wpeE.gif (33747 bytes)

 

CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS
COMISIÓN ESPECIAL SOBRE GESTIÓN DE CUMBRES INTERAMERICANAS

OEA/Ser.G CE/GCI-21/95
12 octubre 1995
Original: inglés

INFORME DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOSA LA COMISIÓN ESPECIAL SOBRE GESTIÓN DE CUMBRES INTERAMERICANAS

12 de octubre 1995

Excelentísima señora
Embajadora Harriet C. Babbitt
Representante Permanente
de los Estados Unidos ante la
Organización de los Estados Americanos
Washington, D.C.

Señora Embajadora:

En nombre del Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, doctor Alvaro Tirado Mejía, tengo el honor de dirigirme a Vuestra Excelencia para acusar recibo de su carta del 25 de agosto de 1995, referente al progreso realizado por la Comisión en la ejecución de las iniciativas puntualizadas en la Cumbre de las Américas. Me es grato tener la oportunidad de informar a Vuestra Excelencia, como Presidenta de la Comisión Especial sobre Gestión de Cumbres Interamericanas, acerca de las medidas tomadas hasta la fecha y las que se han planeado como seguimiento adicional. El Secretario desea disculparse por la demora en la respuesta, debida sólo a la presión del trabajo durante y después del 90o período de sesiones de la Comisión.

La Comisión ha tomado nota cuidadosa de las decisiones adoptadas durante la Cumbre, como lo demuestran las recomendaciones incluidas en su Informe Anual de 1994, las cuales fueron preparadas con el objeto de ayudar a los Estados miembros a poner en práctica prontamente tales decisiones. En cuanto a las medidas que puedan tomar los organismos mismos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, tiene, según el diagrama presentado por el Consejo Permanente, una función especial en la ejecución de las iniciativas de la Cumbre en lo que se refiere a dos campos: primero, en el fomento y defensa de los derechos humanos y la necesidad inherente de fortalecer la capacidad de la Comisión para actuar en la materia y, segundo, en la eliminación de la amenaza del terrorismo nacional e internacional.

La primera iniciativa, como es pertinente, se refiere al mandato de la Comisión consagrado en la Carta, de asumir, como órgano principal de la OEA en la materia, la responsabilidad del fomento y defensa de los derechos humanos. Por tanto, la Comisión continúa desempeñando las funciones que le han sido asignadas, las cuales incluyen, inter alia, dar trámite a los casos individuales, llevar a cabo observaciones in loco, preparar y publicar estudios e informes especiales, así como la realización de actividades especiales para el fomento de los derechos humanos en el Continente.

La Comisión continúa trabajando en varios proyectos concretamente vinculados a los objetivos esbozados durante la Cumbre. En cuanto a la decisión adoptada en el Plan de Acción para "[f]omentar políticas que garanticen para la mujer el pleno disfrute y la igualdad de los derechos legales", la Comisión, mediante su Relator Especial, sigue desarrollando su proyecto, que tiene por objeto examinar la situación de los derechos de la mujer en el Continente. En relación con la decisión de "tomar medidas para remediar las condiciones inhumanas que existen en las prisiones", la Comisión continúa la labor emprendida con su proyecto dedicado a examinar los sistemas carcelarios en el Continente. En lo que se refiere a estos dos proyectos, el objetivo es suministrar información y ayuda a los Estados miembros y formular las recomendaciones pertinentes que puedan facilitar sus esfuerzos para fomentar y proteger los derechos humanos. La Comisión continúa, asimismo, su intensa labor en la preparación de un instrumento que fortalezca las leyes para la protección de los pueblos indígenas, otra de las prioridades reconocidas en el Plan de Acción. Más recientemente, durante su 90o período de sesiones, la Comisión aprobó un nuevo anteproyecto de dicho instrumento para ser circulado entre los Estados miembros de la OEA y otras entidades interesadas, para sus observaciones. Durante el mismo período de sesiones, la Comisión aprobó la preparación de dos estudios especiales sobre temas a los cuales la Cumbre otorgó prioridad especial. Uno de ellos tratará la situación de los derechos humanos de los menores en el Continente y el otro abordará la situación de los derechos humanos de los trabajadores migrantes.

