Discurso del Dr. César Gaviria, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos

XII Reunión del Grupo de Revisión de la Implementación de la Cumbre de las Américas

Cancún, Quintana Roo, México, 15 - 16 de enero 1998


Versión estenográfica del discurso del Dr. César Gaviria, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, con motivo de la XII Reunión del Grupo de Revisión de la Implementación de la Cumbre de las Américas (GRIC)


Tengo que comenzar estas palabras expresando las sinceras congratulaciones de la Secretaria General por haber sido elegida nuevo Secretario de Relaciones Exteriores de México. Tengo la seguridad -porque la conozco a usted desde hace bastante tiempo y sé el rol trascendental que ha jugado en la política exterior de su país- que le va a dar gran continuidad a una politica exterior que todos los americanos respetamos por su coherencia, por su continuidad, por la vinculación que ya tiene en general con el desarrollo económico y social de México.

Cuando estuve examinando antes de esta Reunión el papel de la Organización de los Estados Americanos en el seguimiento de la próxima Cumbre y de los mandatos presidenciales en esa Cumbre de Chile, pensé que a diferencia de lo que he hecho en pasadas oportunidades era más conveniente dar una versión verbal de cómo el Secretario General ve a la OEA, al Sistema Interamericano y al seguimiento de las disposiciones presidenciales.

Tengo que comenzar por decir que ya tengo una valoración bastante positiva de lo que ha ocurrido hasta el momento desde la Cumbre de Miami. Positiva, en primer lugar, por las dimensiones que ha adquirido la acción colectiva y por las características que ya tiene. Primero, por el clarísimo reconocimiento que se hace de que la mayor parte de la acción colectiva debe ser, responsabilidad de los paises y de que los actores, en este proceso, son los países, no las instituciones. Son los países los que tienen inmensas posibilidades de hacer avanzar la acción coÍ ectiva en este hemisferio. Las Instituciones como la OEA son apenas instrumentos, herramientas de lo que los paises deciden, la manera como los países esperan que la acción colectiva avance en nuestro hemisferio. Las Cancillerías han jugado un papel principalisimo en hacer avanzar esa acción colectiva, en realizar las reuniones y los seminarios y dar los pasos necesarios para que los mandatos de Miami tuvieran fiel cumplimiento. Lo que la OEA tiene y tendría que hacer en el futuro es amoldarse a esas circunstancias, conseguir que los mandatos politicos presidenciales se conviertan automáticamente en los mandatos politicos de la organización, hacer que su agenda sea la misma que la de las Cumbres Presidenciales y no una diferente. Y quiero hacer particular énfasis en eso: la necesidad de unificar la agenda. Hasta el momento hemos avanzado en crear una especie de estructura de naturaleza paralela que, de alguna manera, lleva implicita una duplicación de la agenda, ya que hay reuniones que tienen carácter de reuniones de la Cumbre, reuniones de carácter ministerial y otras que no lo son. Creo que es obligación de nosotros en la Organización -y espero que ese punto de vista lo compartan los viceministros y subsecretarios presentes en esta reunión- el buscar una manera para unificar esa agenda, para conseguir crear una verdadera arquitectura hemisférica que haga posible el que nuestras actividades se entiendan en función de los mandatos politicos presidenciales, y no con una agenda diferente ni propia a aquella que se decide en los más altos niveles politicos.

Yo creo que hemos tenido y que tenemos hoy una buena valoración de lo que el GRIC ha representado para el cumplimiento de los mandatos de Miami. Sin duda sus mecanismos han sido ágiles, sin duda es un grupo que ha conseguido que se establezcan responsabilidades con claridad, que se haga un buen monitoreo de los temas que fueron objeto de decisión por parte de los Presidentes, y todos estamos de acuerdo en que GRIC debe tener una continuidad hacia el futuro. Sin embargo, diría que hay que hacer lo posible para que ese Grupo se incorpore a la institucionalidad del Sistema Interamericano, porque se puedan usar sus procedimientos ágiles y eficaces en cuanto a lo relacionado con la coordinación, con la definicion de los paises que de alguna manera puedan asumir la responsabilidad de llevar adelante los diferentes temas. Pero es absolutamente esencial que esas decisiones se tomen dentro del Sistema y que los temas de negociación política se adopten dentro de las Instituciones del Sistema Interamericano.

