II FORO INTERAMERICANO DE LA MICROEMPRESA
Buenos Aires, Argentina
Junio 24 al 26 de 1999

 

Exposición de Waldemar Wirsig, Gerente del Departamento de Desarrollo Sostenible del Banco Interamericano de Desarrollo.

A la Secretaria de la Pequeña y Mediana Empresa de la Presidencia de la Nación Argentina, Lic. Ana Kessler, demás autoridades presentes, señoras y señores panelistas y participantes de este Seminario, en este acto final quiero brevemente hacer un balance de estos dos días y medio en nombre del Banco, quiero contarles un poco que es lo que aprendió el Banco y cómo podemos nosotros contribuir en el futuro.

Los objetivos que nos propusimos fueron dos, cumplir con un compromiso de un Segundo Foro Interamericano de la Microempresa después del éxito que tuvo el primero en México. Y nos encontramos al final de este Segundo evento preparado con tanta dedicación por nuestros colaboradores y especialmente por nuestros anfitriones argentinos y todas las demás entidades cooperantes. Se cumplió entonces ese objetivo y el segundo objetivo, más importante porque trata del contenido, es seguir fomentando en estos eventos la participación activa de las instituciones del sector en América Latina y el Caribe. Por el Banco debo decir que se cumplieron todas nuestras expectativas. Entendemos que los temas tratados en los diferentes paneles y talleres de trabajo han sido muy útiles para todos y han servido para identificar los futuros desafíos que todos tenemos para asegurar que esta nueva industria siga creciendo de una manera sana y sostenible.

Cuáles fueron los temas que nos llamaron la atención a nosotros en el Banco y cuáles son los retos para el futuro. Qué es lo que puede hacer el Banco para contribuir es un poco nuestra reflexión. En el campo financiero son cuatro las recomendaciones que nosotros queremos resaltar. Hemos escuchado en primer lugar que falta todavía mucho para lograr una mayor participación del sector privado en las microfinanzas, solo los mercados financieros privados disponen de fondos suficientes para cubrir los crecientes niveles y demandas insatisfechas en microcrédito en los países de la región.

Son cinco tipo de actividades de apoyo: en primer lugar promover una competencia activa leal y bien regulada, entre las instituciones de microfinanzas a fin de mejorar los servicios. En segundo lugar facilitar la conversión de instituciones sin fines de lucro en organizaciones con fines comerciales, sin que pierdan de vista su orientación hacia los más pequeños. En tercer lugar servir como catalizador de fuentes privadas de capital facilitando el ingreso cofinanciero convencional en la provisión de este tipo de servicios. Cuarto lugar apoyar con el desarrollo de herramientas de gestión y acumulación de conocimientos para mejorar la capacidad institucional de las organizaciones, y quinto fomentar el uso de información de desempeño y que sea transparente de tal manera que las instituciones accedan a los mercados de capital. El Banco tiene varios instrumentos para hacer todo esto, el diálogo con nuestros países prestatarios y las buenas prácticas de asistencia y el financiamiento.

Dentro del campo de servicios financieros la segunda recomendación que salió de aquí y que nos llama la atención es que se deben diseñar y poner en marcha los marcos regulatorios apropiados para las instituciones financieras que se dedican a la microempresa y aquí escuchamos buenas razones para hacerlo. Durante las reuniones del Foro se ha confirmado que la inexistencia de marcos regulatorios adecuados representa en muchos países, un importante obstáculo que impide el desarrollo de las microfinanzas, en este sentido el papel de organismos como el BID en ese campo será en primer lugar la de apoyar a los diferentes gobiernos en la elaboración de estrategias y políticas adecuadas para el desarrollo del sector y en segundo lugar apoyar a las autoridades correspondientes, particularmente a las Superintendencias de Bancos en la definición de normas regulatorias pragmáticas que permitan mantener una oferta de servicios financieros, sanos, ágiles, flexibles y bien controlados.

Para ello hemos creado un nuevo programa de cooperación técnica, como ustedes saben y queremos agradecer al Superintendente de Bancos de Bolivia, el Sr. Juan Trigo, un viejo colega también del Banco, por servir como Presidente del Consejo Asesor de este Programa, que se inauguró durante este Seminario.

