Palabras del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Dr. César Gaviria, en la instalación de la XVII reunión del Grupo de Revisión e Implementación de las Cumbres
Washington, D.C., 19 de noviembre de 1999

 

Les doy la bienvenida a la sede de la Organización para esta reunión del Grupo de Revisión e Implementación de las Cumbres de las Américas. Antes de referirme a los temas objeto de nuestro encuentro, permítanme expresar la satisfacción que todos los americanos sentimos por el acuerdo alcanzado entre Perú y Chile que permite poner feliz término a un conflicto que enfrentó a dos países hermanos hace más de un siglo. Los presidentes Fujimori y Frei, en un acto de coraje y decisión, han demostrado una vez más, como lo hicieron en el pasado al resolver los diferendos con Ecuador y Argentina respectivamente, que la solución pacífica de controversias es el principio esencial que debe regir la relación entre los países de las Américas. Esta acción fortalece las políticas en práctica para mejorar la confianza y la seguridad entre los estados.

Quiero al iniciar esta sesión de trabajo expresar nuestro reconocimiento al Embajador Portales, quien con inteligencia, dedicación y profesionalismo, orientó las labores del GRIC y de la Comisión de Cumbres de la OEA. Gracias también a los otros integrantes de la troica, los Embajadores Marrero de Estados Unidos y Boehm de Canadá. Le deseamos éxitos al Señor Subsecretario de Canadá, George Haynal, quien a partir de hoy asume la presidencia del GRIC.

Señor Presidente, Señoras y Señores:

Cada vez es más claro para todos como el proceso de Cumbres ha transformado de manera radical la dinámica y la naturaleza misma del diálogo político en el hemisferio. Gracias a estos encuentros periódicos de nuestros Jefes de Estado y de Gobierno, y al proceso de seguimiento de sus decisiones que se ejerce en este grupo, hemos visto enriquecer los espacios de reflexión y cooperación, el intercambio de experiencias, las acciones colectivas y el ámbito y relevancia de las instituciones hemisféricas.

Quiero en este informe concentrarme en resaltar como en diversos ámbitos se han ido formulando políticas de alcance hemisférico, como han ido surgiendo nuevas instituciones, como se han expandido los sistemas de información, como se han realizado intercambios de experiencias exitosas, y como la cooperación y el multilateralismo han adquirido dimensiones insospechadas frente a los nuevos desafíos.

Hace un poco más de un mes, en Montevideo, los Estados Miembros, reunidos en el seno de la CICAD, adoptaron el Mecanismo de Evaluación Multilateral para dar seguimiento al progreso de los esfuerzos conjuntos en la lucha contra el problema de las drogas en el hemisferio. El MEM es un instrumento de carácter gubernamental, inspirado en la Estrategia Hemisférica Anti-Drogas, y está basado en los principios de responsabilidad compartida, reciprocidad, integralidad y respeto por las jurisdicciones nacionales. Su diseño incluye indicadores que cubren todos los aspectos relacionados con el fenómeno de las drogas, y todos esperamos cuente con una metodología y procedimientos de aplicación claros y transparentes. Se trata de un mecanismo de evaluación que no busca sancionar sino por el contrario convertirse en el motor orientador de la cooperación y del progreso común en el combate al flagelo de las drogas.

Durante la pasada sesión de la Asamblea General de la OEA, los Estados miembros, en el área de medidas de fomento de la confianza, firmaron la Convención Interamericana sobre Transparencia en las Adquisiciones de Armas Convencionales, cumpliendo así, de manera particularmente rápida, con el mandato de la Cumbre de Santiago de perfeccionar el sistema de registro que, de estas adquisiciones, llevan las Naciones Unidas. La Convención hizo obligatoria y vinculante una medida hasta entonces voluntaria. La información suministrada será más actual y pertinente, ya que deberá incluir el reporte de cada operación de compra o venta de armamento. Finalmente, y hacia el futuro, lo más importante es que la convención prevée la modificación, a través de conferencias de los Estados parte, de las categorías de armas incluidas en los reportes nacionales. Esto permitiría incorporar nuevos tipos de armas, conforme el Hemisferio continúe avanzando en la construcción de un nuevo panorama de seguridad regional. Este mecanismo de revisión de la aplicación y pertinencia de las disposiciones de la Convención garantiza su eficacia en el futuro.

Por su parte, la Comisión de Seguridad Hemisférica ha seguido avanzando en sus trabajos relacionados con el cumplimiento de los mandatos dispuestos en las Cumbres. El mes pasado tuvo lugar una reunión de expertos en Cartagena de Indias para diseñar un programa de educación para la paz, una de las medidas de fomento de la Confianza adoptadas en Santiago en 1995.

En días pasados la Secretaría General recibió el décimo instrumento de ratificación de la Convención Interamericana contra la producción y el tráfico ilícitos de armas de fuego. El Comité consultivo previsto en la convención podrá iniciar sus labores, facilitando y promoviendo la cooperación entre los estados para combatir el flujo ilegal de armas que alimenta la violencia en la región.

