en diciembre de 1999, evitará las defunciones al concentrar las intervenciones de AIEPI en zonas locales con tasas de mortalidad infantil superiores a 10/1000 nacidos vivos. Esta estrategia reviste importancia para todos los países de la Región, incluso para los que tienen bajas tasas de mortalidad de niños, en razón de la marcada inequidad que existe en materia de acceso a la atención de salud de calidad.

A partir de enero de 2000, se ha introducido la AIEPI y se han comenzado actividades en diecisiete países en la Región, trece países han adaptado la AIEPI como una estrategia nacional, once han preparado planes de acción nacionales y locales y doce países han celebrado talleres de capacitación. Se ha dado inicio a la capacitación clínica y el seguimiento amplios con posterioridad al adiestramiento y el trabajo al nivel de los hogares y de las comunidades. Las actividades de ampliación están en marcha en ocho países.

La meta de reducir en el año 2000 las tasas de mortalidad materna 50% con respecto a las tasas de 1990 no se ha alcanzado plenamente todavía. La mayoría de los países ha revisado sus planes nacionales para la reducción de la mortalidad materna. La OPS ha fortalecido los proyectos regionales en curso para la salud reproductiva de los adolescentes en 14 países y está trabajando con la USAID para poner en práctica un proyecto destinado a mejorar la atención obstétrica de emergencia en 11 países. Para iniciar estas actividades, un grupo de trabajo interinstitucional con la participación del Banco Mundial, FNUAP, UNICEF y USAID ha centrado sus actividades en Nicaragua, Perú y Haití.

En 1994, los Ministros de Salud de las Américas aprobaron una resolución que instaba a la eliminación de la transmisión del sarampión de las Américas en el año 2000. Los países que han seguido la estrategia de vacunación en tres pasos recomendada por la OPS están protegiendo eficazmente a los niños de entre 1 y 14 años de edad y la Región ha observado una reducción marcada del número anual de casos notificados con la estrategia recomendada de la OPS. Para 1998, el número total de casos confirmados fue de 14.504, lo cual representa una reducción de 73% con respecto a 1997. En 1999, se ha confirmado un total provisional de 2.803 casos.

En la reforma del sector de la salud (RSS), la OPS, con la colaboración del BID, el Banco Mundial y el Gobierno del Canadá, organizó una Reunión Especial sobre Reforma del Sector de la Salud dirigida a prestar atención de salud de alta calidad a las poblaciones, satisfacer sus necesidades acumuladas y emergentes y lograr una mayor equidad. En 1996, se preparó un primer informe sobre monitoreo y evaluación del proceso de reforma y, en 1997, se difundió un documento que serviría de marco conceptual para facilitar el trabajo en los países y las actividades de cooperación técnica. Desde 1997, la Iniciativa OPS/USAID para la Reforma Regional del Sector de la Salud en América Latina y el Caribe (Iniciativa ALC) ha venido dando apoyo regional para la creación de herramientas y métodos, recopilación y divulgación de información, establecimiento de redes e intercambio de experiencias que apoyarán las actividades y los procesos a nivel de país. Se ha formulado una metodología especial para monitorear el proceso de reforma del sector de la salud y evaluar los resultados de dicho proceso, la cual se ha aplicado en 22 países. Está en marcha actualmente un esfuerzo importante para respaldar a los países con el propósito de elaborar Cuentas Nacionales de Salud, y se está preparando una herramienta para monitorear el acceso equitativo a los servicios básicos de salud. El Consejo Directivo de la OPS de 1999 aprobó una resolución en la cual los Países Miembros reconocieron la Metodología para Monitorear y Evaluar la Reforma del Sector de la Salud en ALC e instaron a los Estados Miembros a institucionalizar el monitoreo y la evaluación de sus procesos de reforma del sector de la salud.

