Intervención del Director de América, Embajador Juan Martabit, con Motivo de la Apertura de la Octava Reunión del Grupo de Revisión de la implementación de la Cumbre.

(Washington, D.C. 5 de marzo de 1997)


Doctor George Alleyne Director de la Organización Panamericana de la Salud,
Embajador Jeffrey Davidow, Secretario de Estado Asistente,
Distinguidos viceministros y delegados

En primer lugar, quisiera agradecer el gentil ofrecimiento del doctor Alleyne, que nos ha permitido desarrollar nuestros trabajos en la sede de esta prestigiosa organización. La organización panamericana de la salud ha jugado un significativo papel en el hemisferio, contribuyendo a lo largo de éste siglo en el canto de la salud, aporte que ha traído beneficios sustantivos para millones de ciudadanos de las Américas. Estoy cierto que todos los que participamos en éste encuentro, nos sentimos honrados de poder sesionar en esta casa.

Hoy iniciamos una etapa mas de nuestros trabajos de revisión de la Cumbre de Miami y, en el día de mañana, tendremos una importante sesión destinada a preparar la próxima Cumbre que tendrá lugar en Santiago.

Como bien dice el subsecretario de estado adjunto, nos espera una ardua, compleja y, a la vez, estimulante jornada. Estoy cierto que con la activa participación de todos ustedes, podremos obtener en ambas reuniones las necesarias respuestas y definiciones, conforme a las instrucciones con que nos han mandatado nuestros respectivos gobiernos.

En el día de hoy, tendremos la ocasión de poder recibir un detallado Informe de los coordinadores responsables de temas que nos preocupan y en los que hemos estado trabajando desde Miami. Así, contaremos con una evaluación del estado y los progresos obtenidos en materia de infraestructura, narcóticos, educación, medidas de confianza, desarrollo sustentable y nutrición.

Aquellos informes, junto a los que nos han entregado en anteriores reuniones los coordinadores de estos y otros temas, nos permitirá, a estas alturas, poder contar con un cuadro general del grado de avance que se ha logrado desde el ano 1994, en el proceso de cooperación e integración iniciado entonces.

Constituirá, por tanto, una tarea prioritaria efectuar una apreciación critica de los resultados globales de aquel esfuerzo hemisférico, con el fin de impulsar. De manera consistente aquellas áreas que por diversas razones pudieren haberse visto retrasadas.

Señores delegados,

En esta misma ciudad nos dimos cita hace unos meses, con ocasión de la séptima reunión de éste mismo grupo de trabajo. En dicha oportunidad, reiteramos nuestra mas decidida voluntad por continuar fortaleciendo el esquema de relación inter hemisférico surgido en 1994, y nos comprometimos a efectuar el mejor de nuestros esfuerzos para llevar a cabo la labor que nos ha sido encargada, con el fin de preparar adecuadamente la próxima Cumbre hemisférica.

Han transcurrido seis meses desde aquel encuentro, y debo 0tresar que junto con aquella declaración de intenciones, cuya relevancia no necesito destacar, se han verificado en nuestro hemisferio una serie e hechos concretos que ponen de manifiesto la determinación de los países de la región por avanzar en éste esfuerzo colectivo.

Así, quisiera mencionar en términos extremadamente positivos el acuerdo de paz logrado en Guatemala. Su concreción enaltece a las autoridades y al pueblo guatemalteco y proyecta una imagen esperanzadora respecto a la consolidación de la paz y la democracia en el hemisferio, poniendo así termino a un doloroso conflicto de mas de treinta años.

Igualmente, desearía saludar a Nicaragua y República Dominicana, cuyos procesos electorales dejan de manifiesto que en las -Américas estamos dando pasos decididos en beneficio de la institucionalidad democrática y de los derechos ciudadanos, al tiempo de expresar a los delegados presentes el mayor de los éxitos en las tareas que sus respectivos gobiernos se han trazado.

En esos mismos términos, me gustaría resaltar la reelección del presidente de los Estados Unidos de América. Esperamos que durante su segundo mandato, el presidente Clinton podrá hacer realidad una serie de iniciativas de importancia para las Américas y que por razones de diferente índole, no pudieron verse concretadas en su primer gobierno.

Desde ya, el anuncio de próximos viajes a la región y de su compromiso por reactivar las iniciativas de integración comercial, son señales promisorias. Igualmente, la confirmación del señor McLarty, como consejero y enviado especial del presidente Clinton para las Américas, constituye otro hecho que saludamos y valoramos muy especialmente.

