DROGAS

No es reciente el esfuerzo que la Organización de Estados Americanos (OEA), los países que la componen y la Comisión Interamericana para el control del Abuso de Drogas CICAD han venido haciendo para combatir los problemas ocasionados por el uso indebido, la producción, tráfico, y distribución ilícita de drogas así como contra sus modalidades conexas.

Teniendo en cuenta las amenazas que estas actividades presentan para el desarrollo social, político y económico de nuestros pueblos, los países del hemisferio de común acuerdo con la OEA, se han comprometido a seguir luchando conjuntamente contra este fenómeno y sus ramificaciones: corrupción, lavado de dinero, violencia, entre otros.

A partir de la iniciativa 6 del Plan de Acción de Miami, y habiendo ratificado la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes para el Siglo XXI, los 34 países miembros de la OEA desarrollaron un enfoque integrado y equilibrado del fenómeno de las drogas; éste no sólo incluye las cuestiones relacionadas con la oferta y la demanda, también enfrenta los efectos secundarios que dichas actividades producen. Es por eso que junto con la "Estrategia Interamericana contra las Drogas en el Hemisferio" se han realizado diferentes proyectos que proponen acciones nacionales y colectivas frente a la demanda, la oferta, los cultivos ilícitos, el lavado de dinero, el control de productos químicos, las legislaciones, la prevención, el transporte, los medios de comunicación, el control de armas de fuego, municiones y explosivos entre otros.

Cabe anotar, que dada la magnitud del problema, los países del continente han adoptado una responsabilidad común (multilateral) frente al mismo. Sin embargo, por las particularidades de la producción, y el consumo, los países han recurrido a acuerdos subregionales, bilaterales, y nacionales. Siempre cuidando la soberanía de cada Estado.

Estrategia Interamericana contra las Drogas en el Hemisferio

A la luz de este nuevo enfoque, y siguiendo la lógica de los avances que se han logrado desde la Cumbre de Miami, en una reunión celebrada en Uruguay en diciembre de 1996, la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) negoció en el marco de la OEA, la Estrategia Interamericana contra las Drogas en el Hemisferio. Dicha estrategia es una declaración detallada de 42 puntos comunes de políticas, compromisos y cursos de acción planificados.

La estrategia identifica al narcotráfico como un fenómeno complejo, cambiante y global que requiere de acciones modernas para combatirlo. Deacurdo con esta descripción la estrategia señala que la cooperación hemisférica es tan importante como los esfuerzos que se realizan nacionalmente. Por eso, los 42 puntos que la componen además de estar distribuidos en tres areas particulares: la reducción de la demanda, la reducción de la oferta, y las medidas de control, promueven las decisiones multilaterales y abogan por la reponsabilidad colectiva del problema de las drogas en el hemisferio.

En noviembre de 1995 se celebró en Buenos Aires, la Conferencia Ministerial sobre Lavado de Dinero; a ésta asistieron los presidentes de los bancos centrales de todo el Hemisferio. El plan de acción, producto de ésta, resalta la acción coordinada del continente en materias jurídicas, reguladoras y de cumplimiento de las leyes, y aboga por la aplicación de mecanismos de evaluación continua.

Además de los esfuerzos realizados en Buenos Aires es importante señalar la participación de otros organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Grupo de Acción financiera del Caribe (CFATA), quienes en compañía de la CICAD han implementado programas para proteger las instituciones financieras de la región. Así mismo, la ayuda económica del BID, la Unión Europea, y Estados Unidos en estos proyectos ha sido muy importante. Estados Unidos por su parte, ha estado implementando, desde 1995, la ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia (IEPA)1.

Hacer más homogéneos los sistemas jurídicos, y legislativos del continente es una de las prioridades en la lucha contra las drogas. Así mismo, el diálogo permanente entre países y los acuerdos de cooperación son herramientas necesarias, para detener esta actividad. Durante las reuniones cumbres centroamericana y del Caribe, llevadas a cabo en Mayo de 1997, se abordó el tema del control de estupefacientes y la aplicación de leyes en esta área. En el mismo año, Washington fue la sede de la Conferencia Ministerial Centroamericana; ésta fue un intento entre los Estados Unidos y los Estados de Centro América de hacer los sistemas jurídicos más compatibles, y de reemplazar las relaciones bilaterales por alianzas multilaterales.

