Declaración de los Co-Presidentes de la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de las Naciones de la Cumbre de las Américas,

La Secretaria de Estado, Madeleine Albright y el Ministro de Relaciones Exteriores, José Miguel Insulza

(Publicada en Lima, Peru, 1 de junio de 1997)

La Cumbre de las Américas celebrada en Miami en 1994, en la que participaron los 34 dirigentes del Hemisferio occidental elegidos democráticamente, permitió estructurar un nuevo marco de cooperación y alianza hemisférica. Los Jefes de Estado y de Gobierno convinieron en desarrollar un esfuerzo colectivo de cooperación destinado a facilitar el diálogo hemisférico, consolidar la democracia, impulsar la integración regional, mejorar el nivel y la calidad de vida de la población, reducir la pobreza y eliminar toda forma de discriminación, conservando al mismo tiempo el medio ambiente para las generaciones futuras.

Nosotros, los Ministros de Relaciones Exteriores de las naciones de la Cumbre, nos reunimos en Montrouis, Haití, en junio de 1995, y en Ciudad de Panamá, Panamá, en junio de 1996, para revisar la implementación de los compromisos contraídos en Miami. En Panamá, revisamos las actividades en curso y solicitamos una mayor atención para aquellas áreas que hasta ese momento experimentaban un menor grado de evolución.

El creciente interés de los gobiernos del Hemisferio por continuar un diálogo equilibrado y efectuar acciones adicionales tendientes a hacer realidad los objetivos que inspiraron a los Mandatarios en Miami, nos llevó a decidir la realización de una nueva Cumbre Hemisférica y a aceptar el ofrecimiento de Chile para celebrar dicho evento en Santiago. La fecha para dicho encuentro fue fijada para marzo de 1998.

En éste contexto, instruimos al Grupo de Revisión de la Implementación de la Cumbre (GRIC) para que diera inicio a un proceso de consultas destinado a desarrollar los temas que podrían formar parte de la Agenda para la señalada Cumbre. Desde entonces, nuestros gobiernos han venido dando pasos concretos en tal sentido.

Al reunimos hoy en Lima, Perú, observamos con satisfacción el progreso alcanzado en la implementación del Plan de Acción de Miami, y presentamos, en nuestra calidad de co-Presidentes, éste informe sobre el estado de avance de la Cumbre, cuyos resultados han sido alcanzados gracias al esfuerzo colectivo de los gobiernos y otras entidades que son partes del proceso.

EL PROGRESO DESDE PANAMA

Logramos varios avances importantes en nuestro temario común en los últimos doce meses. La siguiente lista, si bien no es exhaustiva, incluye diversos pasos importantes tendientes a lograr la plena implementación del Plan de Acción de Miami:

Además, el GRIC se ha reunido en tres oportunidades desde nuestra última reunión para revisar las actividades a alto nivel sobre las iniciativas pertinentes a los valores culturales, la democracia y los derechos humanos, la lucha contra los estupefacientes, el fomento de la confianza mutua, la infraestructura hemisférica, el turismo y la educación. Agradecemos a los países y organizaciones coordinadores responsables de la implementación cuya labor ha sido significativa para materializar los objetivos propuestos en el Plan de Acción de Miami.

LA CUMBRE DE LAS AMERICAS DE SANTIAGO

La Cumbre de Santiago ofrecerá la oportunidad de efectuar una amplia evaluación del proceso iniciado en Miami y de adoptar las decisiones necesarias que nos conduzcan a perfeccionarlo. Con éste fin, solicitamos a los Coordinadores Responsables de las iniciativas de Miami que presenten, en esa ocasión, informes de progreso por escrito a los Mandatarios.

La Cumbre de Santiago también constituirá una instancia de particular relevancia para continuar impulsando el diálogo político y acciones colectivas basadas en nuestros intereses comunes. Sus resultados debieran traducirse en acuerdos concretos destinados a dar solución a las urgentes necesidades de nuestros pueblos y diseñar un esquema que permita enfrentar adecuadamente los desafíos que nos presentará el próximo milenio. Para ello se hace necesario profundizar y perfeccionar el esquema de coordinación y consulta hemisférico y priorizar las iniciativas tendientes a solucionar los agudos problemas sociales que aún afectan a nuestros países.

Con este espíritu, y tras varias rondas de negociaciones y consultas entre los gobiernos del hemisferio recomendamos que el temario para la Cumbre de Santiago le otorgue una particular importancia al tema de educación, elemento esencial para lograr avances significativos en los objetivos que nos hemos trazado. Para estos efectos sugerimos que la referida agenda temática comprenda las siguientes iniciativas:

1. Educación

Deberá incluir iteres de acción sobre: programas de intercambio, educación a distancia, nuevas tecnologías, educación para adultos, y capacitación y perfeccionamiento de los trabajadores.

2. La Preservación y el Fortalecimiento de la Democracia y de los Derechos Humanos

Deberá incluir ítemes de acción sobre: educación para la democracia y los derechos humanos, protección de los derechos de los trabajadores migratorios, participación de la ciudadanía, gobiernos municipales y regionales, anti-corrupción, lucha anti-estupefacientes, anti-terrorismo, medidas para el fomento de la confianza y la seguridad, sistemas judiciales, y modernización del estado en relación a asuntos laborales.

3. La Integración Económica y el Libre Comercio

Deberá incluir ítemes de acción sobre: avances en el Area de Libre Comercio de las Américas, la cual constituye una piedra angular de la integración regional y de la liberalización económica, desarrollo de mercados de capital, ciencia y tecnología, cooperación regional en energía, e infraestructura hemisférica para el transporte y las telecomunicaciones.

4. La Erradicación de la Pobreza y la Discriminación

Deberá incluir ítemes de acción sobre: microempresas y pequeñas y medianas empresas, la salud, el hambre, la mujer, poblaciones indígenas, sistemas eficaces para el registro de la propiedad y normas laborales, aceptadas internacionalmente.

Seguiremos realizando los preparativos de la Cumbre orientados por los principios de transparencia, franqueza y consenso, y damos la bienvenida a las contribuciones de nuestros respectivos ciudadanos para la elaboración de una agenda que interprete los intereses y realidades de nuestras naciones. Nos anima la voluntad de aumentar la cooperación mutua y fortalecer nuestra comunidad hemisférica, y como vecinos, socios y amigos, lograr un cambio verdadero y perdurable en las vidas de nuestros pueblos. 

[SIRG/1997/III_M/tracker.htm][SIRG/1997/III_M/tracker.htm]