XI CONFERENCIA INTERAMERICANA DE MINISTROS DE TRABAJO OEA/Ser.K/XII.11.1 TRABAJO/doc.5/98 Rev. 2
20 –21 octubre 1998, Viña del Mar, Chile

PLAN DE ACCION

Los Ministros del Trabajo de las Américas, reunidos en Viña del Mar, Chile, los días 20 y 21 de octubre de 1998, en ocasión de la XI Conferencia Interamericana de Ministros del Trabajo de la Organización de Estados Americanos, decididos a promover los objetivos de la Declaración de Viña del Mar, reafirmamos nuestro compromiso de llevar a efecto el siguiente Plan de Acción:

GLOBALIZACION DE LA ECONOMIA Y SU DIMENSIÓN SOCIAL Y LABORAL.

Los Ministerios de Trabajo:

1) En el campo del Empleo y el Mercado de Trabajo.

a) Se preocuparán especialmente por identificar nuevos e innovadores tipos de políticas y procedimientos que permitan responder a los desafíos derivados de las nuevas formas de estructuración y funcionamiento de los mercados de trabajo, resultantes de los naturales procesos de adaptación de la organización productiva y de servicios de nuestros países, a las exigencias de la integración económica y de la competitividad nacional e internacional.

Especial atención deberán prestar a los fenómenos de creciente movilidad laboral, intra e inter sectores, derivados de los procesos mencionados; fenómenos que están produciendo, entre otros, cambios en los ritmos y períodos de rotación de la fuerza laboral y en las modalidades de los regímenes de trabajo.

b) Estudiarán sistemas de determinación de remuneraciones, que también se ven afectados por los cambios mencionados, prestando especial atención en identificar aquellas experiencias en curso en la región que hayan mostrado éxito en garantizar una adecuada y justa relación entre los ingresos de los trabajadores y su nivel de productividad, calidad y formación profesional. Particular atención deberá ser prestada a las experiencias logradas a través de mecanismos de negociación colectiva, atendiendo a su rol fundamental en la determinación de las remuneraciones.

c) Se preocuparán por identificar diseños conceptuales, institucionales y operativos para los sistemas, programas y acciones de Capacitación y Formación Profesional en sus países, dando prioridad a la identificación de aquellas políticas que articulen armoniosamente al sector público y privado en materia de objetivos, y que provean los incentivos apropiados para estimular responsabilidades y formas de financiamiento compartidos entre ambos. Especial atención deberán otorgar a reconocer políticas de capacitación y formación de los jóvenes, las mujeres, los migrantes, las personas con discapacidades, así como de otras minorías o grupos vulnerables; los que se encuentran afectados por procesos de reconversión productiva y aquellos que operan en el sector precario e informal de la economía; los trabajadores de las micro y pequeñas empresas y los desocupados por causas de ajustes económicos y técnicos.

Igualmente, deberán desarrollar el impulso de sistemas, tanto públicos como privados, de orientación e información laboral, destinados a facilitar la conexión entre la oferta y demanda de empleo, así como a asistir a los trabajadores en la selección de las ofertas de capacitación más apropiadas a sus necesidades de inserción en el mercado de trabajo. Asimismo, deberán estudiar Sistemas de Certificación de Competencias Profesionales de manera tal que se cuente con información pertinente y homogénea sobre las características y niveles de calidad de la fuerza de trabajo que egresa de los programas de capacitación y formación profesional.

d) Examinarán, conforme a la situación de cada país, la posibilidad de establecer sistemas de asistencia económica a los trabajadores en situación de desempleo, evaluando las experiencias existentes y prestando especial atención tanto a sus resultados positivos, como a los problemas presentados, a la luz de la experiencia internacional.

2) En el campo de las Relaciones Laborales.

a) Procurarán extender la cobertura de la Negociación Colectiva al mayor número posible de sectores de la economía, con el fin de lograr acuerdos estables entre empleadores y trabajadores que favorezcan la cooperación en las diversas materias propias de las relaciones de trabajo.