La segunda Conferencia especializada sobre el tema del terrorismo, ordenada por los Presidentes en Santiago y realizada en Mar del Plata, propuso el establecimiento de un Comité Interamericano contra el Terrorismo de carácter permanente, compuesto por las autoridades nacionales competentes en la materia. Aprobado por la Asamblea General de Guatemala, el CICTE tuvo su primera reunión en Miami a finales del mes pasado. Allí se aprobó un programa de trabajo que facilitará la coordinación, el intercambio de información y la cooperación entre los gobiernos, las autoridades judiciales, policiales y de investigación para combatir y eliminar las actividades terroristas en el continente, dentro del marco de nuestros estados de derecho.

En cumplimiento de un mandato del Plan de Acción de Santiago, y bajo las directrices dadas a la OEA por los Ministros de Justicia en su II Reunión en Lima, los Gobiernos aprobaron, durante el Período Extraordinario de Sesiones de la OEA, el 15 de noviembre último, el Estatuto del Centro de Estudios de Justicia de las Américas, propuesto por el grupo de trabajo eficientemente presidido por la Embajadora Ramacciotti. Estoy convencido que el Centro, con el apoyo de los Gobiernos y de las entidades académicas de todo el continente, se constituirá en un valioso instrumento para apoyar la reflexión y la colaboración que deben presidir las estrategias de modernización de los sistemas judiciales de todos nuestros países.

Para hacer frente a las amenazas y los peligros que fenómenos naturales como los huracanes, los terremotos, las inundaciones o las erupciones volcánicas representan, y para reducir al máximo la devastación que siembran a su paso, la Asamblea General de la OEA, en desarrollo de los mandatos de Santiago y de Santa Cruz de la Sierra, tomó la decisión de crear un Comité Interamericano para la Reducción de los Desastres Naturales, con la participación de actores claves del sistema en sus ámbitos político, económico, de salud pública y de apoyo al desarrollo.

Se han constituido tres grupos de trabajo que informarán y propondrán al Consejo Permanente estrategias y políticas para fortalecer la capacidad de respuesta frente a las emergencias humanitarias, para incorporar la prevención de desastres en el marco de las políticas de desarrollo, y para avaluar y reducir la vulnerabilidad de la infraestructura económica y social de nuestros países.

La Comisión Interamericana de Desarrollo Sostenible (CIDS) por su parte, recomendó convocar a una reunión de Ministros de Medio Ambiente o encargados del tema, en el año 2001, para evaluar los avances y sugerir nuevas acciones y prioridades en la implementación de los mandatos de la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible de Bolivia.

Hasta Santa Cruz las responsabilidades de la OEA en materia de desarrollo se limitaban a la ejecución de proyectos, para lo cual la Organización había logrado considerables recursos externos. Pero la Cumbre realizada en el 96 cambió la vocación de la OEA, pues colocó al Hemisferio Occidental a la cabeza del resto del mundo, vale decir la primera región que elaboró un plan básico de Desarrollo Sostenible en el marco de los acuerdos globales logrados en Río de Janeiro. Al hacer la Secretaría la evaluación de lo alcanzado desde la celebración de la Cumbre por mandato de los Presidentes, en un informe que fue entregado a los Gobiernos en Santiago, encontramos además de los logros las limitaciones que tal vez sólo una reunión de carácter ministerial podría ayudar a resolver.

La Cumbre de Santiago, reiteró igualmente la necesidad de promover escenarios de diálogo y participación en la toma de decisiones públicas por parte de la sociedad civil. Allí se propuso que la OEA sirviese de foro para el intercambio de experiencias y de información. Una Comisión Especial, encabezada por el Embajador Vivanco del Ecuador, está encargada de redactar los lineamientos y directrices que regulen con trasparencia y coherencia la participación de la sociedad civil en la Organización.

En estos meses hemos asistido, resultado de esa dinámica, a diversas reuniones de la OEA en seguridad hemisférica, en poblaciones indígenas y en la propia preparación de esta reunión, donde se han escuchado las voces no sólo de las ONGs, sino también de expertos y representantes de distintos sectores de nuestras sociedades.

Por iniciativa del Embajador Peter Boehm, en el seno de la Comisión Especial de Gestión de Cumbres se contó con la participación de expertos de la sociedad civil y de los gobiernos para compartir abierta y constructivamente sus experiencias en los temas que hoy serán revisados en el GRIC. La reunión fue transmitida por Internet a todos los países del Hemisferio.

Por otro lado, ya estamos en la etapa de finalización de la formulación de la Estrategia Interamericana para la Promoción de la Participación Pública en la Toma de Decisiones sobre Desarrollo Sostenible en las Américas. La Secretaría apoya a los coordinadores responsables del mandato sobre sociedad civil en el GRIC, con el fin de elaborar una propuesta de participación de la Sociedad Civil en la presentación de propuestas para la próxima cumbre de Canadá. Finalmente, la Fundación de las Américas está preparando una serie de eventos subregionales en Latinoamérica, dirigidos a periodistas, funcionarios de gobierno, sociedad civil y organismos multilaterales, para promover la cooperación entre los distintos actores sociales en la lucha contra la corrupción.