Es importante que establezcamos un seguimiento muy preciso y específico para cada tema. Yo diría que tan pronto transcurra la próxima Cumbre va a ser necesario establecer un mecanismo de seguimiento para cada tema; y, en la medida de lo posible, que ese seguimiento se haga por medio de reuniones especializadas. Creo que hemos ganado bastante a lo largo de estos aflos en el reconocimiento de que muchos de los sectores administrativos de nuestros paises son protagonistas de la acción colectiva. Pero eso ha hecho también mucho más complejo la participación de los paises en los temas de la Cumbre. Y ha llegado el momento de que usemos más a la OEA para hacer una buena coordinación, una mejor coordinación a lo largo del año, en la multiplicidad de eventos y reuniones que se están realizando en el hemisferio. Me parece que podríamos usar mucho mejor la Asamblea de la Organización de los Estados Americanos para conseguir ese objetivo, para hacer una programación anual de las reuniones que se van a realizar en la medida que eso sea posible, para que la OEA pueda hacer un mejor seguimiento de las actividades que se deciden en relación con los mandatos presidenciales. Creo que eso es particularmente importante, y que estas reuniones ministeriales deben tener una negociación politica para que se determine cuál es el alcance de cada una, y cuál su agenda. Me parece que esto se debe de hacer se una manera relativamente estandarizada. Nosotros hacemos en la OEA distintas reuniones de carácter ministerial; todas tienen un formato diferente, todas fueron desarrolladas con una iniciativa diferente, y me parece que cuando hablamos de una arquitectura hemisférica debemos establecer una, serie de criterios bajo los cuales una reunión ministerial se debe realizar, y con cuáles caracten'sticas.

Va a ser cada vez más dificil acoplar los recursos financieros y humanos de las cancillerias y de las instituciones. Por eso hay que darle una mayor importancia a los temas de coordinación. He oido algunas ideas en el sentido de que es necesario vincular a la Organización o al Secretario o a su Representante con los temas de coordinación, y me parece que eso es particularmente importante.

Es probable que se necesiten más instancias de coordinación. Se ha ido avanzando en la idea de que la OEA haga la memoria institucional del proceso. Creo que no se discute mucho ese punto. También parece conveniente que la OEA y otras instituciones del Sistema presten cooperación de carácter técnico y prepaTen documentos para las reuniones de carácter ministerial y de expertos, siguiendo tal vez la experiencia de los grupos de trabajo de comercio, de la CICAD, de la CITEL o de ese tipo de organizaciones. Pero si avanzamos por ese camino, es claro que hacer una buena programación de los recursos de la organización es particularmente crítico. Y por ello nosotros -y creo que en eso comparto el sentimiento de las misiones que representan a los paises en la organización- quisiéramos participar de manera mucho más activa y poder hacer una mejor programación de los recursos de la Organización de los Estados Americanos.

La OEA ha venido cambiando a lo largo de estos años, y creo que eso es importante. Yo quisiera hacer unas precisiones a este respecto. A lo largo de estos años9 la OEA se ha ido convirtiendo -y creo que deberíamos hacer de éste un propósito más claro- en un centro de información. Más que seguir el viejo patrón de que la OEA era una especie de centro del conocimiento que podía otorgar cooperación y que tenla la capacidad de cooperar con los paises en tantas áreas, la OEA hoy -y esa es una ventaja comparativa que tiene la organización- más que eso es, y debe ser, un centro donde haya bancos de datos. Debe ser un centro donde intercambian experiencias los paises; debe ser un centro donde los paises -las agencias de los paises que hoy prestan cooperación- se encuentren para ver cómo damos mayor cooperación en este hemisferio y cómo la enfocamos principalmente en los paises que más lo necesitan, en los paises que deben recibir un beneficio más claro de esa cooperación.

Me parece que esta Cumbre de las Aménicas hacia el futuro del Sistema tiene que ser más solidaria; mucho más solidaria, y que hacia adentro de la Organización debemos ser capaces de tomar las decisiones que le permitan a la cooperación que brinda la organización ser mucho más solidaria, y eso ayudaria a tomar muchas de las decisiones que estamos tomando sobre las caracteristicas de lo que debe ser la OEA.

Con frecuencia se nos pregunta si nosotros podemos asumir estas funciones y si tenemos la capacidad financiera. Es una pregunta que no es fácil de responder. No hay duda de que las funciones de llevar la memoria institucional las podemos atender con los recursos actuales. Cuando ya pasamos a la preparación de documentos para las distintas reuniones, es probable que buena parte de esa tarea la podamos cumplir, pero quizá que necesitemos algunos recursos adicionales o una racionalizar mucho mejor los recursos que tenemos hoy.