Así como en el campo de los regímenes de trabajo y empleo se requiere encontrar las modalidades más apropiadas para las diversas realidades que están surgiendo, también en el ámbito de la Negociación Colectiva es necesario identificar los procedimientos más eficaces - en el marco de las características jurídicas, institucionales, sociales y económicas de cada país- que permitan acceder a la mayoría de los trabajadores y empleadores a formas adecuadas de determinación colectiva de las condiciones de trabajo y empleo. Especial atención debe ser prestada a los sectores de actividad crecientemente caracterizados por el trabajo de temporada, a subcontrato, a plazo determinado, a jornada parcial o por otras formas diferentes del contrato permanente, pues ellos requieren de mecanismos de negociación colectiva que respondan a sus particulares condiciones. La ausencia de regulaciones adecuadas a estas realidades conduce en muchos casos a incumplimientos de derechos básicos, a la unilateralidad de decisiones que afectan las condiciones de trabajo e incluso a conflictos que se agravan por la falta de reglamentaciones apropiadamente pactadas.

Igualmente, considerando siempre las realidades de cada país, la implementación de ciertas formas de determinación colectiva de las condiciones de trabajo y empleo en las áreas donde sea posible y compatible con la institucionalidad nacional, resulta también recomendable para el sector público.

Es nuestra convicción que la integración económica y sus beneficios se verán sin duda fortalecidos y respaldados en la medida que las orientaciones antes enunciadas sean activamente implementadas, considerando especialmente los criterios que sobre ellas proveen la Constitución y los Convenios de la OIT.

b) Buscarán promover las organizaciones de trabajadores y empleadores, como una herramienta indispensable para el logro de relaciones laborales fundadas en la equidad entre las partes. Ello supone prestar especial atención, cuando sea pertinente, al diseño o perfeccionamiento de normas que garanticen la equiparabilidad de las partes en la negociación colectiva en las empresas o en otros niveles y en todos los ámbitos propios de las relaciones laborales. En particular aquellas que permitan asegurar el acceso a la información necesaria para una acción tecnificada y cooperativa, el respeto a la libre asociación, la protección de los derechos de representación y autonomía consagrados en las legislaciones nacionales y, en general, la observancia de las orientaciones que emanan de la Constitución y de los Convenios de la OIT relativos a la libertad sindical y la negociación colectiva.

c) Desarrollarán iniciativas tendientes a establecer, o fortalecer donde ya existan, los más diversos ámbitos de Diálogo Social tripartito o bipartito según corresponda, tanto en el nivel nacional, como sectorial o territorial, de acuerdo con la realidad de cada país. Tenemos la convicción que la legitimidad de los procesos de integración económica regional e internacional, así como los de modernización institucional y laboral que derivan de ellos, encontrará su base más sólida en el Diálogo Social, por lo que alentamos a los Ministerios de Trabajo, a los Gobiernos y a los actores sociales, a hacer de éste un método privilegiado de la Política Laboral.

Del mismo modo, a nivel regional, deberán ser activamente respaldadas instancias como el Foro Consultivo Económico Social del MERCOSUR y otras similares que puedan ser impulsadas en el marco de los esfuerzos de integración continental o subregional en curso.

d) Promoverán mecanismos alternativos de resolución de conflictos laborales.

e) Proveerán antecedentes acerca de las prácticas nacionales así como de iniciativas que permitan formular recomendaciones respecto de las funciones jurisdiccionales y de procedimiento laboral.

