INFORME DE CHILE COMO COORDINADOR RESPONSABLE 

DEL TEMA FOMENTO DE LA CONFIANZA Y SEGURIDAD ENTRE LOS ESTADOS

(Informe presentado al XVIII GRIC)

En la II Cumbre de las Américas, los Jefes de Estado y de Gobierno suscribieron una Declaración Política en la que señalaron lo siguiente: "Con profunda satisfacción, constatamos que la Paz, valor esencial para la convivencia humana, es una realidad en el Hemisferio. Destacamos el establecimiento de Centroamérica como una zona de paz, democracia y desarrollo y reconocemos los esfuerzos para la eliminación de las minas antipersonal y la rehabilitación de sus víctimas. Continuaremos fomentando la confianza y la seguridad entre nuestros países a través de medidas tales como las señaladas en las declaraciones de Santiago y San Salvador sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad. Alentamos la solución pacífica de las controversias."

Un primer balance arroja importantes logros en este campo, cuyo objetivo final es fortalecer del clima paz y seguridad en la región.

Ejemplo de ello lo constituye, sin duda alguna, los acuerdos de paz suscritos entre Ecuador y Perú en 1998, que han permitido avanzar en un esquema de integración y de cooperación fronteriza sin parangón entre ambos países y la entrada en vigencia del Acuerdo para Precisar el Recorrido del Límite entre el Monte Fitz Roy y el Cerro Daudet, entre Chile y Argentina, de 1998.

En Centroamérica se consolidan los mecanismos establecidos por el Tratado Marco de Seguridad Democrática, instrumento jurídico que se perfila como una importante contribución conceptual para la tarea de concretar modelos y estrategias de seguridad que corresponden a las necesidades de los Estados miembros y se constata importantes avances en los esfuerzos de eliminar las minas terrestres antipersonal de la región, no obstante los problemas creados por los fenómenos climáticos recientes que han afectado los programas en curso.

En el Caribe también se registran importantes avances, especialmente en la implementación de los mecanismos creados por el Tratado de Seguridad Regional, tendientes a fortalecer la cooperación en las distintas esferas que componen las preocupaciones de seguridad de esos Estados.

Al nivel sub-regional también podemos constatar importantes avances. La Declaración Política del MERCOSUR, Bolivia y Chile como Zona de Paz, constituye un hecho significativo en el campo de la seguridad y la defensa en el ámbito hemisférico. No sólo declara una zona de paz y libre de armas de destrucción en masa, sino que los países se comprometen a fortalecer los mecanismos de consultas y cooperación en temas de seguridad y defensa y a avanzar hacia la consagración de dicha zona de paz como una zona libre de minas terrestres antipersonal.

El presente informe contiene una síntesis de estas y de las demás acciones desarrolladas en la región para dar cumplimiento a los mandatos de nuestros Jefes de Estado y de Gobierno plasmados en la Declaración Política y en el Plan de Acción de Santiago. Las acciones y medidas mencionadas demuestran que existe un compromiso de avanzar hacia nuevas formas y conceptos de convivencia pacífica y son sintomáticas del nuevo espíritu que anima a los Estados del Hemisferio.


LA II CUMBRE DE LAS AMERICAS

PLAN DE ACCION

CAPITULO II:  PRESERVACIÓN Y FORTALECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA, LA JUSTICIA Y LOS DERECHOS HUMANOS

Fomento de la Confianza y Seguridad entre los Estados

(I) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Los días 19 y 20 de Abril de 1999 se llevó a cabo en la sede de la Organización de los Estados Americanos el "Foro sobre el Futuro de la Seguridad Internacional en el Hemisferio, encuentro académico-diplomático organizado por la Misión Permanente de Chile ante la OEA y con el apoyo de la Misión Permanente de los Estados Unidos y la Secretaría General de la OEA.

