wpeE.gif (33747 bytes)

 

CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
COMISIÓN ESPECIAL SOBRE GESTIÓN
DE CUMBRES INTERAMERICANAS
OEA/Ser.G     CE/GCI-121/97
4 de noviembre de 1997
Original: español
 

CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Miami, diciembre 1994
Temas en cuya implementación ha cumplido actividades la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos
(Documento presentado por la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos)

El presente documento tiene por objeto realizar una presentación de los temas planteados por los Presidentes y Jefes de Gobierno, reunidos en la Cumbre de las Américas, que contenían mandatos específicos para la Organización de los Estados Americanos y en cuya implementación le tocó desarrollar actividades a la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos. El esquema que sigue esta presentación incluye el mandato originado en la Cumbre, las acciones emprendidas por la Organización y la Secretaría General al respecto, así como las consideraciones que se haya estimado del caso formular.

DERECHOS HUMANO

1. Mandato

El Plan de Acción de la Cumbre de Miami ubica la promoción y protección de los derechos humanos como uno de los aspectos de la preservación y el fortalecimiento de la democracia. Dicho Plan de Acción contiene compromisos que los Estados deben adoptar fundamentalmente en el ámbito de la jurisdicción interna. De tales pronunciamiento se generaron también compromisos vinculados con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, como ser el que expresa la "seria consideración" de la adhesión de los respectivos Estados a los instrumentos internacionales de derechos humanos y su cooperación con los organismos de derechos humanos.

La Organización de los Estados Americanos es aludida específicamente en tres oportunidades: la primera es respecto al apoyo que los Estados brindarán a "un proceso para estudiar y aumentar la protección de los derechos de los indígenas en los Estados miembros de la OEA". La segunda --en conjunto con el BID-- se refiere a la solicitud de establecer o fortalecer los programas para apoyar los proyectos nacionales destinados a la promoción y la observancia de los derechos humanos. Por fin, se comprometen a fortalecer aún más a la Comisión y a la Corte interamericanas de derechos humanos.

2. Las acciones de la Organización

a. Las actividades de la Organización han sido realizadas, en el campo de los derechos humanos, a través de los distintos órganos cuya actividad tiene relación con el tema: La Comisión y la Corte Interamericanas de derechos humanos, las cuales cuentan con sus respectivas secretarías; el Consejo Permanente, especialmente a través de las actividades de su Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos que recibe la asistencia de la Secretaría General, y en especial de la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos, en lo referente a la asesoría y apoyo técnico-jurídico; y la Asamblea General que adopta las decisiones fundamentales respecto a este tema.

b. Con posterioridad a la Cumbre de las Américas, en la Declaración de Montrouis de 1995, la Asamblea General formuló diversas consideraciones sobre el papel que desempeña la temática de los derechos humanos en la Organización y, luego de reafirmar su voluntad de continuar defendiendo y promoviendo la vigencia de los derechos humanos y formular una invocación para que los Estados miembros "consideren seriamente ratificar o adherir" a los instrumentos interamericanos de derechos humanos. Sobre el particular la Asamblea General manifestó.

"Su convencimiento de que en el sistema interamericano existe una valiosa experiencia y un bien ganado prestigio en los campos de la promoción y la protección de los derechos humanos, que justifica que los Estados miembros otorguen un decidido respaldo a sus órganos, incluida la dotación de mayores recursos financieros y humanos para el cumplimiento de sus fines; igualmente, que se realice una evaluación del funcionamiento del sistema interamericano de derechos humanos con miras a iniciar un proceso de reflexión que permita su perfeccionamiento, incluida la posibilidad, si fuere necesario, de introducir reformas en los instrumentos correspondientes, en especial a la Convención Americana de Derechos Humanos".

c. En 1996, la Asamblea General encomienda al Consejo Permanente realizar

"una evaluación del funcionamiento del sistema interamericano de los derechos humanos con miras a iniciar un proceso que permita su perfeccionamiento, incluida la posibilidad de reformar los instrumentos jurídicos correspondientes, así como sobre métodos y procedimientos de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para lo cual solicitará la colaboración de la Comisión y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos ..."