3) En el campo de la Seguridad Social.

a) Estarán atentos a la adecuación de los sistemas previsionales o de retiro en aquellos aspectos en que no resulten apropiados para las características de las nuevas formas emergentes de regímenes de trabajo. Tal como se ha señalado antes, la expansión creciente de regímenes laborales temporales, de subcontratación, a tiempo parcial o determinado y otros, como el autoempleo independiente y la microempresa, normalmente no se adecúan en diversos aspectos a los sistemas clásicos en materia previsional con las evidentes consecuencias sobre el futuro de los trabajadores al momento del retiro de la fuerza de trabajo. Es necesario entonces, examinar con atención estas falencias y emprender acciones destinadas a corregirlas.

b. A raíz del creciente intercambio económico y comercial de los países, las corrientes migratorias del continente han experimentado un proceso de intensificación. Para evitar que los cuidadanos queden al margen de los regímenes de seguridad social con motivo de estos procesos, se sugiere que los Gobiernos estudien y diseñen políticas apropiadas a estos retos.

MODERNIZACION DEL ESTADO Y DE LA ADMINISTRACIÓN LABORAL: REQUERIMIENTOS Y DESAFIOS.

Los Ministerios de Trabajo:

1. En el campo de las funciones y tareas de los Ministerios del Trabajo.

a) Procurarán modernizar sus cometidos, a fin de cumplir adecuadamente con las tareas que les son propias. Ratificamos en este sentido lo ya aprobado en la X Conferencia y lo sugerido por los grupos de trabajo constituidos a partir de ella. En particular, parece fundamental insistir en la importancia que los Ministerios participen activamente en las decisiones de políticas económico sociales de los gobiernos, a fin de superar la brecha que a menudo se presenta entre las áreas económicas y las sociales, y particularmente las laborales. Para ello es necesario que amplíen su campo de actividad más allá de los temas jurídico laborales, o la intermediación de conflictos, incorporando una visión interdisciplinaria, que integre las perspectivas jurídica, económica, sociológica y de la administración del trabajo. Asimismo es importante que capaciten y perfeccionen sus cuadros de manera permanente, y que actualicen su diseño institucional, incorporando el concepto de planificación estratégica, a fin de atender con capacidad técnica y eficiencia y en coordinación con otras agencias públicas y privadas, un ámbito más amplio de materias que las tradicionalmente conocidas, en especial las de capacitación y formación profesional, las vinculadas a la elevación de la calidad de los empleos, las relacionadas con los procesos de reconversión laboral y, en general, todas aquellas que surgen de las transformaciones originadas por la integración económica mundial y regional, el cambio tecnológico y los procesos de adaptación de los mercados y regímenes de trabajo, a tales procesos.

b) Fortalecerán su capacidad de producir información empírica relevante sobre las realidades del mundo del trabajo y de procesarla como base para la formulación de políticas. Este aspecto es básico para la tecnificación de las funciones de los Ministerios. En este sentido reiteramos lo acordado en la X Conferencia respecto a impulsar con el mayor énfasis los esfuerzos en esta área de trabajo.

c) Harán los esfuerzos necesarios para ser una fuente reconocida de información pública sobre las relaciones laborales, el empleo, los mercados de trabajo, la formación profesional, las condiciones de trabajo, la legislación laboral, los aspectos laborales de las políticas de integración y otros temas de la misma relevancia.

d) Desarrollarán un papel de liderazgo en la convocatoria a diversas instancias de diálogo social. Los Ministerios de Trabajo debieran jugar un rol catalizador en el Gobierno y respecto de los actores sociales en este campo. Promover áreas y materias de concertación económica, social y laboral debiera ser una prioridad de sus políticas.

