ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS

REUNIÓN DE EXPERTOS GUBERNAMENTALES PARA ANALIZAR EL "PROYECTO DE DECLARACIÓN AMERICANA SOBRE LOS DERECHOS DE LAS POBLACIONES INDíGENAS

10, 11 y 12 de febrero de 1999
Washington, D.C.

 



OEA/Ser.K/XVI
RECIDIN/INF.14/99
11 febrero 1999
Original: español

Misión Permanente de Costa Rica ante la
Organización de los Estados Americanos
Washington, 8 de Febrero de 1999

Sr. Embajador:

Tengo el honor de dirigirme a Usted para remitirle las observaciones de Costa Rica al Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que servirán como base para la participación de nuestro Gobierno en el debate que sobre dicho proyecto se realizará en la reunión de expertos gubernamentales los días 10, 11, y 12 del presente.

De Usted atentamente:

Jorge Rhenán Segura
Embajador
Encargado de Negocios. A.I

Al Señor Embajador
Mauricio Granillo Barrera
Presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos
Washington, D.C


OBSERVACIONES Y RECOMENDACIONES DE COSTA RICA AL
"PROYECTO DE DECLARACIÓN AMERICANA SOBRE LOS
DERECHOS DE LAS POBLACIONES INDÍGENAS"

 [En la versión original, este documento contiene el Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 26 de febrero de 1997, en su sesión 1333a. durante su g5o. período de sesiones)]

Metodología utilizada:

Se utilizó el mecanismo de consulta a instituciones gubernamentales para que emitieran su criterio con respecto a los temas que les conciernen de esta Declaración. Estas instituciones fueron las siguientes:

Defensoría de los Habitantes
Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto
Ministerio de Justicia y Gracia
Ministerio de Educación Pública
Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes
Ministerio de Ambiente y Energía
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
Oficina de Registro de la Propiedad Intelectual
Instituto de Desarrollo Agrario

Además, se consultó a la Mesa Nacional Indígena que agrupa a varias organizaciones indígenas del país.

Al respecto, en estrecha coordinación con la Mesa Nacional Indígena y la Asamblea Legislativa, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto solicitó, a ambas entidades, que con motivo del Foro Nacional de Consulta sobre el Proyecto de Ley para el Desarrollo Autónomo de los Pueblos Indígenas, realizado en la ciudad de San José del 22 al 26 de setiembre del año en curso en la sede de la Asamblea Legislativa, se integrara una Comisión de Asuntos Internacionales para que se formularan observaciones al Proyecto de Declaración Americana sobre Derechos de los Pueblos Indígenas. Este foro reunió a treinta y cuatro representantes electos por las propias comunidades indígenas existentes en el país, cada una de las cuales examinó el Proyecto de Ley en referencia y presentó sus respectivas propuestas por medio de los respresentantes que participaron en el foro.

La solicitud del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto fue acogida y los indígenas que participaron en ese foro aprobaron por mayoría calificada, en la plenaria, las observaciones formuladas en la Comisión de Asuntos Internacionales que trabajó en el referido Proyecto de Declaración.

Los pueblos indígenas tienen el derecho al reconocimiento, observancia y aplicación de los Tratados, convenios y otros arreglos que puedan haber concluido con los Estados o sus sucesores y Actos históricos, de acuerdo a su espíritu e intención; y a que los Estados honren y respeten dichos Tratados, Actos, convenios y arreglos constructivos, así como los derechos históricos que emanen de ellos. Los conflictos y disputas que no puedan ser resueltos de otra manera serán sometidos a órganos competentes.

Artículo XXIII.

Nada en este instrumento puede ser interpretado en el sentido de excluir o limitar derechos presentes o futuros que los pueblos indígenas pueden tener o adquirir.

Artículo XXIV.

Los derechos reconocidos en esta Declaración constituyen el mínimo estándar para la supervivencia, dignidad y bienestar de los pueblos indígenas de las Américas.

Artículo XXV.

Nada en esta Declaración implica otorgar derecho alguno a ignorar las fronteras de los Estados.

Artículo XXVI.

Nada en la presente Declaración implica o puede ser interpretado como permitiendo cualquier actividad contraría a los propósitos y principios de la Organización de Estados Americanos, incluyendo la igualdad soberana, la integridad territorial y la independencia política de los Estados.

Artículo XXVIII. Implementación

La Organización de los Estados Americanos y sus órganos, organismos y entidades, en particular el Instituto Indigenista Interamericano y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, deberán promover el respeto y aplicación plena de las provisiones de esta Declaración.