El objetivo del foro fue iniciar un diálogo sobre el futuro de la seguridad hemisférica entre académicos y especialistas de los países de las Américas con el fin de contribuir a una mayor precisión conceptual en definiciones que van desde naciones tradicionales de seguridad con el acento en los aspectos político-militares hasta conceptos mucho más inclusivos, que abarcan dimensiones como las económicos, las sociales y las medio-ambientales.

Además de la clarificación conceptual, el diálogo facilitó el análisis de las experiencias hemisféricas y sub-regionales, tales como el proceso de implementación de medidas de fomento de la confianza y de la seguridad, los avances del concepto de seguridad democrática en Centroamérica y las preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños estados insulares del Caribe.

Por último, se esbozó un primer análisis sobre el funcionamiento de las instituciones interamericanas de seguridad, en especial la Junta Interamericana de Defensa y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).

(II)Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Los países de la región han continuado entregando información a la OEA sobre la aplicación de las medidas y recomendaciones emanadas de las conferencias regionales de Santiago y San Salvador y a la Junta Interamericana de Defensa (JID), que ha continuado compilando las medidas de fomento de la confianza de carácter militar

En lo que respecta al intercambio de información a través de la OEA, los siguientes países han entregado información sobre las medidas de carácter militar como políticas, económicas y diplomáticas que han implementado, tanto al nivel nacional como bilateral y regional (entre paréntesis el nº de documento de la OEA):

De este intercambio de información, se pueden identificar ciertos elementos que vale la pena destacar:

La información recopilada por la JID para la confección del inventario es mayoritariamente de carácter militar y fue mandada por la Conferencia Regional de Santiago y reiterada por la Conferencia Regional de San Salvador. En noviembre de 1998, la JID publicó una primera versión del inventario.

En la elaboración de este inventario, la JID tuvo en cuenta los siguientes aspectos relacionados:

En el inventario se puede apreciar la incorporación de nuevas medidas, que no son de carácter militar, especialmente por parte de los países de América Central y el Caribe Occidental. Estas medidas son las siguientes:

    1. creación del Instituto Centroamericano de Estudios Superiores
    2. Prevención y devolución de actividades delictivas
    3. Recuperación y devolución de vehículos
    4. Funciones de policía marítima
    5. Prevención del contrabando.

Al nivel sub-regional ha habido importantes avances en la materia. De ellos podemos destacar:

(III) Los gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Las preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños Estados insulares se han ventilado en dos foros, principalmente. En la reunión de Alto Nivel realizada en San Salvador, en Febrero de 1998 y en la Comisión de Seguridad Hemisférica de la OEA. En ambos, los siguientes elementos emergen como los factores que influyen en la seguridad de estos Estados:

Al nivel hemisférico la OEA, a través de la Secretaría General ha adoptado algunas medidas en respuesta a estas preocupaciones especiales de seguridad, que dicen relación con los aspectos económicos, medio ambiente y riesgos naturales, la promoción de la democracia y cooperación para la erradicación del tráfico ilícito y el abuso de drogas. Algunas de estas medidas son:

i) aspectos económicos: Apoyo de la Unidad de Comercio de la OEA a través de asistencia técnica a los grupos negociadores y consultivos del ALCA de los países con economías más pequeñas y la organización de seminarios regionales sobre asuntos vinculados al ALCA para funcionarios de los Estados insulares del Caribe.

ii) medio ambiente y riesgos naturales: La OEA, a través de la Unidad de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente ha implementado una serie de programas de asistencia técnica en las esferas de la mitigación de los riesgos naturales y la adaptación al cambio climático mundial, financiados con recursos externos.

iii) promoción de la democracia: El programa Apoyo a Instituciones y Procesos Legislativos, con la participación de las Bahamas, Dominica, Grenada, Jamaica, San Kitts y Nevis, Santa Lucia y Trinidad y Tobago; el programa de Red Líderes Legislativos de las Américas y el programa de Promoción de Valores y Prácticas Democráticas.