En materia jurídica y legislativa a pesar de los obstáculos que enfrentan investigadores, fiscales, y jueces, se ha logrado la detención o entrega de importantes narcotraficantes. Teniendo en cuenta los niveles de corrupción que produce el mercado de las drogas, estos son logros significativos.

Una herramienta importante en todo este proceso es la comunicación y cooperación permanente entre los países involucrados. Gracias a alianzas entre los mismos se ha logrado frenar el tráfico de droga y la fuga de importantes narcotraficantes a través de acuerdos marítimos (especialmente en el Caribe), terrestres (zona Andina, frontera México - Estados Unidos), y aéreos (especialmente entre Perú, Colombia, y Estado Unidos).

Además de los avances en cuanto a supervisión en las vías de comunicación, el intercambio de información y la cooperación multilateral, han facilitado el control del tráfico de sustancias químicas necesarias para el procesamiento de los narcóticos. En 1995, por ejemplo, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela firmaron acuerdos de cooperación con la Unión Europea. En 1996, en Rio de Janeiro, se formó un comité de inteligencia tripartito compuesto por Brasil, Colombia y Perú, con el mismo fin. Canadá, México, Estados Unidos, y la Unión Europea también desarrollaron acuerdos relacionados con este tema.

Otro aspecto que se debe analizar es el de los cultivos ilícitos. Junto con la destrucción de los mismos debe haber medidas de desarrollo alternativo, y mecanismos ecológicos que ayuden a preservar el medio ambiente. Según los datos del Informe sobre la implementación de las decisiones alcanzadas en la Cumbre de las Américas de Miami de 1994, Words into Deeds (para el año de la edición del texto, 1998) "ha habido una reducción neta de al menos 10% en el cultivo de la coca en toda la zona de los Andes"2 .

Junto con la oferta, la demanda es uno de los principales frentes del mercado de las drogas. Por esto los países del hemisferio han tomado serias medidas que atacan el consumo de las drogas, a través de campañas educativas, programas de prevención, y mecanismos de rehabilitación. Según el informe anteriormente citado, en Estado Unidos la demanda de cocaína y marihuana ha disminuido, pero el consumo de heroína y de drogas sintéticas, como metanfetaminas, ha aumentado.

A puertas de la Cumbre de Santiago, los gobiernos del continente vieron la necesidad de crear un mecanismo de evaluación continua. En la Primera Reunión Consultiva de la CICAD llevada a cabo del 11 al 12 de Diciembre de 1997 en Washington D.C, se expusieron propuestas realcionadas con la formación de un mecanismo de evaluación multilateral que hiciera recomendaciones periódicas a los Estados miembros para mejorar su capacidad de control del tráfico y abuso de drogas y trabajara por el fortalecimiento de la cooperación multilateral.

Siguinedo el enfoque integral y equilibrado que los miembros de la OEA le han dado al fenómeno del narcotráfico, se han desarrollado programas para el control de tráfico y contrabando de armas de fuego, municiones y explosivos, evitando así que se desvíen hacía narcotraficantes y otros delincuentes. Con este fin, en noviembre de 1997 los países del Hemisferio firmaron la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícitos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales Afines.

_________________________
1 Con esta ley "las autoridades estadounidenses pueden congelar los activos de las empresas sospechosas de operar como frentes para los carteles de cocaína de Colombia e impedir que personas en los Estado Unidos se dediquen al comercio con esos grupos". DEPARTMENT OF STATE, WASHINGTON, D.C. Words into Deeds. Progress Since the Miami Summit Washington D.C: Department of State Publication, Bureau of Inter-American Affairs, Abril 1998, pg 55

2 DEPARTMENT OF STATE, WASHINGTON, D.C. Words into Deeds. Progress Since the Miami Summit Washington D.C: Department of State Publication, Bureau of Inter-American Affairs, Abril 1998, pg 54.

  [Miami Summit/tracker.htm]