EDUCACIÓN

El tercer capitulo del Plan de Acción de la Cumbre de Miami "Erradicación de la Pobreza y la Discriminación en el Hemisferio Americano" cubre la iniciativa 16 sobre educación. En ella los Jefes de Estado y de Gobierno abogan por el acceso a la educación de calidad, la capacitación profesional y educación de adultos, la capacitación técnica, profesional y magisterial, un mayor acceso a la educación superior y el fortalecimiento de su calidad, el acceso universal de las mujeres a la educación, estrategias para superar las deficiencias nutricionales, y la descentralización y participación comunitaria. Los Jefes de Estado y de Gobierno manifiestan que la educación es la "base para el desarrollo social y cultural sostenible, el crecimiento económico y la estabilidad democrática".

Con el fin de coordinar la implementación del mandato de la cumbre de Miami, se llevaron a cabo dos reuniones, la primera en Santiago de Chile (agosto de 1997), y la segunda en Ciudad de México (Noviembre de 1997). En la última reunión se propuso que las reuniones ministeriales en el marco de la OEA sirvan de foro de debate para la implementación de las iniciativas de educación.

En febrero de 1998, en Mérida, México, se llevó a cabo una reunión de Ministros de Educación en la que se emitió una declaración política que resalta el papel de la educación en el desarrollo económico, la calidad de vida, y la integración del continente americano. Dicha declaración aborda temas como el analfabetismo, la inversión en materias de educación, el uso de tecnologías de información, la deserción escolar, y los mecanismos de evaluación en el campo educativo.

La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) por su parte, lanzó un programa quinquenal -Alianza para la Reavilitación de la Educación en las Américas- que apoya la iniciativa 16 de la cumbre de Miami. Con este fin se han realizado un seminario regional en Nicaragua en julio de 1996, sobre descentralización y gestion de los sistemas educativos; un seminario regional sobre finanzas educativas en Bogotá, Colombia, en julio de 1997, y un seminario en Washington D.C., sobre normas nacionales, evaluación y reforma. También la USAID ha financiado programas educativos en Nicaragua, Honduras, Guatemala El Salvador, Jamaica, y Haití.

Con respecto al analfabetismo en la población adulta, la propuesta es fomentar programas educativos que vinculen el proceso de aprendizaje con la cotidianidad de los estudiantes- trabajadores. Proyectos de este estilo se han desarrollado en Panamá, Ecuador, Guatemala, Costa Rica, Venezuela, Estos Unidos, México y Uruguay.

En la Cumbre de Miami, se estableció que la población indígena del continente americano, requiere de especial atención en materia de educación pues, por sus características, éstos grupos requieren programas de educación enfocados. Los Estados que cuentan con un alto índice de población indígena se han preocupado especialmente por la promoción de programas de educación bilingüe e intercultural. Es el caso de Nicaragua, México, Perú, Bolivia, Guatemala, Panamá, Costa Rica, Colombia y Venezuela.

Cabe mencionar la "estrategia" de educación electrónica y de comunicación que países como México, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Panamá, Perú, República Dominicana y Nicaragua están adoptando. Todos ellos han incurrido en técnicas pedagógicas a distancia, que han facilitado el proceso de alfabetización de sus poblaciones. Estos programas también fueron implementados para capacitar a maestros, un ejemplo de ello es el caso de México en cooperación con países de Centro América y el Caribe a través de la señal satelital del sistema "EDUSAT" y del programa "FORCIENCIA".

Otro campo educativo que se ha visto cobijado por la iniciativa 16 de la Cumbre de Miami, es el relacionado con la capacitación técnica, profesional y magisterial. También se ha dado énfasis al fortalecimiento de la calidad de la educación superior a través de mecanismos de evaluación, vigilancia y acreditación de los planes de estudio.

Del mismo modo, los avances frente a la descentralización de la administración escolar responden a políticas que buscan mejorar la calidad de la educación estimulando la autonomía escolar y facilitando la participación de la sociedad civil en este campo. De esta manera, se busca que los planes educativos respondan a necesidades locales e integren a la comunidad que les corresponde.

Paralelamente la mayoría de los países han decidido favorecer planes de nutrición adecuada durante la educación básica de niños y niñas. Los esfuerzos, no sólo están dirigidos a brindar alimentación equilibrada en el ámbito escolar a la población que más lo requiere, sino a la capacitación nutricional de padres de familia, y maestros. De esta forma, se busca combatir la desnutrición infantil y los problemas de salud relacionados con este tema.

  [Miami Summit/tracker.htm]