Asimismo la OEA está colaborando con la Secretaría del Caribbean Community (CARICOM) para ejecutar el proyecto de Educación para la Democracia en los Estados de la Asociación de Estados Orientales del Caribe (OECS).

iv) cooperación para la erradicación del tráfico ilícito y el abuso de drogas: Programas de asistencia técnica a cargo de la Comisión Interamericana contra el Abuso de Drogas.

(IV) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Los esfuerzos de desminado en la región se han concentrado en Centroamérica, en donde se han desarrollado programas de desminado con la ayuda de la Secretaría General de la OEA (Unidad para la Promoción de la Democracia) y la asistencia técnica de la Junta Interamericana de Defensa. Estos programas tuvieron su inicio en 1992 y a la fecha involucran a Nicaragua, Guatemala, Costa Rica y Honduras. Estos programas nacionales se enmarcan dentro del Programa de Asistencia al Desminado en Centroamérica (PADCA).

Desde sus inicios, estos programas nacionales han contado con el apoyo financiero de Estados miembros de la región y países extra-continentales.

La OEA, a través de la Unidad para la Promoción de la Democracia informa periódicamente a los Estados miembros sobre los avances del Programa de Desminado en Centroamérica (PADCA). La última presentación se efectuó a fines del año pasado, en cuya oportunidad se informó sobre los efectos del huracán Mitch en las tareas de remoción de minas así como los aspectos de coordinación del programa, en especial, las cuestiones relacionadas con el financiamiento internacional, las actividades de recaudación de fondos y sobre los requisitos de infraestructura y equipo. Sobre esto último, se tomó nota de la solicitud del Secretario General formulada a los Estados miembros, requiriendo apoyo técnico, en la figura de expertos en desminado de los estados miembros.

Otras actividades de importancia emprendidas en la región son:

Con relación a la Convención para la Prohibición del Empleo, el Almacenamiento, la Producción y la Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción de 1997, 33 países de la región la suscribieron, de los cuales 24 ya la han ratificado.

En relación con el Registro de Minas Antipersonal de la OEA, establecido mediante resolución 724 (1162/98) del Consejo Permanente de la OEA, el 22 de Mayo de 1998. La participación en el registro ha sido leve, solamente 7 países han entregado información.

(V) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Con relación a la transparencia en materia de políticas de defensa, varios países dieron a conocer, en el ámbito de la OEA, sus políticas de defensa, presentando informes y publicaciones sobre la materia. Sobre el particular, los siguientes países suministraron esta información: Brasil: Política de Defensa del Brasil; Canadá: Documento de Planificación Nacional del Canadá – 1998; Chile: Libro sobre Política de Defensa de Chile; El Salvador: La Nación Salvadoreña, Defensa, Seguridad y Desarrollo; y los Estados Unidos: Transparencia de la Planificación de Defensa de los Estados Unidos.

Con relación al Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas, se efectuó un importante intercambio de ideas, dentro del marco de la OEA, entre los Estados miembros y los expertos de los Estados miembros que participaron en el grupo de expertos gubernamentales sobre el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas, con el fin de proporcionar información sobre los resultados de la labor del grupo, y a la vez, intercambiar ideas sobre la mejor manera de aumentar la participación de la región en dicho Registro.

El Sub-Secretario General de Naciones Unidas para el Desarme y del Director del Centro Regional de Naciones Unidas para la Paz, Desarme y Desarrollo para América Latina y el Caribe informaron sobre las actividades de las Naciones Unidas en materia de desarme y seguridad, con referencia al Registro de Armas Convencionales y al Informe Internacional Estandarizado sobre Gastos Militares de las Naciones Unidas.