Además, se emprendieron proyectos de investigación y estudios como el Estudio regional sobre el sector de la salud del Caribe, efectuado por la OPS con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Mundial y del Banco de Desarrollo del Caribe (CDB). En una competencia de investigación sobre los aspectos financieros y de organización de la reforma del sector de la salud, se seleccionaron cinco proyectos y la OPS apoyó ocho países al formular planes nacionales. Además, la OPS, con sus propios recursos y también la colaboración con otros organismos de cooperación multilaterales y bilaterales, está apoyando los esfuerzos de reforma del sector de la salud en la mayoría de los países de la Región, en especial en áreas como estimular la función de dirección de las autoridades nacionales de salud, por ejemplo promover una herramienta para monitorear las funciones esenciales de la salud pública (en colaboración con el Centro para el Control de Enfermedades) o extender la protección social en salud (en colaboración con la OIT).

En la prevención de la infección por el VIH/SIDA, varios organismos internacionales incluida la OPS, la USAID, el Organismo Canadiense para el Desarrollo Internacional (CIDA), el BID, el Organismos Alemán para la Cooperación Técnica (GTZ), el Departamento para el Desarrollo Internacional (DPDI) y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y otros donantes europeos, han establecido y consolidado mecanismos intersectoriales e interinstitucionales para cooperar en el funcionamiento de los programas nacionales de prevención y control del SIDA. Con respecto al establecimiento del nuevo Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el SIDA (ONUSIDA), la OPS ha preparado un plan regional para el control de la infección por el VIH/SIDA que está en marcha en los países del continente. Las prioridades incluyen vigilancia del comportamiento, que ayudará a aclarar qué poblaciones están en peligro y por qué; nuevos métodos de prevención y atención, y la asistencia a los países para adquirir, a bajo costo, por medio del Fondo Estratégico de la OPS los nuevos medicamentos antirretrovíricos costosos.

Iniciativa 18. Fortalecimiento de la mujer en la sociedad

La OPS desempeñó una función de apoyo al incorporar la equidad entre los sexos en los programas de la OPS y de país, al prestar asistencia financiera y técnica para formular proyectos contra la violencia en el hogar en 10 países y abordar la equidad entre los sexos en las políticas y los procesos de reforma del sector de la salud. Estos proyectos se dirigen a las mujeres que viven en la pobreza y se asigna particular importancia a las redes comunitarias que vinculan la salud, la educación, la legislación y las organizaciones de mujeres. Al impartir adiestramiento de género al personal de servicios de salud, la OPS participó en incluir una perspectiva de género en la reforma del sector de la salud; y, en el área de la calidad de la atención, la OPS desarrolló una metodología cualitativa capaz de identificar los problemas de la equidad entre los sexos en la atención de la salud. Hasta la fecha, el método se ha probado en seis países y utiliza como ejemplos tres afecciones diferentes, a saber: la hipertensión, la diabetes y la tuberculosis. Los resultados no solo se han aplicado localmente en el contexto de los programas de mejoramiento de la calidad, sino que además formarán parte de un nuevo cúmulo de conocimientos sobre la experiencia de la mujer en cuanto a ciertas enfermedades. Los socios principales en estos esfuerzos han sido los gobiernos del Canadá, Noruega, España, Suecia y los Países Bajos.

Iniciativa 23. Alianza para la prevención de la contaminación

Las siguientes acciones se han emprendido de acuerdo a lo estipulado por el Plan de Acción:

Plomo en la gasolina

Manejo de los plaguicidas

Función de las Primeras Damas de las Américas

Las reuniones de las Primeras Damas siguen desempeñando una función importante para el logro de las metas del Plan de Acción de la Cumbre de las Américas en materia de salud y otros asuntos del programa social. En la reunión de 1994, que tuvo lugar como parte de la Cumbre de Miami, y en reuniones posteriores, las Primeras Damas tomaron medidas que han conducido al progreso en sus países en cuestiones como la mortalidad maternoinfantil, la violencia contra las mujeres, la erradicación del sarampión en el año 2000, la educación sanitaria y la reducción de las enfermedades de la infancia. Este foro destaca el perfil de los temas de salud y pone de relieve la labor de las organizaciones gubernamentales, no gubernamentales e internacionales que trabajan en el ámbito de la salud. Además, las Primeras Damas han participado en la movilización de recursos tanto humanos como financieros.