d. En el curso de los años 1996 y 1997 se analizaron los diversos aspectos comprendidos en el mandato de evaluación del sistema. El Secretario General presentó el documento "Hacia una Nueva Visión del Sistema Interamericano de Derechos Humanos" (CP/doc.2828/96, 26 de noviembre de 1996) y la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente dedicó parte importante de sus labores al tema, celebrando una Sesión Especial con la asistencia de expertos gubernamentales del 2 al 4 de abril de 1997. La Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos elaboró, a solicitud de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente, el documento titulado "La Corte y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Proyecciones y Retos" (OEA/Ser.G, CP/CAJP-1130 del 26 de noviembre de 1996). La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por su parte, organizó un seminario sobre "El Sistema Interamericano de Promoción y Protección de los Derechos Humanos" el cual se celebró del 2 al 4 de diciembre de 1996, publicando las conclusiones de la Comisión sobre los temas abordados en ese evento y las actas de las intervenciones (OEA/Ser/L/V/II.95, Doc. 28 del 11 de marzo de 1997).

e. La Asamblea General celebrada en 1997, a la luz de las actividades realizadas en el seno de la Organización, adoptó dos resoluciones en la materia: la No. 1488 sobre La Evaluación y el Perfeccionamiento del Sistema Interamericano de Promoción y Protección de los Derechos Humanos y la 1489 sobre Promoción Internacional de los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano. La primera de ellas encomienda al Consejo Permanente, entre otros asuntos, que, "a fin de fortalecer y perfeccionar el sistema interamericano de promoción y protección de los derechos humanos, continúe la consideración integral de los distintos aspectos relativos al mismo (sistema de derechos humanos) y formule las recomendaciones que estime pertinentes "sobre eventuales reformas a los instrumentos jurídicos aplicables". La resolución 1489 acoge las conclusiones de la Sesión Especial de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos sobre promoción internacional de los derechos humanos y encomienda a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que elabore un proyecto de Programa Interamericano de Promoción Internacional de los Derechos Humanos para someterlo a la consideración del Consejo Permanente.

f. En lo relativo a los derechos de las poblaciones indígenas, debe señalarse que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos elaboró un Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que se encuentra a consideración del Consejo Permanente y en relación con el cual la Asamblea General adoptó la resolución 1479 en su último período ordinario de sesiones de 1997. En la actualidad, el Proyecto de Declaración se encuentra a consideración del Comité Jurídico Interamericano y del Instituto Indigenista Interamericano para formular observaciones.

3. Consideraciones

a. Como puede advertirse, las labores reseñadas en el punto anterior movilizaron una apreciable cantidad de aportes de expertos y otras personas interesadas en el futuro perfeccionamiento del sistema de derechos humanos. La Subsecretaría de Asuntos Jurídicos ha realizado un permanente seguimiento del tema relativo a los distintos regímenes jurídicos que regulan el sistema de derechos humanos y su incidencia en la estructura del sistema, así como el de la suscripción y ratificación de los instrumentos jurídicos interamericanos por parte de los Estados miembros de la Organización, en atención a tener a su cargo el cumplimiento de la función de depositaria de los tratados interamericanos que la Carta de la Organización le encomienda a la Secretaría General.

b. El proceso de reflexión destinado a fortalecer la promoción y protección de los derechos humanos en el hemisferio, muestra avances significativos. Así acontece con la promoción de los derechos humanos, área en la que se está trabajando en el diseño de un programa específico sobre la materia. En todo caso, esa tarea debiera abordar el fundamental tema de los recursos con que se debiera contar para implementación de dicha iniciativa.