En cumplimiento de un mandato de la Cumbre de Santiago, se llevó a cabo entre el 8 y el 12 de este mes una exitosa primera reunión del "Grupo de Trabajo para considerar la propuesta de Declaración Americana sobre los Derechos de las Poblaciones Indígenas". Unos 50 representantes indígenas de distintos pueblos indígenas y organizaciones indígenas de 16 países participaron en la reunión. Ello debe ahora traducirse en la construcción de un marco regional que proteja los derechos indígenas en armonía con los estándares universales de derechos humanos, siempre afirmando los principios de la universalidad y la indivisibilidad de éstos.

El avance de la mujer en todas las esferas del que hacer del hemisferio es un objetivo de la OEA y de las dos Cumbres de las Américas. La OEA, a través de CIM, auspició "La Cumbre Económica para la Mujer de las Américas" que se realizó en Buenos Aires el 11 y 12 de noviembre pasados. Allí se congregaron centenares de dirigentes de todo el continente para afirmar el liderazgo alcanzado por la mujer como actor económico, y su extraordinario potencial para hacer prosperar nuestras sociedades y nuestros economías. La participación activa de la mujer en las estructuras de poder y de toma de decisiones es tal vez, en este fin de siglo, el componente más importante para lograr equidad de género y para avanzar en la igualdad de oportunidades en nuestras sociedades. Se espera que el apoyo a las microempresas ayudarán a hacerle frente al fenómeno de la feminización de la pobreza.

En cumplimiento de un mandato de la Cumbre, es responsabilidad de todos impulsar las recomendaciones contenidas en el informe del Relator especial para los derechos de la mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, denominado "Normas y prácticas de los Estados miembros de la OEA con referencia a sus obligaciones internacionales de promover y proteger los derechos de la mujer."

Para promover las políticas de igualdad y lucha contra la discriminación de la mujer, la Secretaría General y la CIM están convocando una reunión Ministerial de las Américas que tendrá lugar en Washington en abril próximo.

Señoras y Señores,

Este panorama de los avances en el cumplimiento de los mandatos de la Cumbre de Santiago no podría concluir sin una mención específica al proceso de creación del Area de Libre Comercio de las Américas.

En la nueva etapa de negociaciones el Comité de Negociaciones Comerciales, compuesto por los viceministros, le ha dado el marco de acción a los Grupos de Negociación y ha conseguido mantener el proceso activo en el itinerario planeado. En el último año cerca de 900 negociadores de los 34 países se han estado reuniendo en Miami y han estado discutiendo temas que van desde tarifas y barreras no arancelarias, hasta agricultura, propiedad intelectual, políticas de competencia, inversiones y servicios. Estos grupos de negociación y comités especiales avanzaron significativamente en identificar los enfoques y metodologías para las negociaciones en cada una de las áreas, y en iniciar el desarrollo de un posible texto de los capítulos del eventual acuerdo ALCA.

Son fundamentales también las acciones de cooperación y asistencia técnica que estamos desarrollando en el seno de la OEA para la formación y entrenamiento de negociadores, y para el acceso a la información y el fortalecimiento institucional, especialmente en beneficio de las economías pequeñas, y con el fin de ayudar a los países a cumplir sus compromisos dentro de la OMC. De veras creemos estar realizando un significativo aporte para cerrar la brecha entre países que no tienen suficientes recursos humanos y financieros, ni suficiente experiencia en negociaciones complejas, y aquellos que tienen la más amplia experiencia en las negociaciones globales.

Los Ministros dieron instrucciones a los Grupos de Negociación para que concentren sus esfuerzos en la preparación de un borrador del texto de lo que serían los capítulos del ALCA. Se aprobó un paquete de medidas de facilitación de negocios que agilicen el tránsito de las mercancías. Así mismo, se tomó la decisión de considerar las medidas de facilitación como un proyecto contínuo, desde ahora hasta el 2005.

Se logró un acuerdo para llevar una declaración de los países miembros a la próxima reunión de la OMC, con ocasión del encuentro Ministerial de Seattle, con miras a trabajar por la eliminación de los subsidios a las exportaciones agrícolas de los países miembros de la OMC.

Señores Coordinadores:

Tenemos hacia adelante una importante tarea de coordinación y apoyo técnico a distintos esfuerzos sectoriales que están promoviendo un verdadero y vasto proceso de integración en el Hemisferio. En los próximos dos años tendremos reuniones ministeriales de trabajo, justicia, defensa, educación, equidad de género, ciencia y tecnología, desarrollo sostenible y medio ambiente. Ellas fortalecerán logros y preparativos con miras a la Cumbre de Canadá

El diálogo político y temático se ha enriquecido. La región ha asumido con decisión el desafío de renovarse, de impulsar unas instituciones más abiertas, más democráticas y que aglutinen, sin excluir a nadie, a todos los pueblos de las Américas.

Muchas Gracias.

[SIRG/1999/XVII/tracker.htm][SIRG/1999/XVII/tracker.htm]