Cumbre de Santa Cruz sobre el Desarrollo Sostenible, 1996

Esta Cumbre se celebró en Santa Cruz, Bolivia, en diciembre de 1996. El desarrollo sostenible se ha tratado durante más de dos decenios, pero fue solo desde la Cumbre para la Tierra de 1992, celebrada en Río de Janeiro, que el tema ha logrado consenso internacional. En la Cumbre de las Américas de Miami, en 1994, los participantes aprobaron una Declaración y un Plan de Acción, que disponía la celebración de la Cumbre de Santa Cruz sobre el Desarrollo Sostenible, donde los participantes abordaron acciones regionales en una amplia gama de temas afines. La salud, en particular la salud ambiental, desempeñó una función significativa en esta conferencia. Los gobiernos estuvieron de acuerdo en emprender lo siguiente:

Iniciativa 47. Calidad bacteriológica del agua potable

Procura establecer, fortalecer y poner en práctica, cuando fuera conveniente, programas, leyes y políticas específicos para proteger la salud pública asegurando que el agua potable esté exenta de microorganismos, metales pesados y contaminantes químicos nocivos para la salud humana.

La Organización de los Estados Americanos (OEA) convocó un comité interinstitucional que asignó a la OPS la coordinación de las actividades del Plan Regional para la Calidad del Agua Potable. Los organismos participantes incluían la EPA, la USAID, la OEA, la NSF International, la Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria (AIDIS), el UNICEF y ocho centros colaboradores de la OMS. Este Plan de Acción ha propuesto actividades en políticas de agua, legislación y normas; vigilancia y control de la calidad del agua; aumento del acceso al agua potable y promoción de la desinfección; participación comunitaria y educación; y establecimiento de una alianza.

Cumbre de Santiago, 1998

Los líderes de los 34 países del continente se reunieron en la Segunda Cumbre de las Américas en Santiago, Chile, los días 18 y 19 de abril de 1998 para tratar cuestiones fundamentales de interés para la Región. El programa incluía educación, democracia y derechos humanos, integración económica y libre comercio, y erradicación de la pobreza y discriminación. En el espíritu del panamericanismo, los países se comprometieron a trabajar conjuntamente para ampliar la equidad al llevar la salud a los grupos más vulnerables. Se destacó el desarrollo y la aplicación de tecnologías de salud eficaces y de bajo costo como un medio hacia la erradicación de la pobreza. Los líderes reconocieron y se comprometieron al uso de nuevas tecnologías para mejorar las situaciones sanitarias de cada familia en las Américas, con el apoyo técnico de la OPS al lograr mayores niveles de equidad y desarrollo sostenible.

La OPS también organizó, con ocasión de la II Cumbre de las Américas, una mesa redonda sobre los Retos de la Salud para el siglo XXI, con la participación de la Primera Dama de los Estados Unidos como oradora principal. Esta iniciativa exitosa sirvió para promover la importancia de los temas de salud en el contexto del diálogo político y la democracia sostenible en el continente.

Como coordinador responsable, a la OPS se le dio el mandato para desarrollar y ejecutar la iniciativa llamada Tecnologías de salud uniendo a las Américas, que comprende tres elementos: acceso a medicamentos y vacunas de calidad, fortalecimiento de los sistemas de información y vigilancia, y mejoramiento en el acceso a la infraestructura de agua y saneamiento y de su calidad. El primero y tercero de estos son continuaciones de los objetivos de la Cumbre de Miami. El mejoramiento del acceso básico a los medicamentos y las vacunas es la continuación de la Iniciativa 17. Acceso equitativo a los servicios básicos de salud. La infraestructura de agua y saneamiento está también relacionada con la Iniciativa 23. Alianza para la prevención de la contaminación, y con la Cumbre de Santa Cruz.