Otro sector en que se constatan resultados positivos es en el de la revisión de los procedimientos empleados para la tramitación de los casos individuales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). En efecto, los aportes de los órganos del Sistema Interamericano han hecho a través de informes, prácticas y resoluciones, así como de las contribuciones de los Estados miembros, hechas a través de comentarios, propuestas y observaciones en distintas instancias y marcos de discusión, permiten vislumbrar acuerdos para introducir modificaciones al Estatuto y Reglamento de la Comisión y, de ser necesario de la propia Corte.

En este mismo orden de ideas, es posible constatar un grado de acuerdo sobre la complejidad y dificultades que presenta introducir modificaciones al Pacto de San José.

c. Cabe señalar que año tras año, la Asamblea General ha realizado una invocación para que los Estados miembros suscriban o ratifiquen, según corresponda, los instrumentos internacionales básicos en materia de derechos humanos y reconozcan la competencia contenciosa de la Corte Interamericana de Derechos Humanos o la competencia de la Comisión Interamericana para recibir denuncias interestatales.

d. Con posterioridad a la Cumbre de las Américas no se han producido cambios en el cuadro de ratificaciones y adhesiones a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. En cuanto a otros instrumentos interamericanos como el Protocolo de San Salvador, merece destacarse la reciente ratificación del mismo por Paraguay.

CORRUPCIÓN

1. El mandato

La Declaración de Principios de la Cumbre de las Américas ubica el combate contra la corrupción como un tema de la preservación y fortalecimiento de la comunidad de democracias de las Américas. Al respecto expresa:

La democracia efectiva requiere que la corrupción sea combatida de manera integral, toda vez que constituye un factor de desintegración social y de distorción del sistema económico que socava la legitimidad de las instituciones políticas.

El Plan de Acción, por su parte, reitera esos conceptos, incluye otros nuevos que son desarrollos de aquéllos y especifica siete categorías de acciones que los Estados se comprometen a adoptar. De ellas, las dos siguientes tienen relación directa con las actividades de la Organización de los Estados Americanos:

  • Harán un llamado a los gobiernos del mundo para que adopten y hagan cumplir las medidas contra el soborno en todas las transacciones financieras o comerciales con el Hemisferio; con este fin, invitarán a la OEA a que establezca vínculos con el Grupo de Trabajo de la OCDE sobre el Soborno en las Transacciones Comerciales Internacionales.

  • Desarrollarán en la OEA, con la debida consideración de los tratados y las leyes nacionales pertinentes, un enfoque hemisférico sobre los actos de corrupción en los sectores público y privado que incluya la extradición y el enjuiciamiento de los individuos que hayan sido acusados de corrupción, a través de la negociación de un nuevo acuerdo hemisférico o de nuevos arreglos dentro de los marcos existentes para la cooperación internacional.

2. Las acciones de la OEA

El desarrollo de las acciones en la Organización, en base al mandato recibido, condujeron a la adopción de la Convención Interamericana contra la Corrupción, el 29 de marzo de 1996, en Caracas, Venezuela. Ella puede ser considerada como el "nuevo acuerdo hemisférico" al que se referían los Presidentes y Jefes de Gobierno y entró en vigor el 6 de marzo de 1997, treinta días después de la segunda ratificación. La Convención, por contener "un enfoque hemisférico sobre los actos de corrupción" incluye un artículo sobre la sanción del soborno transnacional, que era la primera categoría de acciones mencionadas. La mencionada convención cuenta, a la fecha de presentar este documento, con 23 Estados signatarios y ocho ratificaciones.

Sobre la base de la Convención, los Estados avanzaron en el perfeccionamiento de las disposiciones de este instrumento relativas al enriquecimiento ilícito y soborno transnacional, encargando al Comité Jurídico Interamericano la elaboración de legislación modelo sobre esas figuras. El Comité debería presentar los resultados de sus deliberaciones en el próximo mes de marzo. La Subsecretaría de Asuntos Jurídicos ha elaborado material de base para asistir al Comité Jurídico Interamericano en el cumplimiento del encargo formulado (OAS/Sec.Gral.CJI/doc.16/97 rev.1, 14 de julio de 1997).