Por otra parte, los Estados de la región han seguido participando en el Registro de Naciones Unidas sobre Armas Convencionales y en el Informe Estandarizado sobre Gasto Militar de las Naciones Unidas. Si bien la participación de la región en su conjunto es superior a otras regiones del mundo, no es universal. Como promedio el número de países que envían regularmente la información oscila entre 14 y 16 por año. Esta información es enviada asimismo a la Secretaría General de la OEA, de conformidad con las resoluciones AG/RES. 1409 (XXVI-O/96), AG/RES. 1494 (XXVII-O/97), AG/RES. 1566 (XXVIII-O/98) Y AG/RES.1623 (XXIX-O/99).

Un hito muy importante fue la suscripción, durante la Asamblea General de la OEA celebrada en ciudad de Guatemala, en junio del presente año, de la "Convención Interamericana sobre Transparencia en las Adquisiciones de Armas Convencionales", iniciativa de los Gobiernos de Brasil y los Estados Unidos. En esa oportunidad, 24 Estados suscribieron la Convención que transforma en obligación las recomendaciones de informar sobre estas materias.

La convención estipula la obligatoriedad de informar anualmente sobre las exportaciones y adquisiciones de armas convencionales a la región, así como la obligación de informar, dentro de un plazo de 90 días, toda adquisición de armamentos convencional, sea este por la via de la importación o a través de la producción nacional.

Los informes deberán ser remitidos al Secretario General de la OEA para su distribución a los demás Estados partes. El armamento convencional a que se refiere la Convención es el mismo que figura en el Registro de Naciones Unidas sobre Armas Convencionales.

Cabe destacar, finalmente, la solicitud de Argentina y Chile hecha a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL) en 1998 para la elaboración de índices comunes para la comparación del gasto militar entre los dos países. En cumplimiento a esta solicitud, La CEPAL entregó a los dos países un documento con propuestas. En la II Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Chile y Argentina, que tuvo lugar en mayo del presente año, se acordó comunicar la aceptación de las bases propuestas por la CEPAL. En la Séptima reunión del Comité Permanente de Seguridad Argentino-Chileno (26 y 27 de Julio de 1999) se efectuó un intercambio de información técnica con el objeto de su posterior remisión a la CEPAL para su estudio.

(VI) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

La participación de los países se remonta a las primeras actividades de este tipo por parte de las Naciones Unidas. En noviembre de 1998, Chile anunció su voluntad de aportar contingente para constituir las llamadas "Stand-by Forces" de las Naciones Unidas.

Asimismo, vale la pena destacar los ejercicios conjuntos de mantenimiento de la paz que se han realizado en El Salvador, Guatemala, Nicaragua y en Argentina.

Una actividad que no está dentro del ámbito de los esfuerzos de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas pero que se enmarca dentro de los propósitos generales que anima esa actividad lo constituye los esfuerzos de varios países (Chile, Estados Unidos, Brasil y Argentina) que contribuyeron a la Misión de Observadores Militares Ecuador-Perú (MOMEP), primero en las acciones de pacificación de la zona en disputa y luego en las labores vinculadas a la demarcación definitiva del límite entre ambos países.

(VII) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Las graves consecuencias de los huracanes George’s y Mitch que azotaron el Caribe y Centroamérica y el terremoto que azotó la localidad de Armenia, Colombia, el año pasado, dejaron en evidencia la necesidad de una efectiva coordinación de los países de la región para responder a los desastres naturales.

Al nivel regional, los países se movilizaron para ir en ayuda de los damnificados y coordinar con los países afectados la asistencia humanitaria. En esta actividad tuvieron una participación destacada la Secretaría General de la OEA y la Organización Panamericana de Salud, ya sea a través de prestaciones específicas de servicios médicos y de socorro (OPS) o coordinando la ayuda financiera y humanitaria internacional.

Durante la Asamblea General de la OEA en ciudad de Guatemala y a iniciativa de algunos del Caribe, se aprobó una resolución que tiene por objetivo actualizar los mecanismos con que cuenta la Organización para enfrentar situaciones de desastres como las creadas por los huracanes George’s y Mitch. Esta resolución, titulada "Mecanismos de la OEA para la Gestión de Situaciones de Desastre" establece el Comité Interamericano sobre Desastres (CIAD), como el principal foro a cargo de los asuntos relacionados con desastres.