Observaciones del Gobierno de la República:

1. Considera que el texto presentado sugiere, en algunas de sus disposiciones, la forma de un tratado, particularmente en lo que se refiere a la Sección Sexta concerniente a "Provisiones Generales".

Se recomienda iniciar el texto con la expresión: "La Asamblea General" y seguidamente enumerar la parte del preámbulo suprimiendo los números y los títulos. Posteriormente, en el desarrollo de la declaración pueden enumerarse los artículos con sus respectivos incisos pero sin los títulos.

Es un texto demasiado extenso para una Declaración y que, al menos en el caso de Costa Rica, en muchos aspectos, existen conflictos de intereses con la Constitución Política que de subsistir, impedirían la firma de este documento.

2. Específicamente, en el artículo 1, en cuanto a su ámbito de aplicación el proyecto refiere que abarcará a los pueblos indígenas, "así como a los pueblos cuyas condiciones sociales, culturales y económicas los distinguen de otras secciones de la comunidad nacional, y cuyo status jurídico es regulado en todo o en parte por sus propias costumbres o tradiciones o por regulaciones o leyes especiales."

En el caso de Costa Rica, no se aplica esta disposición, ya que por sus condiciones culturales, económicas y sociales, aparte de los pueblos indígenas no cuenta con otros "pueblos" en las condiciones expuestas.

3. El artículo V representa una importante evolución en cuanto al tema de los pueblos indígenas, al declarar, franca y abiertamente la asimilación de la cultura indígena por la occidental. Ello constituye un avance significativo debido a que, durante muchos años, la política institucional de los Estados fue la de "integración". Así, la legislación costarricense tiene este carácter e incluso a nivel constitucional se omite toda referencia a estos pueblos, lo cual no resulta extraño, tomando en consideración el modelo político que inspiró la Constituyente, que bajo la idea de un desarrollo armónico que alcanzara a todos por igual, se cuidó de establecer alguna diferencia de trato o reconocimiento de una situación excepcional.

4. En la Sección Tercera: Desarrollo Cultural, en el artículo IX, bajo el epígrafe Educación, se otorga amplia libertad de determinación sobre materia educativa a los pueblos indígenas, incluso la de definir los p) lanes, programas, currícula y materiales de enseñanza general básica, una obligación y un derecho en forma gratuita y obligatoria, sin embargo, por norma constitucional, aún cuando se garantiza la libertad de enseñanza, se establece que todo centro docente privado estará bajo la inspección del Estado.

No obstante lo anterior, en el Programa de Educación Indígena en Costa Rica, coordinado por el Departamento de Educación Indígena del Ministerio de Educación Pública se incorporó, a partir de 1996, en el Plan de Estudios que se desarrolla en las comunidades indígenas, tres componentes de la cultura indígena: lengua materna, educación ambiental y cultura ( arte, artesanía, música, etc.).

5. En la Sección Cuarta: Derechos Organizativos y Políticos, en el artículo XV: Derecho al Autogobierno, el Gobierno de Costa Rica expresa sus reservas acerca de la facultad plena de autogobierno otorgada a los pueblos indígenas, ya que el modelo político definido en la Carta Magna establece una República unitaria, libre e independiente, razón por la cual resulta extraño aceptar en su seno fraccionamiento o territorios autogobernados.

6. Acerca del Derecho Indígena reconocido en el artículo XVI, de igual manera, como podrá observarse, se crea o reconoce un nueva fuente de derecho, que hasta el momento era totalmente extraña al ordenamiento jurídico, por cuanto el sistema jurídico costarricense parte de la integridad del mismo, que a partir de la Constitución, en orden descendente, elabora las normas legales y reglamentarias sin hacer distinción por razones de género, raza o creencia religiosa.

Además, aunque se señala el deber de respetarlo en la Declaración, no se dice como hacerlo. El respeto a un debido proceso, como sería la necesidad de asegurar peritajes antropológicos, traductores a idiomas indígenas, intervenciones obligatorias por parte de los defensores del pueblo cuando se juzguen a personas indígenas, la asignación de una defensa técnica eficaz, entre otras, son institutos del Derecho completamente ausentes de este documento.

7. El Gobierno de Costa Rica reconoce que la vida indígena actual no es plena por cuanto se requieren rescatar tierras que se encuentran en manos de no indígenas. En este sentido, considera recomendable que se contemplen recursos financieros especiales, de excepción y compensatorios para recuperar tierras y dejarlas en usufructo colectivo a jefes y jefas de hogar indígenas.

8. Debe incluirse un artículo que exprese que las diferentes entidades que instituyan los países para regular los asuntos indígenas, deben estar representados por ciudadanos indígenas, en su nivel jerárquico directivo.