La Convención Interamericana contra la Corrupción contiene disposiciones programáticas que implican la adopción de acciones por parte de los Estados, tanto al interior de ellos como en el ámbito de la cooperación internacional. Los representantes de los Estados miembros, con el objeto de poner en práctica los mecanismos que condujeran a adoptar las medidas internas e internacionales destinadas a combatir la corrupción, elaboraron un Programa Interamericano de Cooperación para Combatir la Corrupción que fue adoptado por la Asamblea General de la OEA en Lima (1997).

El mencionado Programa incluye acciones tendientes a perfeccionar los instrumentos jurídicos para combatir la corrupción, fortalecer las instituciones encargadas de la lucha contra ese flagelo, estrechar los vínculos con otros organismos internacionales y promover la participación de la sociedad civil en esa tarea. La Asamblea General encomendó la implementación de este Programa a la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos de la Secretaría General, bajo la supervisión del Consejo Permanente.

La Secretaría General, a través de la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos y la Secretaría del Consejo Permanente, prestó la asistencia técnica y operativa requerida por el Grupo de Trabajo sobre Probidad y Ética Cívica en cuyo seno se realizaron los trabajos que condujeron a la adopción de la Convención Interamericana contra la Corrupción y el Programa Interamericano de Cooperación para Combatir la Corrupción.

3. Consideraciones

a. La aprobación de la Convención Interamericana contra la Corrupción lo ubica como el único instrumento jurídico internacional en su género.

b. La Secretaría General, a través de su Subsecretaría de Asuntos Jurídicos, posee un centro de documentación, que cuenta con legislación de diversos países del hemisferio sobre corrupción.

c. También es positiva la dinámica generada por la Convención y que ha llevado a los Estados a solicitar al Comité Jurídico Interamericano que proponga legislación modelo respecto al enriquecimiento ilícito y al soborno transnacional a fin de desarrollar y perfeccionar las disposiciones respectivas de la Convención. Esa dinámica también se ha manifestado en la adopción del Programa Interamericano de Cooperación para Combatir la Corrupción que sienta las bases para el desarrollo de acciones concretas en ese ámbito.

d. En todas las acciones mencionadas, la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos ha prestado el apoyo técnico requerido por los órganos de la Organización.

SEGURIDAD HEMISFÉRICA

1. El mandato

El fomento de la confianza mutua es el tópico vinculado con seguridad hemisférica que contempla el Plan de Acción de la Cumbre de las Américas como uno de los aspectos del tema "La Preservación y el Fortalecimiento de la Comunidad de Democracias en las Américas". Al respecto, señala el punto No. 8 sobre el fomento de la confianza mutua:

"La ampliación y consolidación de la democracia en las Américas ofrece la oportunidad de aprovechar las tradiciones pacíficas y las relaciones de cooperación que han prevalecido entre los países del Hemisferio Occidental. Nuestro objetivo consiste en fortalecer la confianza mutua que contribuye a la integración social y económica de nuestros pueblos".

Los gobiernos:

  • Apoyarán las acciones que estimulen un diálogo regional para promover el fortalecimiento de la confianza mutua, preparando el camino para una conferencia regional sobre medidas de fomento de la confianza en 1995, para la que Chile se ha ofrecido como anfitrión.

2. Las acciones de la OEA

La Conferencia Regional sobre las Medidas de Fomento de la Confianza y de la Seguridad se llevó a cabo en Santiago de Chile, del 8 al 10 de noviembre de 1995. La Declaración de Santiago sobre Medidas de Fomento de la Confianza y de la Seguridad es el resultado de los trabajos que venían realizándose en el seno de la Organización desde 1991, primero en un grupo de trabajo del Consejo Permanente y luego en la Comisión Especial de Seguridad Hemisférica.