Todavía dentro de los servicios financieros promover el ahorro popular, todos sabemos la importancia enorme de desarrollar mecanismos para lograr captar el ahorro popular, parte del objetivo del desarrollo de sostenibilidad financiera e institucional, es el desarrollo de tecnologías de captación del ahorro popular masivo que permitan a la larga financiar la creciente demanda de crédito. El BID puede apoyar este proceso con asistencia técnica para el desarrollo de nuevos productos y para el diseño de reglamentos adecuados. Y dentro de las categorías de servicios financieros, con énfasis sostenemos la necesidad de incursionar con mayor vigor en la zona rural. Es en las zonas rurales donde se concentra la mayor cantidad de pobreza en los países de América Latina y el Caribe, dónde los pequeños emprendimientos rurales tienen muy pocas oportunidades, como sabemos, de acceder a un crédito formal.

Sin embargo, a pesar de que los niveles de pobreza son altos, en este Seminario hemos comprobado que existen experiencias mundiales y latinoamericanas que demuestran que los servicios financieros en las zonas rurales pueden ser autosostenibles. El BID en ese contexto, puede apoyar y financiar el crecimiento de carteras de crédito en el sector rural, prestar asistencia técnica para el fortalecimiento institucional y para las reformas de reglamentos, requerimientos para que las instituciones y finanzas rurales puedan funcionar con criterios de sostenibilidad financiera e institucional.

En la segunda categoría, la que en esta oportunidad mucho se discutió, de los servicios no financieros, un poco el mensaje que nosotros escuchamos es que no basta apoyar con servicios financieros, tenemos que mejorar los servicios de desarrollo empresarial, los que llamamos no financieros. El crédito permite acelerar los procesos de acumulación, pero no permite la consolidación de los negocios inmediatamente, ni fortalece al empresario con nuevos conocimientos o técnicas de administración, ni mejora la calidad de los productos, por esos motivos es fundamental mejorar el alcance y la efectividad de los servicios de desarrollo empresarial para la microempresa y la agenda de trabajo del Banco, es doble en ese sentido. Debemos por un lado, fomentar la sostenibilidad financiera de los servicios de desarrollo empresarial, para garantizar la continuidad y masificación en la prestación de este tipo de servicios es necesario su autosostenimiento. Se ha constatado que el logro en la sostenibilidad de esos servicios está relacionado con la pertenencia y oportunidad con qué brindan los servicios.

En ese sentido el Banco ha llegado a la conclusión de que los programas que se estructuran a través de la demanda, en lugar de la oferta, tienen mayores posibilidades de tener la deseada sostenibilidad. Y en segundo lugar todavía respecto a los servicios no financieros, debemos adaptar las técnicas de capacitación, mercadeo, información de redes y asesoría técnica a las necesidades de las microempresas. Tradicionalmente, como se dijo aquí, las técnicas de transmisión de conocimientos, han sido concebidas para empresas de mediana y gran envergadura. Ha llegado el momento de especializarse en las microempresas, en ofrecerles técnicas de producción de pequeña escala. En estrategias de mercadeo en barrios, y en sistemas de contabilidad adaptados a sus ciclos de venta entre otras cosas, y el BID puede y quiere apoyar este desarrollo con cooperación técnica.

Ahora, muy brevemente, cuáles fueron a nuestro entender, los nuevos temas que se escucharon en este Foro, fueron básicamente dos, el primero tiene que ver con el concepto de medio ambiente y desarrollo sostenible para la microempresa. Las microempresas y las empresas que les proveen servicios, no solo tienen que ser sostenibles en términos financieros, sino también en cuanto a su uso de los recursos naturales y su impacto en el medio ambiente. Este es un tema muy cercano al corazón del Banco, si es que los Bancos tienen corazón, tienen alma dice nuestro Presidente. Pero la verdad es que quienes más sufren los daños ecológicos y falta de conservación del medio ambiente son los pobres y hay mucho que podemos hacer en forma proactiva para ayudar a los microempresarios a mejorar sus prácticas en ese campo y a la vez mejorar su productividad y calidad de vida. No vamos a medir la importancia de este tema por la asistencia que hubo en el panel que aquí se realizó, la verdad sea dicha hubo muy poca gente, pero pensamos que es un tema que hay que introducirlo. También se aprende a introducir nuevos estándares y buenas prácticas ambientales, hemos entendido que esto no funciona con el látigo. Hemos de introducir el mensaje del medio ambiente de a poco, a través de buenas prácticas y a través de entrenamiento.

