Novena Conferencia de Primeras Damas de las Américas

Conectar las Américas: Oficina de Canadá de la Cumbre Hemisférica
 

Nos estamos convirtiendo en una gran familia. Una familia de diferentes culturas, de diferentes idiomas, y de muchas razas, pero una familia de todas maneras con valores y metas compartidas...una familia preocupada unos de los otros, que sale a ayudar y a alentar unos a otros...que comprende que nuestra tierra es el hemisferio desde el Yukon a la Tierra del Fuego...

Primer Ministro Jean Chretien

 
El futuro de Canadá esta directamente enlazado — geográfica, económica, y políticamente — al de nuestros socios del hemisferio. Juntos estamos en un momento significativo de la historia. Nos enfrentamos a desafíos colectivos de transformar el potencial económico, social y político de la región a un más prospero, seguro, y libre futuro para todos los ciudadanos de las Américas.

El periodo 1999-2001 verá a Canadá moverse al centro del escenario del hemisferio, ya que seremos la sede de varios eventos interamericanos importantes. El enlace de estos eventos y la coordinación de sus actividades es la función de la Oficina de la Cumbre Hemisférica, establecida en 1998 por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio Internacional.

Canadá será la sede de la Cumbre de las Américas en el año 2001 en la Ciudad de Quebec, esto ha sido precedido, el pasado verano, por la celebración de juventud, deporte y cultura en los Juegos Panamericanos en Winnipeg, donde el Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá Lloyd Axworthy inauguró el sitio Web AméricasCanadá. Los Juegos Panamericanos serán seguidos por:

Se nos ha pedido ser la sede de este evento, confirmando con esto que Canadá es considerado un socio global en el hemisferio, cuyas actividades como anfitrión ayudarán a reforzar nuestra influencia en la región. El liderazgo de Canadá ayudará a avanzar nuestra agenda en numerosos aspectos incluyendo salud, desarrollo de la niñez, educación e igualdad de sexos.

Canadá, como Presidente de las negociaciones del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) del mes de octubre 1999, organizará la quinta reunión del ABF, inmediatamente antes de la próxima conferencia hemisférica de los ministros de Comercio. El ABF permite al sector privado, a través del dialogo con ministros de comercio participar en el diseño de ALCA. Específicamente, este Foro generará proposiciones concretas y prácticas para facilitar el comercio en el hemisferio. El Foro también estimulará el desarrollo de contactos comerciales internacionales estratégicos. A pesar de que está organizado por asociaciones de negocios, el Foro requiere un significativo apoyo y financiamiento federal.

Canadá es la nación industrializada mas grande dependiente del intercambio comercial, lo cual da cuenta de uno de tres empleos canadienses. Hemos mantenido firmemente que el ALCA representa una oportunidad histórica para promover la prosperidad regional e incrementar la actividad de negocios canadienses y de empleo. Los países del ALCA, excluyendo Estados Unidos, absorben exportaciones canadienses excediendo $7 mil millones in 1997. Las inversiones directas de Canadá en este grupo se han cuadruplicado a $25 mil millones en los últimos cinco años. El ALCA ofrecerá a las compañías canadienses un mejor acceso a estos mercados, una mejor protección de la inverción y a un más confiable mecanismo de solucionar las diferencias. Como presidente del FTAA, Canadá es capaz de proveer el impulso requerido para "concretar progreso" en el año 2000, como ha sido estipulado por los ministros de comercio. Este liderazgo canadiense es imperativo, dada la falta en Estados Unidos de una autoridad para negociar de forma acelerada y sus efectos inhibitorios en los propósitos del ALCA.

La OEA es el foro principal para la discusión de políticas del hemisferio y de su seguimiento, es el participante que ejerce el liderazgo en la puesta en marcha de los propósitos de varias Cumbres, incluyendo aquellos relativos al ALCA. Es una fuerza emergente regional para reforzar la democracia y estimular un crecimiento sustentable. Es particularmente importante para Canadá que la OEA esté ayudando en la erradicación regional de las minas antipersonal. Canadá ha apoyado activamente las reformas enfocadas a expandir la capacidad total de la OEA para apoyar los propósitos comunes del hemisferio. Por primera vez, en junio del 2000, Canadá será la sede de la Asamblea General de OEA.

Este evento reunirá a los Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA para aprobar los planes de trabajo del año siguiente. Canadá, que celebra su décimo aniversario como miembro de la OEA y su primera presidencia de OAS, usará esta Asamblea para formar consenso en torno a sus políticas y prioridades como anfitrión.

Las dos primeras Cumbres, en Miami (1994) y Santiago (1998), fomentaron el desarrollo de una cooperación hemisférica práctica al plantear una serie de prioridades que se ajustan bien con las prioridades canadienses de seguridad humana y económica. El Plan de Acción adoptado en Santiago cubre, por ejemplo, la integración económica y liberización del comercio, mejoras en educación, consolidación de los procesos democráticos, fortalecimiento en la protección de los derechos humanos y reducción de la pobreza y discriminación.

En el 2001, Presidentes y Primeros Ministros se reunirán en la Cumbre de las Américas en la Ciudad de Quebec para trazar una senda común para entrar en el próximo milenio. Canadá en la Presidencia de la Cumbre tendrá que liderar el desarrollo de la agenda y proveer guía, apoyar y facilidades para actividades preparatorias. Esto incluye organizar y conducir conferencias ministeriales y realizar reuniones técnicas sobre logística, actividades paralelas, y otras actividades similares. Esto representa un esfuerzo mayor requiriendo la coordinación y cooperación de muchos ministerios federales, gobiernos provinciales y municipales, el sector privado, organizaciones indígenas y la sociedad civil.

Canadá y sus naciones hermanas de las Américas, a pesar de ser inmensamente diversas en cultura y tradición, comparten valores fundamentales, esperanzas y aspiraciones. Todos estamos interesados en fortalecer la paz, consolidar la democracia, fomentar desarrollo sustentable, reforzar la seguridad individual y colectiva, erradicación de la pobreza, eliminación de la discriminación y de enfermedades, promoción de igualdad de sexos y la incorporació de los pueblos indígenas en la corriente principal de las actividades económicas, sociales y políticas. Nuestros ciudadanos comparten el deseo de mejorar sus propias vidas y legarles un mejor futuro a sus hijos. Creando más unidad entre nosotros aumentará nuestra fuerza y nos ayudará a construir una verdadera comunidad donde todos podamos vivir, trabajar y crecer. Al entrar al nuevo milenio, nosotros podemos, sin duda, llegar a ser la familia de las Américas —una gran familia.

[Women/tracker.htm][Women/tracker.htm]