La Declaración de Santiago, junto con reafirmar la vigencia de los principios de derecho internacional recogidos en la Carta de la Organización, menciona once medidas de fomento de la confianza y de la seguridad; adopción gradual de acuerdos sobre notificación previa de ejercicios militares; participación de los Estados miembros de la OEA en el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas y en el Informe Estandarizado Internacional sobre Gastos Militares; intercambio de información sobre políticas y doctrinas de defensa; limitación y control de armas convencionales; invitación de observadores para ejercicios militares y otras actividades rutinarias así como intercambio de personal civil y militar para formación capacitación y perfeccionamiento; prevención de incidentes e incremento de la seguridad en el tránsito terrestre, marítimo y aéreo; cooperación en casos de desastres naturales; comunicaciones entre autoridades civiles y militares de países vecinos; seminarios y cursos de difusión y divulgación sobre medidas de confianza; preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños Estados insulares, incluida la celebración de una reunión de alto nivel sobre este tema; y programas de educación para la paz. La Declaración de Santiago también hizo referencia a la necesidad de ejecutar acciones de seguimiento y periódica evaluación de la implementación de tales medidas, a cargo de la Comisión de Seguridad Hemisférica, dejando a la Asamblea General de la OEA la decisión de convocar una conferencia regional de seguimiento a los acuerdos de la conferencia celebrada en Santiago. La Conferencia Regional de Seguimiento está prevista para el mes de febrero de 1998 en San Salvador, El Salvador.

Debe señalarse, además, la Sesión Especial de la Comisión de Seguridad Hemisférica sobre Preocupaciones Especiales de Seguridad de los Pequeños Estados Insulares, celebrada en Washington, DC, el 17 y 18 de octubre de 1996 y la incorporación del tema a la ya mencionada Conferencia Regional de Seguimiento sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad.

La Secretaría General ha prestado el apoyo técnico requerido tanto por el Grupo de Trabajo inicial formado por el Consejo Permanente como por la Comisión Especial de Seguridad Hemisférica y por la actual Comisión de Seguridad Hemisférica. En relación con la reunión de Santiago de Chile sobre Medidas de Fomento de la Confianza, procedió a elaborar el documento "Los aportes del Hemisferio a la seguridad internacional: instrumentos interamericanos de naturaleza jurídica sobre el tema" (COSEGRE/doc.4/95).

Merece especial mención la resolución 1500 (XXVII-O/97) sobre "Confianza Mutua en las Américas", en la cual la Asamblea General encarga al Consejo Permanente para que, a través de la Comisión de Seguridad Hemisférica, "considere la conveniencia de aprobar un marco jurídico sobre el tema de la notificación anticipada de las adquisiciones de armamentos importantes contemplados en el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas a efectos de lograr una "efectiva limitación de armamentos convencionales que permita dedicar el mayor número de recursos al desarrollo económico y social de los Estados miembros ..." De conformidad con esta resolución, en caso que el Consejo Permanente decida que es conveniente aprobar ese marco jurídico, "preparará un proyecto al respecto con el objetivo de que se apruebe en la próxima Cumbre de las Américas, que se realizará en Santiago de Chile".

3. Consideraciones

Las acciones emprendidas por la OEA en este campo demuestran que la Organización ha servido como un foro idóneo para que los Estados miembros consideren y adopten determinadas medidas encaminadas a contribuir a los objetivos de paz y seguridad a que aspiran los países del hemisferio.

Los trabajos de seguimiento de las medidas de fomento de la confianza y de la seguridad realizados por la Comisión de Seguridad Hemisférica han permitido identificar los aspectos operativos para poner en práctica los encargos recibidos en relación con el intercambio de información y participación de los Estados miembros en el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas y en el Informe Estandarizado Internacional sobre Gastos Militares.

La Secretaría General ha recibido el encargo de ser la depositaria de la información relativa al registro completo e integrado de minas terrestres antipersonales, cuya implementación ya ha comenzado. Asimismo, está participando activamente en la elaboración de un programa para la paz, apoyando la labor del experto contratado por la OEA para esta tarea.

