Hacia un mayor intercambio y análisis de información en lo relativo a los delitos financieros

Propuesta de los Estados Unidos

Como resultado de la Cumbre de Santiago, se llegó a un acuerdo de que todos los países socios deberían establecer Unidades de Análisis Financiero (UAF) como parte de sus programas nacionales contra el lavado de dinero. El establecimiento de las UAF ofrece también la oportunidad de intercambiar información y análisis en-el Hemisferio.

La UAF es una entidad especializada contra el lavado de dinero encargada de tramitar y analizar la información financiera recibida. Algunas UAF están bajo la jurisdicción de los ministerios de hacienda, justicia o relaciones interiores (la policía), el banco central, la oficina del presidente o cualquier combinación de estos organismos. Lo importante es que las UAF tramitan y analizan los datos financieros que reciben. El siguiente diagrama indica las etapas generales de tramitación y análisis que emprende una UAF.

wpeE.gif (5804 bytes)

En la primera etapa, la UAF recibe la información de los intermediarios financieros. Esos informes constituyen la materia prima con la que trabajan las UAF.

En la siguiente etapa, la UAF añade más información procedente de otras fuentes. En el ejemplo que mostramos aquí, la UAF obtiene esta información adicional de las bases de datos de los organismos encargados de aplicar las leyes; sin embargo, podría también obtenerla con la misma facilidad de otras oficinas públicas que conservan datos como, por ejemplo, los registros empresariales, las estadísticas demográficas, los registros de escrituras y transferencia de propiedades, y otros datos disponibles en el comercio. En una posible tercera etapa (donde lo permitan las leyes nacionales), la UAF puede procurar información adicional de sus homólogas en otros países. De hecho, algunos países permiten y fomentan explícitamente esta clase de intercambio de información en sus leyes contra el lavado de dinero.

Cuando se reúne y analiza toda la información, y ésta indica que se han infringido las leyes contra el lavado de dinero, esa información se entrega a las autoridades facultadas para enjuiciar a los infractores. En algunos países, la información no se entrega directamente al fiscal sino que puede enviarse a una entidad policial o de investigación (según la estructura policial y jurídica del país).

En los países donde la UAF es una entidad encargada de aplicar las leyes, la UAF puede estar facultada para investigar el asunto presentado por los intermediarios financieros. En al menos un caso, la UAF puede recibir, analizar e investigar ese asunto, y enjuiciar a los infractores.

Este escenario Puede parecer ideal, pero en ciertos países la legislación y las relaciones entre el sector financiero y los encargados del orden no permiten que exista una unidad con tales poderes. En esas jurisdicciones, las UAF desempeñan el papel de amortiguadoras autónomas entre el sector financiero, por una parte, y las autoridades policiales y judiciales, por otra. Debe observarse que este segundo escenario es tan eficaz como el de la unidad general descrita anteriormente.

Los pasos siguientes para aumentar el intercambio de información y análisis:

A medida que se aplica el artículo de la Cumbre de Santiago que ordena el establecimiento de las UAF en todo el Hemisferio, ello presenta una oportunidad sin precedentes. Esa oportunidad permitiría a las autoridades de cada país de la Cumbre compartir información sobre las últimas tendencias, métodos y tecnologías que utilizan los delincuentes para lavar el producto de sus actividades. Podría proporcionar, en último término, un mecanismo seguro para el intercambio de análisis proactivo y en tiempo verdadero de los casos sospechosos de lavado de dinero.

Todos sabemos que uno de los métodos más populares de lavado de dinero consiste en telegrafiar fondos ilícitos de una jurisdicción a otra, dejando una serie de barreras políticas y jurídicas que deben superar los investigadores cuando tratan de vincular el delito con el producto ¡lícito. Con una mayor cooperación de las industrias de servicios financieros (en la presentación de informes sobre transacciones sospechosas) y de mejores comunicaciones seguras entre los analistas capacitados especialmente, será mucho más fácil seguir la pista de los ingresos ¡lícitos y retirar el motivo lucrativo del delito.

El intercambio de información entre las UAF ya ha encontrado un foro en el grupo internacional llamado Grupo Egmont. Cinco países de la Cumbre (Aruba, Chile, Estados Unidos, México y Panamá) ya se han afiliado al Grupo Egmont y a su programa en la página electrónica segura.

El Grupo Egmont es un foro internacional extraoficial para la cooperación entre las Unidades de Análisis Financiero (UAF). Desde su primera reunion en junio de 1995, el Grupo Egmont, como punto común de referencia, ha definido las funciones que desempeñan las UAF, ha colaborado para que haya más entendimiento acerca de esas entidades en todo el mundo y ha establecido un buen mecanismo para el intercambio de información entre las UAF, todo ello con el objetivo de apoyar a los programas internacionales contra el lavado de dinero de las jurisdicciones participantes. Hasta la fecha, 32 UAF han asistido a las reuniones del Grupo Egmont.

El Grupo Egmont ha creado un mecanismo para el intercambio de información entre las UAF usando una página electrónica segura en Internet. Actualmente, 21 UAF en todo el mundo utilizan esa página electrónica segura. Alentarnos a los países de la Cumbre que todavía no se han afiliado al Grupo Egmont, y que están en vías de establecer una UAF o que ya la tienen, a participar en ese foro o considerar el establecimiento de un sistema parecido en el Hemisferio y su participación en el mismo.

wpe10.gif (4783 bytes)

[SIRG/1999/XVI/tracker.htm][SIRG/1999/XVI/tracker.htm]