El CIAD, integrado el Presidente del Consejo Permanente (quién preside), el Secretario General de la OEA, el Presidente del BID, el Director General de la OPS, el Secretario General del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, el Director General del Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas (IICA), el Presidente de la Junta Interamericana de Defensa (JID) y el Secretario Ejecutivo del CIDI y tendrá por función la de servir de principal foro de la OEA para el análisis de temas vinculados con desastres, incluida la concepción estratégica del tema, para lo cual proporcionará al Consejo Permanente asesoramiento y recomendaciones con respecto a cuestiones vinculadas con desastres, teniendo especialmente en cuenta las políticas y los programas destinados a reducir la vulnerabilidad de los Estados miembros frente a los desastres.

Otro mecanismo disponible en la región es la Iniciativa Cascos Blancos, incorporada a la OEA en 1997. En Abril de 1998 el Consejo Permanente de la OEA aprobó el Reglamento para la Coordinación de la Inicitiva Cascos Blancos y el uso de su Fondo Especial. En 1998 asimismo la OEA y la Comisión Cascos Blancos-Argentina suscribieron un acuerdo sobre la donación y utilización de los aportes con objetivos específicos de la República Argentina al Fondo Especial Iniciativa Cascos Blancos. El aporte entregado por Argentina ascendió a US$ 500.000.

En Julio de 1999, la OEA suscribió un acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por el cual este último se comprometió un aporte de US$ 750.000 al fondo Especial para proyectos de emergencia sociales de puedan surgir como consecuencia de desastes.

Al nivel sub-regional, se puede destacar los ejercicios "Fuerzas Aliadas Humanitarias" entre Chile y el Salvador, de abril de 1998, los ejercicios de gabinete entre Estados Mayores para apoyo mutuo en casos de catástofre entre las Fuerzas Armadas de Chile y Argentina y las actividades realizadas por la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas, como ser el ejercicio de defensa civil en Nicaragua (abril de 1998) y el simulacro de incendio forestal en Guatemala (junio de 1998).

(VIII) Los Gobiernos:

El 26 de Octubre de 1998, los presidentes del Ecuador y el Perú suscribieron en Brasilia los acuerdos que dan por concluida definitivamente las diferencias que durante décadas habían separado a los dos países. Los acuerdos suscritos en esta oportunidad fueron los siguientes:

En esa oportunidad, ambos mandatarios suscribieron asimismo el Acta Presidencial de Brasilia en que dejan constancia que con los acuerdos suscritos quedaron resueltas, en forma definitiva, las diferencias fronterizas entre los dos países, y dejan registrada la firme voluntad de sus respectivos gobiernos de culminar, dentro de un plazo mas breve posible, la fijación en el terreno de la frontera común.

En esa misma oportunidad resaltan su reconocimiento por el papel fundamental desempeñado para el logro de los entendimientos por los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos, países garantes del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Rio de Janeiro, de 1942.

Con fecha 7 de Abril de 1999 se realizó, en Lima, el canje de ratificaciones de estos acuerdos. En esa oportunidad, ambos países se comprometieron a ampliar y robustecer el marco de las relaciones bilaterales.

Con fecha 13 de Mayo de 1999, se colocó el último hito en la frontera común, con lo cual entraron en vigencia los acuerdos suscritos en Brasilia.

En Agosto de 1999 entró el vigencia el Acuerdo entre la República de Chile y la República Argentina para Precisar el Recorrido del Límite desde el Monte Fitz Roy hasta el Cerro Daudet, suscrito en diciembre de 1998.