El segundo tema ha sido el de la participación directa de mujeres microempresarias, la construcción de sus propias agendas de acción, no es la primera vez que se da mucha importancia al rol de la mujer microempresaria en Seminarios como éste. Ni es la primera vez que discutimos como mejorar su acceso a los servicios que ella requiere para fortalecer su actividad económica. Esta vez sin embargo, hemos escuchado directamente de un grupo importante de clientes de las instituciones de microfinanzas, qué es lo que ellas quieren en cuanto al tipo de instituciones, en cuanto al tipo de servicios ofrecidos, en cuanto a la adecuación a sus necesidades y las reformas políticas y reglamentos que ellas ven como necesarios. Nosotros como Banco vamos a prestar mucha atención a su plataforma de acción y consideramos que nos pueden ayudar a mejorar los programas de inversión y cooperación técnica que el BID financia. Cuáles son entonces en resumen las acciones del Banco para el futuro en ese sector.

A grandes rasgos el Banco continuará fortaleciendo su rol en el desarrollo del sector microempresarial de América Latina y el Caribe a través del financiamiento de programas y de instituciones que presten servicios de alta calidad en el sector y promoviendo el diálogo con los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil con el propósito de apoyar los procesos en una forma legal y regulatoria. El Banco continuará también realizando actividades de consulta y de difusión, de información y mejores prácticas. Este Foro ha demostrado que el Banco tiene un importante rol, no solo como inversionista y donante, sino también como catalizador de experiencias exitosas, las cuales podrían replicarse en otras ciudades y países de la región, y como canal de información y promotor de alianzas entre diversos actores e instituciones que pueden ofrecer importantes oportunidades a la microempresa.

Aquí todos nosotros hemos conocido a nuevos contactos en las sesiones y en los recesos tan importantes en estos eventos. Hemos escuchado nuevas lecciones que podemos aplicar en nuestro medio y hemos identificado nuevas herramientas como las que se presentaron en los talleres. El Banco se siente comprometido con la promoción de estas lecciones y mejores prácticas y con la aplicación de lo que hemos aprendido aquí.

Finalmente me cabe agradecer, agradecer muy sinceramente a los otros patrocinadores de este evento, la Corporación Andina de Fomento (CAF), a United States Agency for International Development (USAID), Prodesarrollo, El Instituto Mundial de Cajas de Ahorro (IMCA), a la empresa logística del evento IMFOC y particularmente a la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa de la Presidencia de la Nación, ya que sin el gran esfuerzo de ellos y la incansable labor de preparación del evento y sin la contribución financiera muy sustancial y de servicios que ustedes aportaron a este Seminario no hubiese sido posible.

Quiero agradecer también toda la hospitalidad de la que fuimos objeto y especialmente la fantástica noche de ayer. Quiero agradecer también al personal del BID, el FOMIN, la Corporación Interamericana de Inversiones por su colaboración y especialmente a Margarite Berger que está aquí y merece un aplauso porque fue el alma de este foro, Catalina Rizo, Ricardo Estevez por la organización de este evento y muy especialmente quiero, en nombre del Banco, agradecer a todos los participantes, a todos ustedes, ya que sin su esfuerzo hubiera sido imposible llegar a establecer los retos sobre los cuales debemos trabajar en el futuro.

Considero que el Foro Interamericano para la Microempresa, se ha vuelto con esta segunda reunión y la masiva asistencia, un hecho, una especie de institución que considero irreversible, la acumulación de conocimiento aquí presente, y los mecanismos de interacción que están en práctica constituyen una especie de patrimonio de todos nosotros que hay que conservar. Muchas Gracias.

  [Microenterprise/tracker.htm]