2. En el campo de la inspección de las normas nacionales laborales y de seguridad social.

a) Intensificarán el ejercicio de sus funciones de inspección tanto en el campo laboral como de la seguridad social, considerando las modalidades apropiadas a las realidades institucionales de cada país. En el contexto de la integración internacional y regional, el cumplimiento de la propia legislación constituye un factor básico que los ministerios deben asegurar, en colaboración con otras agencias del gobierno, así como con los sindicatos y los empleadores.

b) Impulsarán la modernización del diseño institucional, así como de las metodologías a ser aplicadas. La armonización de ciertas normas laborales, en el marco de aquellos procesos de integración regional o subregional que así lo consideren, sólo puede ser analizada seriamente sobre la base de la eficacia que los países muestren primero en la observancia de sus propias normativas. Nos parece relevante sugerir que debiera darse importancia a la cooperación entre empleadores, trabajadores y las agencias de inspección pública, en materia de prevención, por la vía de la capacitación en la legislación y sus formas de cumplimiento, así como por medio de programas preventivos conjuntos. Al mismo tiempo resulta importante que los gobiernos fortalezcan la capacidad inspectiva en terreno, otorgando los recursos necesarios para ello, incluyendo el entrenamiento permanente del personal en técnicas modernas y la difusión masiva por los medios de comunicación de los derechos y deberes consagrados en las leyes y demás cuerpos normativos, entre otros procesos de educación dirigidos al conjunto de la población.

 

GRUPOS DE TRABAJO

Con el fin de colaborar al desarrollo de los propósitos establecidos en la Declaración de Viña del Mar, así como con la implementación de los criterios de acción desarrollados precedentemente, convenimos en constituir dos grupos de trabajo cuyo cometido consistirá en proveer a los Ministerios de Trabajo de informaciones, estudios y materiales pertinentes para que éstos desarrollen los lineamientos del Plan de Acción acordado.

Los grupos de trabajo serán los siguientes:

1) GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA Y SU DIMENSIÓN SOCIAL Y LABORAL.

Este grupo abordará a través de subgrupos de trabajo los siguientes temas:

"Dimensión social de los procesos de integración"

Analizará los efectos sobre el funcionamiento de las instituciones del mercado de trabajo y de las relaciones laborales de los procesos de integración económica de América.

"Transformaciones en la estructura y funcionamiento de los mercados de trabajo y los regímenes laborales"

Presentará un diagnóstico sobre la situación a nivel regional, identificar políticas a seguir y recomendar criterios relativos a reglamentaciones del mercado de trabajo.

"Capacitación y Formación Profesional"

Continuará avanzando en los objetivos que le fueron señalados al grupo "La Fuerza de Trabajo del Mañana", constituido en la X Conferencia.

"Sistemas de Asistencia al Trabajador Desempleado"

Preparará un informe sobre la situación en la región, las nuevas iniciativas que se encuentren eventualmente en curso y la formulación de criterios que puedan ser útiles para la formulación de políticas al respecto.

2) MODERNIZACIÓN DEL ESTADO Y DE LA ADMINISTRACIÓN LABORAL.

Este grupo abordará a través de subgrupos de trabajo los siguientes temas:

"Modernización de los Ministerios de Trabajo"

Continuará desarrollando todos los trabajos encomendados al grupo del mismo nombre en la X Conferencia, considerando con especial atención los referidos a la implementación de sistemas de información que les permitan disponer de bases empíricas para la elaboración de políticas en las materias de su competencia, particularmente las referidas a la evolución del empleo, los mercados de trabajo y el estado de las relaciones laborales.

"Modernización de las Funciones Fiscalizadoras del Estado en materia de Derechos Fundamentales de los Trabajadores"

Proveerá de informaciones y análisis a los Ministerios de Trabajo, acerca de las diferentes modalidades y prácticas nacionales en la región, en materia de instrumentos institucionales y legales, así como de metodologías innovadoras apropiadas para que éstos cumplan su papel de promoción y fiscalización de los derechos básicos de los trabajadores consagrados por la OIT.

"Modernización de la Justicia del Trabajo"

Proporcionará antecedentes acerca de las prácticas nacionales así como de diferentes inciativas que permitan formular recomendaciones destinadas a elevar la eficiencia y eficacia de las funciones jurisdiccionales y procedimientos en materia laboral. Asimismo, se evaluará la experiencia de mecanismos prejudiciales, tales como los diferentes sistemas de mediación existentes en la región.