Cuando ya se habla de cumplir mandatos que aún no conocemos, es probable que la OEA necesite recursos adicionales. Pero una cosa quisiera dejar clara aqui: tanto en materia de estructura como en materia de financiación5 la idea de acometer una reforma de la OEA y adecuar mucho más la organización a las necesidades del momento, es válida, y es probable que simplemente seguir los mecanismos intemos de la organización no nos permita cambiar la OEA al ritmo que se requiere. Pero no podemos buscar el camino de la reforma como una manera de eludir decisiones bastante simples.

La OEA necesita que le paguen sus cuotas oportunamente. No hay nada sobre financiación que sea mejor ni que pueda compensar el pago oportuno de las obligaciones a la organización: eso es esencial. Nada puede reemplazar el que a nosotros, por lo menos, se nos devuelva la inflación cada año. Ya van a ser cinco años en los que eso no es posible. Obviamente nosotros hemos asimilado esa determinación que tomaron los paises o que se ha ido imponiendo a lo largo del proceso. Pero ese tipo de cosas tan simples no pueden sustituir, y son mucho más apremiantes y más urgentes que simplemente examinar las otras posibilidades de financiación que tenga la OEA o esperar un aumento de cuotas.

Y en materia de reforma de la organización, también hay algunas decisiones que yo no creo que se deberían aplazar y que más bien tienen que ver con decisiones tomadas en las misiones, en las cancillerías, sobre cómo administrar el presupuesto de la organización, cómo tomar decisiones en materia de cooperación, cómo tomar decisiones en materia de oficinas nacionales y cómo reorientar los recursos de la organización.

Sí, la OEA necesita reformas. Pero antes que reformas necesita decisiones. Primero debería haber decisiones claras, un mensaje claro del tipo de decisiones que son importantes, y después una etapa de reforma. Yo me temo que con el pretexto de la refonna no tomemos las decisiones que pudiéramos tomar más tempranamente y aplacemos temas que son esenciales. Para empezar, desde luego, el cumplimiento de las cuotas, devolvemos la inflación, cosas que son bastante simples y bastante claras.

Yo no quisiera decir muchas más cosas en este momento. Quisiera agradecerle en general a todo el Grupo de Seguimiento el reconocimiento de que la OEA debería jugar un papel más importante en este proceso de seguimiento. Yo creo que en eso hay una gran identidad. Pero más allá de eso de verdad quisiera que todos los Viceministros, los Directores, los Subsecretarios que están aqui nos ayuden en la tarea, también, de agilizar la refórma interna de la organización; de preocuparse porque podamos tomar las decisiones que nos ayuden a cambiar la organización a los requerimientos de estos tiempos.

Yo no tengo duda de que la OEA tiene la capacidad de cumplir con las, demandas y con las exigencias de los paises para que los mandatos presidenciales tengan cabal cumplimiento; pero también creo que las Cancillerías nos pueden ayudar en la tarea de transformar la organización: hacer de la OEA lo que los paises necesitan de ella.

La OEA no es nada en especial. La OEA la podemos fórmar, o la pueden formar los paises aquí representados como quieran. Y yo creo que la OEA puede ser un instrumento importante de cambio y de acción colectiva. Algunas tareas que hemos asumido en estos afíos han demostrado que podemos responder con prontitud aún en áreas en las cuales no teniamos mayor experiencia. De manera que yo de veras creo que la OEA puede asumir muchas de estas responsabilidades, pero que también los paises pueden contribuir mucho más a que la OEA cambie, a que la OEA se transfórme, a que la OEA haga un uso mucho más racional de sus recursos, a que la OEA deje atrás sus viejas prioridades y se aplique a la nueva agenda de las nuevas prioridades; a que la OEA aproveche la experiencia de las áreas donde ha flincionado mejor para darse ese tipo de estructura y de orientación en todas las demás áreas en que se nos está pidiendo apoyo por parte de los paises. De tal manera que yo quiero expresar toda la voluntad de la Secretanía para que la OEA les sirva a las cancillerias y a los paises, no sólo en el cumplimiento de esos objetivos sino en conseguir que la coordinación de las responsabilidades de las instituciones sea mucho mejor de lo que ha sido hasta el presente.

Porque no tengo duda de que en la medida en que el proceso avance va a ser más comipleio5 va a requerir más coordinación, va a requerir una mejor conciliación de todos los recursos con los que cuentan las instituciones y los paises.

Muchas Gracias Sr. Embajador Martavit. 

[SIRG/1998/XII/tracker.htm][SIRG/1998/XII/tracker.htm]