Acceso a vacunas y medicamentos de calidad

Los gobiernos buscarán, mediante esfuerzos en el sector público y privado, o de alianzas entre ellos, aumentar la disponibilidad, el acceso y la calidad de medicamentos y vacunas, en particular para los más necesitados, mediante la promoción de acciones tendientes a salvaguardar la calidad, selección y uso racional, seguridad y eficacia de los productos farmacéuticos, con especial énfasis en aquellos considerados vitales y esenciales. Además brindarán su apoyo a iniciativas regionales que, para el año 2002, harán posible la investigación, desarrollo, producción y la utilización de vacunas, las que reducirán la incidencia de enfermedades tales como neumonía, meningitis, sarampión, rubéola y parotiditis. 1/

Inmunización

La OPS desarrolló una Iniciativa regional de vacunas, con el propósito de apoyar a los países en el aumento de las capacidades nacionales en el área de las enfermedades prevenibles por vacunación; efectuar actividades de vigilancia, fortalecimiento de los laboratorios e inmunización; asegurar la introducción sostenible de las vacunas en los programas corrientes, y fomentar la cooperación interpaíses e interinstitucional en las actividades para el desarrollo de vacunas que les permitan a los países participar e incorporar nuevas tecnologías de producción de vacunas contra las enfermedades de importancia para la salud pública. Las prioridades y las acciones bajo esta Iniciativa son:

Medidas adoptadas

Los obstáculos que se observan en la Iniciativa son:

Medicamentos esenciales

Cuatro sucesos claves para ampliar el acceso a medicamentos de calidad de bajo costo tuvieron lugar en la Región este año:

El proyecto de la OPS para Adquisiciones Conjuntas de Medicamentos Críticos para Centroamérica apoyará a los países para fortalecer y establecer marcos legales más flexibles para que la Comisión conjunta de negociación centroamericana pueda efectuar negociaciones a nombre de los Estados que representa. También se han emprendido negociaciones con el Banco Centroamericano para la Integración Económica (CABEI), con respecto a este proyecto, y se ha integrado como parte de un proyecto amplio sobre medicamentos, el cual fue aprobado por los ministerios de salud en la reunión anual, RESSCA, en 1999.

Un fondo rotatorio para adquisiciones de medicamentos se ha establecido en la OPS a fin de ayudar a los países a que mejoren la disponibilidad de medicamentos prioritarios para tratamientos específicos: malaria, tuberculosis, antirretrovíricos y leishmaniasis.

Fortalecimiento de los sistemas de información en salud y de vigilancia

Fortalecerán y mejorarán las redes nacionales y regionales de información en salud y los sistemas de vigilancia existentes de modo que todos los interesados tengan acceso a los datos necesarios para abordar los asuntos críticos de salud de la Región, promoviendo una adecuada toma de decisiones en las áreas clínica y administrativa. Se desarrollarán, implementarán y evaluarán, según las necesidades, sistemas de información y tecnologías de salud que incluirán las telecomunicaciones, el apoyo a la vigilancia epidemiológica, la operación y administración de los programas y servicios de salud, la educación y la promoción en salud, la telemedicina, las redes computacionales y la inversión en nuevas tecnologías de salud.  /2

a) Publicaciones:

  1. Proyectos de desarrollo e investigación:

[1] "Educación permanente por Internet para agentes sanitarios de la comunidad": con el objetivo de crear material didáctico de multimedia para la capacitación de agentes sanitarios de la comunidad.

[2] "Apoyo de la telemedicina a la atención sanitaria de poblaciones de escasos recursos": el objetivo es la integración de los servicios de atención sanitaria de la comunidad a fin de garantizar mayor acceso a la atención sanitaria de calidad, la atención permanente y los programas de prevención.

[3] "Sistema computadorizado de apoyo a las decisiones para el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis".

c) Apoyo a las iniciativas nacionales:

d) Alianzas y colaboración internacional:

  1. Conferencias:

Mejoramiento del acceso a la infraestructura de agua y saneamiento y de su calidad

Desarrollo de iniciativas destinadas a reducir los déficit en el acceso al agua potable, al saneamiento básico y al manejo de residuos sólidos, y a mejorar su calidad haciendo hincapié en las zonas rurales y en las urbanas pobres, mediante la aplicación de las tecnologías existentes o desarrollando nuevas tecnologías de bajo costo que sean apropiadas y eficaces.  /3

El interés de la OPS se centra en el desarrollo de tecnologías de bajo costo para el agua y el saneamiento destinadas a los entornos urbanos pobres y a las zonas rurales. Este esfuerzo lo lleva a cabo el Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS). Se están emprendiendo las siguientes actividades:

Evaluación de tecnologías

Crear un mecanismo para la evaluación de la eficacia, el costo y la eficiencia de las tecnologías que deben introducirse para hacer frente a estos y otros problemas pertinentes de salud.