"Diálogo Social, Concertación y Negociación Colectiva"

Continuará los trabajos que fueron encomendados al grupo del mismo nombre en la X Conferencia.

Para el desarrollo de estos Grupos y Subgrupos de Trabajo se solicitará el apoyo institucional de la OEA, en la tareas de coordinación y secretariado, y la colaboración permanente y directa de la OIT y el BID en estas tareas, así como a otras agencias internacionales en las áreas técnicas que les son propias.

 

ANEXO AL PLAN DE ACCION

LA XI CONFERENCIA INTERAMERICANA DE MINISTROS DE TRABAJO,

CONSIDERANDO:

Las orientaciones y compromisos de la I y II Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno de las Américas de diciembre de 1994 y abril de 1998, respectivamente;

La Declaración de Viña del Mar, adoptada por los Ministros del Trabajo, el 21 de octubre de 1998 y su Plan de Acción;

La necesidad de definir directrices que orienten el trabajo de la Conferencia, en particular de su Presidencia Pro Témpore y sus Grupos de Trabajo, con el objetivo de procurar la adecuada implementación del Plan de Acción,

RESUELVE LO SIGUIENTE:

  1. Recomendar a la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos para que, a través de la Secretaría Técnica de la Conferencia Interamericana de Ministros de Trabajo, apoye a la Presidencia Pro Témpore en la realización del Plan de Acción acordado en esta Conferencia.
  1. Que los Grupos de Trabajo identificados en el Plan de Acción de Viña del Mar serán coordinados, cada uno, por un ministro elegido por la Conferencia. Este ministro podrá ejercer sus funciones directamente o por medio de su representante.
  1. Que para el cumplimiento de sus mandatos, los Grupos de Trabajo prepararán sus respectivos programas de actividades que deberán incluir reuniones previstas, temarios y fechas de realización, así como los estudios que estimen necesarios. Para estas tareas la coordinación de cada Grupo de Trabajo podrá solicitar el apoyo de la OEA, la OIT, el BID y la CEPAL y de otras agencias pertinentes.
  1. Los coordinadores de los Grupos elaborarán sus respectivos programas de actividades y sus calendarios preliminares de realización, a más tardar a fines de abril de 1999. Para la preparación de los mencionados programas los coordinadores de los Grupos de Trabajo realizarán las consultas necesarias entre los países miembros, a través de los medios que estimen apropiados, a fin de obtener sus opiniones y su ulterior aprobación. Copia de estos programas de actividades y sus respectivos calendarios preliminares deberán ser presentados a la Presidencia Pro Témpore.
  1. Los programas de actividades de los Grupos de Trabajo serán elaborados bajo la forma de proyectos para ser presentados ante agencias de financiamiento ó de asistencia técnica, tales como la OIT, el BID, la CEPAL u otras. La Presidencia Pro Témpore y los coordinadores de los Grupos de Trabajo efectuarán las gestiones necesarias para obtener el financiamiento o la asistencia técnica del caso.
  1. Para el trámite final de estos proyectos, con el fin de presentarlos en los formatos del caso, se recomienda el establecimiento de un Consejo Asesor de la Presidencia Pro Témpore conformado por los coordinadores de ambos Grupos de Trabajo, representantes de la OEA., OIT, BID, CEPAL y de COTPAL, COSATE y CEATAL, cuya función principal será garantizar que los proyectos cumplan con todos los requisitos y normas para obtener el financiamiento o asistencia técnica del caso.
  1. Solicitar a la Secretaría General de la OEA que redoble sus esfuerzos para que, en cumplimiento de sus actuales funciones de Secretaría Técnica, apoye en las labores de coordinación y colaboración de la Presidencia Pro Témpore en la ejecución del Plan de Acción.
  1. Una reunión ministerial se realizará en un plazo máximo de 18 meses, en la República Dominicana, a fin de evaluar los progresos en la implementación del Plan de Acción.

  [Labour/tracker.htm]