COMISION INTERAMERICANA DE MUJERES
XXIX ASAMBLEA DE DELEGADAS

16-18 noviembre 1998, Washington, D.C.
OEA/Ser.L/II.2.29   CIM/doc.52/98 rev.1
18 noviembre1998
Original: español  

DECLARACIÓN DE SANTO DOMINGO

(Declaración aprobada por la cuarta sesión plenaria celebrada el 18 de noviembre de 1998) 

Las Delegadas Titulares de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), reunidas en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), en ocasión de su XXIX Asamblea de Delegadas, originalmente programada en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana, y cancelada debido a la situación de emergencia nacional declarada en ese país;

RECORDANDO 

Que en 1998 se celebra el septuagésimo aniversario del establecimiento de la CIM, organismo que desde su creación se ha dedicado a promover el adelanto de la mujer mediante la formulación de propuestas y recomendaciones a los gobiernos del hemisferio, orientadas a lograr la igualdad social, económica y política de las mujeres en las Américas y la conceptualización del papel que el hombre y la mujer desempeñan como dos seres complementarios de igual valor, co-responsables del destino de la humanidad;

Que la Carta de la OEA proclama como principio de los Estados Americanos los derechos fundamentales de la persona humana sin hacer distinción de raza, nacionalidad, credo o sexo;

Que la CIM, en cumplimiento de ese principio, ha promovido la adopción de instrumentos jurídicos, tales como:

Declaramos nuestra voluntad de reafirmar los compromisos asumidos en:

Reafirmamos el propósito de promover el cumplimiento de los compromisos, planes y programas adoptados en:

Que los compromisos en materia de derechos humanos asumidos por los Estados constituyen una orientación para la acción en el ámbito nacional;

Que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos establece y define un conjunto de obligaciones y normas para promover y proteger los derechos humanos y libertades fundamentales, así como los órganos que vigilan su observancia;

Que la participación plena e igualitaria de la mujer en el desarrollo de nuestros países es indispensable para la promoción de la dignidad y los derechos de la mujer en el hemisferio, y 

TENIENDO EN CUENTA

Que el Plan Estratégico de Acción de la CIM, presentado a la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer de Naciones Unidas en 1995, propuso las estrategias a desarrollar para asegurar y afianzar el papel de la mujer hasta el año 2000, asignando prioridad para el quinquenio a los siguientes temas: participación de la mujer en las estructuras de poder y en la toma de decisiones, educación, eliminación de la violencia y erradicación de la pobreza;

Que el Programa Bienal de Trabajo de la CIM tiene como objetivo orientar los esfuerzos de la Comisión hacia tareas de alcance regional, dentro de las áreas identificadas como prioritarias, concentrándose en aspectos en los cuales pueda lograrse un efecto multiplicador, a fin de obtener resultados con mayores posibilidades de producir un impacto social;

Que los Planes de Acción de la CIM y de las Cumbres de las Américas ofrecen áreas de interés prioritario común, que deberán seguirse como parte central del bienio 1998-2000, con el objeto de maximizar los resultados y adaptarse a la disponibilidad de recursos; 

DECLARAMOS

Que los derechos de la mujer, en todo su ciclo vital, son parte inalienable, integral e indivisible de los derechos humanos universales.

Que es necesario vigilar el pleno cumplimiento de los derechos humanos de la mujer a efecto de eliminar toda situación discriminatoria y reconocer a la mujer capacidad jurídica e igualdad ante la ley;

Que reafirmamos nuestra voluntad de apoyar toda estrategia orientada al fortalecimiento y modernización de la Comisión y sus relaciones con otras instancias del Sistema Interamericano. 

[Women/tracker.htm][Women/tracker.htm]