Asimismo, la realización de la conferencia Cumbre de desarrollo sostenible, a la cual usted también se refería, en la ciudad de santa cruz de la sierra, Bolivia, es otro paso en éste compromiso conjunto de cooperación. Sus resultados son una contribución sustancial para la materialización de las metas determinadas en Miami.

El esfuerzo desarrollado por el país anfitrión, y la constructiva labor diplomática. Llevada a cabo por los demás países participantes, nos permite hoy exhibir un acuerdo hemisférico en una materia de particular relevancia.

A la vez, dais atrás se desarrollo la reunión de viceministros de comercio en la ciudad de Recife, Brasil. Estoy seguro que bajo la coordinación del gobierno de Brasil, el trabajo destinado a configurar un área de libre comercio de las amer1cas, permitirá. El mayor avance posible, y que de la reunión ministerial de Belo Horizonte, surgirán los acuerdos adecuados y necesarios para cumplir con aquel trascendental objetivo.

Sabemos que al respecto deberán desarrollarse los mayores esfuerzos, para llegar a Santiago con resultados que pongan de manifiesto los compromisos adoptados en Miami. De allí que los países que participan en los grupos de trabajo tienen un gran y no menos complejo desafío por delante.

Quisiera también desear éxito a las autoridades del gobierno del ecuador y expresar nuestra esperanza en que la institucionalidad democrática resulte reforzada en ese país hermano, frente al proceso que allí acaba de tener lugar.

Asimismo, quiero transmitir al gobierno del Paraguay, que asumió la secretaria pro tempore del Grupo de Río - mecanismo que junto a otros grupos regionales, se ha destacado por su activa participación y contribución a éste proceso de dialogo, cooperación e integración hemisférica -, nuestro deseo de éxito en su tarea coordinadora.

La labor desarrollada por los países de la región que integran la comunidad iberoamericana, talv1bien debe ser resaltada en éste esfuerzo por perfeccionar nuestra institucionalidad democrática, profundizar la cooperación regional y mejorar los niveles de vida de nuestros pueblos.

Dicha instancia se ha convertido en un significativo canal de dialogo y cooperación del cual surgen consensos en materias que preocupan son de atención especial en las Américas, y cuyos contenidos pueden ser de interés, en definitiva, de todos los países aqui presentes.

Tambien quisiera recordar en esta oportunidad, en forma muy especial y con el mayor afecto, al señor canciller del Perú, quien esta sufriendo, o a otras importantes figuras del quehacer nacional de ese país y de representantes diplomáticos de otros estados, el flagelo del terrorismo, del cual lamentablemente ninguno de nosotros esta exento.

Señores delegados,

Estamos avanzando gradualmente hacia horizontes que tan solo hace algunos años eran impensables. Los consensos alcanzados respecto al beneficio que reporta a nuestros pueblos una democracia sólida, basada en una activa participación ciudadana; un modelo económico caracterizado por el libre comercio; la necesidad de una mayor integración y cooperación hemisférica; y de una ampliación del dialogo y de las consultas entre los estados, son los ejes rectores de nuestra acción hemisférica.

Los programas concretos que hemos ido estructurando para profundizar tales directrices, nos permiten exhibir resultados positivos en muchas áreas. Debemos perseverar en ese esfuerzo colectivo, prestando atención prioritaria a las urgentes necesidades de nuestros pueblos a través de una agenda clara y precisa configurando cursos de acción conjuntos.

Ello nos llevara a superar los mas agudos problemas de nuestra región y a eliminar las carencias que afectan a gran parte de nuestros pueblos. En esa medida habremos respondido en forma responsable a los desafíos y oportunidades que la actual situación mundial nos ofrece.

No debemos olvidar que la Cumbre de Santiago tendrá lugar a tan solo un año y meses del próximo milenio, de manera que será una tarea de todos nosotros el que ella constituya una autentica puesta en relieve de aquellos temas que verdaderamente interesan a nuestros ciudadanos, hombres y mujeres de nuestro hemisferio, que muchas veces observan con desesperanza que el progreso es privilegio de otros.

De ahí que queremos que la segunda Cumbre de las Américas constituya, en verdad, una instancia principal que permita definiciones y señale oportunidades reales para quienes mas necesitan la transformación que, a través de éste encuentro hemisférica de jefes de estado y de gobierno, pretendemos llevar adelante.

Muchas gracias. 

[SIRG/1997/VIII/tracker.htm][SIRG/1997/VIII/tracker.htm]