9. En el caso de que existan zonas de conflicto, este documento debería prohibir que los Estados recluten obligatoriamente a los miembros de las poblaciones indígenas, en sus fuerzas armadas. El mayor atentado contra la continuidad como pueblo, está en la desintegración de la familia indígena como tal, por la obligatoriedad de formar parte, especialmente niños y adolescentes varones, de dichas fuerzas armadas.

10. El Gobierno de Costa Rica comparte los criterios jurídicos que enmarca la denominación pueblos indígenas, entendidos al margen de la denominación de Estado en términos del Derecho Internacional, pero precisamente por ello, debe asegurararse a este sujeto, la creación de los mecanismos que los ordenamientos jurídicos actuales de los Estados americanos implementarán para respetarlos.

11. Con respecto a lo estipulado en el artículo X en el sentido de que las reliquias y objetos, como las sepulturas sagradas, deben ser devueltas a los pueblos indígenas, el bloque de legalidad de en Costa Rica dispone que estos bienes constituyen patrimonio nacional que está bajo la custodia y protección de entidades estatales como el Museo Nacional.

Además, se plantea la dificultad de demostrar los vínculos directos de consanguinidad y también, los mestizos se sentirían con autoridad de hacer eventuales reclamaciones. En principio existe conciencia de que la exposición de restos humanos y la colección de estos no debe hacerse. En los intercambios de impresiones al respecto entre representantes indígenas y autoridades nacionales del museo, a propósito del resto de los objetos que se encuentran en los museos estatales, se han sugerido que los objetos que se encuentran actualmente en estos, podrían ser administrados en forma conjunta o bien hacerse indemnizaciones a los afectados, siempre y cuando se llegase a comprobar el vínculo de consanguinidad.

12. De conformidad con nuestro ordenamiento jurídico, la disposición que el artículo XI párrafo 1 prescribe sobre el reconocimiento a las "distintas formas de familia, matrimonio, nombre familiar y de filiación" no sería posible hacerlo, ya que el hecho de pertenecer a una determinada etnia, no es una condición para reconocer, por ejemplo, la poligamia y los matrimonios de menores de edad.

13. En cuanto al contenido del artículo XII sobre el reconocimiento de la medicina practicada por los pueblos indígenas, existen una, serie de disposiciones constitucionales y legales que regulan el ejercicio de la medicina en Costa Rica. Aún quienes ejercen la práctica privada, deben cumplir una serie de requisitos legales y sufragar los altos costos de su ejercicio: instalaciones adecuadas, equipos, aplicación de medidas de salud pública, etc.

Pese a lo anterior, el Gobierno de Costa Rica le concede prioridad a la disposición de técnicos de atención primaria de origen indígena que trabajen en sus comunidades, así como la capacitación de mujeres indígenas para la atención de partos. En esta misma dirección, dedica especial atención al establecimiento de Equipos Básicos de Atención Integral (EBATS) en las Reservas indígenas que actualmente no cuentan con ese servicio, con el fin de cubrir necesidades de prevención y curación y a incorporar, en forma plena, a la población indígena al Régimen de Enfermedad y Maternidad de la Caja Costarricense de Seguro Social, CCSS.

Recomendaciones hechas en el Foro Nacional Indígena avaladas por el Gobierno de la República

1. Que se agregue un párrafo al artículo XXII en los siguientes términos:

"Los gobiernos deberán crear un mecanismo que facilite el libre tránsito a los indígenas que comparten las zonas fronterizas de los países firmantes."

2. En la Sección Quinta: Derechos Sociales, Económicos y de Propiedad. Que se elimine el inciso ii del numeral 3 correspondiente al artículo XVIII.

3. Que en el artículo XIX: Derechos Laborales, se agregue un nuevo inciso que diga:

"Asimismo los empleadores deberán garantizar la capacitación previa a sus trabajadores en el conocimiento de los avances tecnológicos para el desempeño de una buena labor."

4. Que el artículo XVII en el numeral 2 se lea:

"Las instituciones relevantes de cada Estado que sirvan a los pueblos indígenas serán diseñadas, reformadas en consulta y con la participación de los pueblos interesados para reforzar y promover la identidad, cultura, tradiciones, organización y valores de esos pueblos."

5. Que en el artículo XVIII numeral 3, se elimine la frase:

"Sujeto a lo prescrito en 3.ii."
Además que se elimine el párrafo 3iii.

RE00047SO1

 

[Indigenous/W-Group-Oct99/tracker.htm]