Usando sus propios recursos o conjuntamente con otros socios, la OPS está sirviendo de facilitador (tanto a nivel subregional como nacional), cooperando con los países en el establecimiento de políticas y mecanismos apropiados para promover la evaluación de tecnologías de salud, en especial la identificación de grupos pertinentes y de instituciones nacionales en este campo. Además, la OPS ofrece apoyo del análisis de situación y de la identificación de necesidades; promoción de la organización de organismos coordinadores nacionales y unidades especiales; facilitar la coordinación con organismos grupos y redes internacionales; organización de talleres y seminarios sobre la metodología de las tecnologías de salud, fijación de prioridades y prácticas; establecimiento o refuerzo de mecanismos para difundir resultados y experiencias de participación, y apoyo de la evaluación del impacto de las recomendaciones de los informes de evaluación con miras a fomentar la capacidad normativa de las autoridades de sector de la salud.

Por el momento, las dos limitaciones principales en este campo son la falta de una comprensión adecuada, por parte de muchos responsables de política, acerca de la importancia de la evaluación de tecnologías de salud para los servicios y el sector de la salud y la ausencia de una masa crítica de personal adiestrado.

Dadas las limitaciones mencionadas, la OPS ha tomado las siguientes medidas:

Áreas donde la OPS puede desempeñar una función de apoyo

Además de desempeñar la función de coordinador responsable de las Tecnologías de salud uniendo a las Américas, en el XV Grupo de Examen sobre la puesta en práctica de las recomendaciones emanadas de las Cumbres se acordó que la OPS desempeñaría una función de apoyo o actuaría como un recurso en los siguientes temas del Plan de Acción:

Educación (México, coordinador regional): El Plan de Acción estipula lo siguiente: Los programas intersectoriales de educación, salud y nutrición, así como las estrategias educativas para la primera infancia, tendrán prioridad, en cuanto contribuyen más directamente a los planes de lucha contra la pobreza. En la reunión de los Ministros de Educación celebrada en Brasilia, la OPS propuso desempeñar una función de apoyo o servir de recurso en el área de la educación, sobre la base de su experiencia y conocimientos técnicos en las áreas de la educación sanitaria, en particular en la iniciativa escolar de promoción de la salud y la nutrición. El Grupo Interinstitucional aceptó la propuesta.

La Iniciativa de la Promoción de la Salud en las Escuelas es respaldada por la Alianza OPS/Banco Mundial para Salud Escolar y Nutrición, la cual fue avalada por las Primeras Damas en la Cumbre de Panamá en 1997. La Iniciativa respalda las siguientes áreas:

Drogas (Estados Unidos, coordinador regional): Bajo el tema Prevención y control del consumo indebido y del tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas y otros delitos conexos, se hacen varias menciones a la prevención del consumo y uso de drogas que es un problema de salud pública, además de un problema de aplicación de las leyes. El diálogo continental sobre las drogas debe tener en cuenta que las sustancias de las que se abusa más frecuentemente y que causan dependencia son el tabaco y el alcohol y debe garantizar que se aborde el problema de salud, que es universal. La OPS continúa colaborando con la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) en la preparación del programa de la Estrategia Continental sobre el Abuso de Sustancias, que aborda las normas para la atención, los programas de educación, la vigilancia epidemiológica y la comunicación social. El movimiento para la lucha antitabáquica en las Américas encabezado por la OPS ha generado—mediante la aprobación por los Ministros de Salud de un Plan de Acción—el diseño de un plan estratégico. Este plan incluye el apoyo de los países al Convenio Marco Internacional para la Lucha Antitabáquica, el cual está siendo elaborado por los países dirigidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las negociaciones formales sobre el Convenio comenzarán en octubre de 2000. Se prevé que la Convención será adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud antes de 2003.