(IX) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

Entre el 30 de Noviembre y el 3 de Diciembre de 1998, se llevó a cabo en Cartagena de Indias, Colombia la III Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, adoptando la Declaración de Cartagena. En ella los ministro de defensa y responsables de la defensa destacan, entre otras, la relevancia de los compromisos hechos por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cumbre de las Américas para promover el diálogo regional y fomentar un clima de seguridad y confianza entre las Naciones del Hemisferio; la necesidad de fortalecer las instituciones relacionadas con los distintos aspectos de la seguridad y mejorar los mecanismos que permitan brindar apoyo para la prevención, antes, durante y después de los desastres naturales; su condena a todas las formas de terrorismo; su compromiso con el Derecho Internacional; su firme adhesión a los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En materia de medidas de fomento de la confianza y de la seguridad, reiteran la importancia de estimular reuniones e intercambios entre autoridades de seguridad, militares, y de defensa, sean estas de carácter bilateral, subregional o regional; el derecho a cada nación a mantener fuerzas de seguridad, militares y de defensa para cumplir con las responsabilidades consagradas en su Constitución, de acuerdo con las cartas de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos; la importancia y efectividad de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas CFAC, como un organismo regional de seguridad y defensa; su apoyo a la participación voluntaria y activa de las naciones del hemisferio en las operaciones de mantenimiento de la paz y a los esfuerzos de la Organización de los Estados Americanos para liberar a la región de los peligros que representan las minas antipersonales; el apoyo a un enfoque práctico para enfrentar los potenciales efectos desestabilizadores de la proliferación de armas pequeñas y ligeras, reconociendo la importancia de la Convención Interamericana contra la Fabricación y el Tráfico Ilícitos de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales Relacionados.

Por último, los Ministros y responsables de Defensa aceptaron el ofrecimiento del Gobierno del Brasil de ser sede de la IV Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas en el año 2000

(X) Los Gobiernos:

Acciones emprendidas en la región

La Comisión de Seguridad Hemisférica de la OEA efectuó dos sesiones para considerar estos mandatos.

El 25 de Febrero de 1999, la CSH efectuó una revisión de la implementación de las medidas de fomento de la confianza y de la seguridad adoptadas en Santiago y San Salvador, respectivamente, para lo cual contó con la presencia de los presidentes de ambas conferencias.

En esa oportunidad los Estados miembros informaron sobre las medidas ya adoptadas por sus respectivos países con miras a implementar las medidas de fomento de la confianza y de la seguridad, y reiteraron la importancia de dichas medidas para alcanzar la transparencia en la región y señalaron que la consideración de este tema en la OEA es índice del compromiso asumido por los Estados miembros con las medidas de fomento de la confianza y de la seguridad.

Posteriormente, los días 20 y 21 de Abril del presente año, la CSH celebró una especial, con la participación de expertos de las capitales para a) realizar un análisis sobre el significado, alcance y proyección de los conceptos de seguridad internacional en el Hemisferio, con el propósito de desarrollar los enfoques comunes más apropiados que permitan abordar sus diversos aspectos, incluidos el desarme y el control de armamentos; y b) identificar las formas de revitalizar y fortalecer las instituciones del sistema interamericano relacionadas con los distintos aspectos de la seguridad hemisférica.

En dicha oportunidad, la discusión incluyó, inter alia, la redefinición del concepto de seguridad y las nuevas amenazas de seguridad; el papel de la OEA, de la Secretaría General de la OEA y de la Junta Interamericana de Defensa; el fortalecimiento de la Comisión de Seguridad Hemisférica; la cooperación entre los Estados miembros para lograr una solución temprana a las controversias y una respuesta a las amenazas a la seguridad; y la necesidad de contar con mecanismos para mantener la seguridad a largo plazo.

Como resultado de este primer intercambio de ideas, la Asamblea General de la OEA, realizada en Guatemala, en junio del presente año acordó las siguientes actividades:

[SIRG/1999/XVII/tracker.htm][SIRG/1999/XVII/tracker.htm]