Además de estas actividades, la Comisión dedica atención especial a la necesidad prioritaria de fortalecer su capacidad para cumplir su mandato. De acuerdo con los planes establecidos para vigorizar la Comisión, se han ideado nuevas iniciativas en lo que se refiere a los recursos y procedimientos internos, tramitación de casos, análisis y promoción de casos.

Luego de habérsele otorgado una donación, absolutamente necesaria, de fondos de operación para el año en curso, la Comisión se encuentra en el proceso, por largo tiempo esperado, de seleccionar y contratar dos abogados adicionales como especialistas en derechos humanos. Una de las necesidades realmente apremiantes de la Comisión ha sido aumentar y dar mayor realce a su personal profesional y auxiliar. Esperamos contratar una secretaria adicional para proveer ayuda administrativa a los dos abogados nuevos. Además, presumiendo la disponibilidad de los fondos requeridos, la Comisión espera ampliar con dos abogados más su personal profesional durante el próximo año. Realzar el personal jurídico de la Secretaría de la Comisión es elemento fundamental de los planes de la Comisión para fortalecer su capacidad de servir la causa de los derechos humanos dando cumplimiento a su mandato.

Este año, en colaboración con la Oficina de Becas de la OEA, la Comisión aumentó el número de Becas Rómulo Gallegos, que permite a abogados jóvenes permanecer durante un año en la sede de la Comisión para conocer a fondo el sistema interamericano de derechos humanos y contribuir al trabajo de la Secretaría. El programa incluye un estipendio para financiar la participación de estos profesionales. Aunque la Comisión generalmente ofrece dos becas por año, durante el período en curso se ha beneficiado de la contribución de cuatro becarios Rómulo Gallegos, provenientes de todas las regiones del Continente.

Quizá la iniciativa nueva más importante, en términos de procedimientos internos, se relacione con la cuestión de la tramitación de los casos. La Comisión considera que las medidas actualizadas para seguir de cerca y facilitar el proceso de las peticiones individuales beneficiarán a todas las partes interesadas y al sistema interamericano de los derechos humanos en general. La Comisión en este momento elabora y pone en práctica medidas que incluyen: un sistema de archivo centralizado y seguro para los casos activos, un programa de computación eficaz para seguir de cerca y actualizar los casos activos y la creación de un inventario de la jurisprudencia interamericana de casos de derechos humanos. Este último se encuentra en su etapa inicial de ejecución y consistirá en una recopilación indizada de la jurisprudencia de casos de la Comisión y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Este proyecto será de utilidad para la Comisión y su personal ya que facilitará la coherencia jurídica y acelerará el proceso de investigación legal, que demanda tanto tiempo y ofrecerá a los gobiernos de los Estados miembros y a los peticionarios pautas importantes en cuanto a los procedimientos y las normas sustantivas del Sistema.

También se le asignó a la Comisión un papel en la ejecución de la decisión de trabajar por la eliminación de la amenaza del terrorismo nacional e internacional. A este respecto, debe observarse que se ha encomendado a la Comisión encarar este azote del terrorismo nacional e internacional, primordialmente cuando se trata de casos individuales cuyos hechos tocan este punto. Otro medio importante utilizado por la Comisión para examinar este reto urgente ha sido su análisis de la situación de los derechos humanos en Estados miembros específicos, bien sea en los informes incluidos en el capítulo cuarto de su informe anual o en sus informes especiales por país. Deplorablemente, han habido muchas ocasiones en años recientes en las que la Comisión ha encontrado necesario censurar el recurso a estas formas de violencia.

Como puede observar la Comisión por lo expuesto anteriormente, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha ideado y ha puesto en práctica iniciativas de propósitos múltiples para fortalecer los aspectos tanto sustantivos como de procedimiento de su misión. Esperamos con interés cualquier sugerencia que pueda tener la Comisión Especial sobre otras medidas para fortalecer la CIDH y el fomento y la defensa de los derechos humanos en el Continente.

Aprovecho la oportunidad para reiterarle las seguridades de mi más alta y distinguida consideración.

Edith Márquez Rodríguez
Secretaria Ejecutiva


Página Principal | Mandatos de la Cumbre | Calendario de Reuniones | Busque Información

© 1998 Organización de los Estados Americanos, Oficina de Seguimiento de Cumbres

 

[CEGCI Docs/tracker.htm]