Mujer (Nicaragua, coordinador regional): De conformidad con el punto 18 de la Cumbre de Miami, Fortalecimiento de la mujer en la sociedad, la OPS desempeñó una función de apoyo principalmente al actuar como un recurso en los proyectos contra la violencia en el hogar y en el adiestramiento con una perspectiva de género del personal de los servicios de salud. El Plan de Acción de la Cumbre de Santiago requiere que se eliminen todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres así como la promoción de las políticas destinadas a mejorar la situación sanitaria de la mujer y la calidad de los servicios de salud en cada etapa de su vida. Los proyectos que abordan la violencia contra las mujeres siguen siendo un área prioritaria para la OPS, que está organizando una conferencia intergubernamental sobre este tema en Toronto, Canadá, este año. La OPS está preparando un proyecto de investigación, adiestramiento y presión política para demostrar, documentar y corregir las inequidades por razón de sexo en las políticas de salud pública y sigue trabajando en el área de la calidad de la atención para seguir aplicando la metodología cualitativa adecuada para identificar los problemas de la equidad entre los sexos en materia de atención de la salud.

Hambre y malnutrición (Argentina, coordinador regional): El Plan de Acción establece: Dar la más alta prioridad a reducir la desnutrición infantil, concentrando esfuerzos en los programas de salud, de nutrición y de educación para la nutrición de los niños particularmente los menores de tres años, …para ello, se hará hincapié en una alimentación adecuada y en la corrección de carencias nutricionales específicas, en particular con suplementos de vitaminas y minerales.

El programa de la OPS sobre prevención de carencias de micronutrientes trabaja en las siguientes áreas:

CONCLUSIÓN

os procesos de las Cumbres han brindado oportunidades extraordinarias para mejorar los objetivos continentales de salud en el contexto de los programas políticos mundiales. Los ministros de salud de la Región han podido transmitir sus prioridades y convencer a otros sectores del gobierno y de la sociedad que el logro de las metas de salud es crucial para garantizar el desarrollo socioeconómico y la estabilidad política en la Región. Los Cuerpos Directivos de la OPS han ofrecido una plataforma excelente para las discusiones sectoriales panamericanas que dan lugar a mandatos que se han introducido y posteriormente adoptado en los foros políticos de más alto nivel, como las diversas cumbres de los presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno.

Los mandatos claros que han emanado de las diferentes cumbres han facilitado la labor conjunta de los países y las instituciones, como la OPS que ha respondido a las prioridades específicas con cooperación técnica e iniciativas de movilización de recursos. Estos esfuerzos no han representado ni iniciativas ni responsabilidades adicionales para la OPS, ya que ellas se encuentran fundamentalmente en el núcleo de su trabajo, puesto que emanan de sus propios Cuerpos Directivos.

La próxima Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Quebec en el año 2001 ofrece oportunidades para avanzar el programa de salud en términos generales y específicos. En general, debe elevarse el perfil de la salud al destacar la asociación integral entre la salud, los derechos humanos y la democracia que va más allá del lugar que pueda tener la salud en el Plan de Acción bajo el encabezado de Programa Social. Debe reconocerse que la equidad en salud es, en realidad, un vínculo integral, o más bien una condición previa, para gran parte del Plan de Acción como educación, derechos de las mujeres, derechos de los trabajadores, poblaciones aborígenes, drogas ilícitas, derechos humanos y democracia. Concretamente, la próxima Cumbre de Quebec será una oportunidad para reiterar el compromiso de la OPS con los mandatos que surgieron como resultado de las Cumbres de 1994 y 1998 así como para incluir prioridades sanitarias nuevas en el Plan de Acción recientemente elaborado. Esto puede realizarse agregando al tema de 1994 de acceso equitativo y al tema de 1998 de tecnologías de salud, un esfuerzo inédito para reducir las disparidades que pueden evitarse en las situaciones sanitarias en los países y entre ellos y, de esta manera, contribuir a las metas continentales de equidad y seguridad humana.


Notas:

1/  Plan de Acción de la Cumbre de Santiago, 1998

2/  Op. cit.

3/  Op. cit.

 

[IOReports/tracker.htm]