TERRORISMO

1. El mandato

En la Declaración de Principios de la Cumbre de las Américas se condenó el terrorismo en todas sus formas y se acordó combatir conjunta y firmemente los actos terroristas en cualquier parte de las Américas a través de todos los medios legales. En el Plan de Acción, los Jefes de Estado y de Gobierno expresaron que el terrorismo nacional e internacional constituye una violación sistemática y deliberada de los derechos de los individuos y un asalto a la democracia misma. Asimismo expresaron que las medidas que tomen los gobiernos para combatir y eliminar esta amenaza son elementos esenciales para garantizar la ley y el orden público y mantener la confianza en el gobierno, tanto a nivel nacional como internacional. Específicamente los gobiernos se comprometieron a realizar tres acciones concretas:

a. Promover, en el contexto de la protección de los derechos humanos y las libertades civiles, acuerdos bilaterales y subregionales dirigidos a enjuiciar y penalizar a los que cometan actos terroristas.

b. Convocar a una conferencia especial sobre la prevención del terrorismo.

c. Reafirmar la importancia de los tratados de extradición, ratificados por los Estados del Hemisferio, haciendo notar que dichos tratados serán acatados estrictamente como expresión de la voluntad política de los gobiernos, de conformidad con el derecho internacional y las legislaciones nacionales.

2. Las acciones de la OEA

De acuerdo con los mandatos recibidos, la Organización convocó a la Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo. A tal efecto el Consejo Permanente, a través de su Comisión e Asuntos Jurídicos y Políticos realizó una reunión preparatoria de esta conferencia que tuvo lugar en Washington, D.C., ente los días 27 y 28 de febrero de 1996, con el fin de analizar el anteproyecto de agenda de esa conferencia, así como de los anteproyectos de Declaración y de Plan de Acción para ser presentados a su consideración.

La Conferencia Especializada sobre Terrorismo se celebró en Lima, Perú, del 23 al 26 de abril de 1996. Durante la misma se aprobó la Declaración de Lima para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo así como el Plan de Acción sobre Cooperación Hemisférica para Combatir, Prevenir y Eliminar el Terrorismo. La Conferencia Especializada recomendó considerar los medios y mecanismos apropiados para efectuar el seguimiento de las medidas recomendadas en la Declaración y en el Plan de Acción. Con base en esas recomendaciones, la Asamblea General, reunida en Panamá, solicitó al Consejo Permanente que considerara la convocatoria de la Reunión de Expertos Gubernamentales a que hizo referencia el Plan de Acción.

La Reunión de Expertos Gubernamentales para examinar los medios que permitan mejorar el intercambio de información entre los Estados miembros con el fin de prevenir, combatir y eliminar el terrorismo, se llevó a cabo en Washington, D.C., los días 5 y 6 de mayo de 1997. Posteriormente, la Asamblea General, reunida en Lima, Perú, encomendó al Consejo Permanente que estudie las recomendaciones y propuestas formuladas en la misma y que siga considerando los medios y mecanismos apropiados para las medidas recomendadas en el Plan de Acción de Lima. También solicitó al Comité Jurídico Interamericano que continúe el estudio del tema "Cooperación Interamericana para enfrentar el terrorismo" a la luz de los documentos adoptados en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Terrorismo de Lima, Perú. La Subsecretaría de Asuntos Jurídicos prestó el apoyo técnico correspondiente a todas estas acciones cumplidas por los Estados miembros.

3. Consideraciones

La Organización ha avanzado en todas las acciones que le fueron encomendadas en la Cumbre con relación a este tema. Sin embargo, debe consignarse que la OEA, a través del Comité Jurídico Interamericano, continúa con el tratamiento del tema, centrado en sus aspectos jurídico-internacional.


Página Principal | Mandatos de la Cumbre | Calendario de Reuniones | Busque Información

© 1998 Organización de los Estados Americanos, Oficina de Seguimiento de Cumbres

 

[CEGCI Docs/tracker.htm]